montes-kate
montes-kate

Miles de andaluces, centenares de ellos de la provincia de Cádiz, hacen todos los años las maletas cuando el calor empieza a apretar con destino a las Islas Baleares. Algunos lo harán para pasar sus vacaciones, pero la gran mayoría lo hacen para encontrar el trabajo que no encuentran en casa o, de haberlo, saben que está mucho peor pagado que en Mallorca o Ibiza. Si bien el perfil de la mayoría de estos trabajadores está ligado a la construcción, a la hostelería y al servicio en hoteles, nuestro protagonista decidió apostar por un sector en auge en las islas, aunque muy desaprovechado en la Bahía gaditana: el de la náutica deportiva.

José Manuel Montes, jerezano, estudió Ciencias del Mar en Puerto Real. Tras cursar un máster en el que lamenta que se gastó “un dineral para luego tener un título colgado de la pared”, decidió hacer un módulo de transporte marítimo. Pudo elegir entre la marina mercante, “mucho más sacrificada”, o la náutica deportiva, a la que le veía más salida. Lo que nunca se imaginó es que acabaría trabajando en una de las islas más de moda del mundo, Ibiza, y codeándose con estrellas de cine, deportistas de élite, miembros de la realeza europea, magnates del petróleo, jeques árabes o empresarios multimillonarios.

Su idilio con la isla pitiusa comienza en 2015. Había acabado el módulo y encontró en internet una oferta de trabajo en la que requerían con urgencia un patrón de barco. “Mandé el currículum y al día siguiente estaba en Ibiza, tras hacer una entrevista en inglés por Skype”. Lo que conoció durante esa entrevista es que sería el encargado de pilotar un yate que se oferta como extra para una mansión de lujo en una de las urbanizaciones más exclusivas de la isla.Desde entonces, y durante siete meses al año, los comprendidos entre abril y octubre, José Manuel ve pasar por delante suya el lujo en su máxima expresión. Solo el alquiler de la casa en la que trabaja cuesta más de 6.000 euros mensuales de alquiler. Cuenta con todo lo que alguien desearía y comodidades para sus exclusivos clientes, además del servicio de yate y chófer para moverse con tranquilidad por la isla. Aun así, desembolsan otras grandes cantidades en extras como chefs o guardaespaldas que, o bien son de su confianza o bien contratan directamente en España.

Al principio, Montes afirma que todo lo que ve le sorprende, sobre todo tras conocer cómo se las ha gastado la crisis económica en Jerez. No está acostumbrado a ver ese dispendio de dinero y de lujo. Ahora, tras dos temporadas en Ibiza, reconoce que ya no le llama la atención. “Todo este tipo de clientes son calcados. Van a los mismos sitios y hacen las mismas cosas. Su nivel económico es tal que pueden gastar un día por encima de los 60.000 euros”. De hecho, los reservados en las discotecas más exclusivas pueden alcanzar los 15.000. “Una vez un cliente se gastó 36.000 euros una noche en una discoteca”, afirma.

Dos años después de llegar a Ibiza, José Manuel dirige a un equipo de tres personas, dos sanluqueños y una chica de El Cuervo. “Limpiamos la casa, la piscina, hacemos las habitaciones, compramos la comida… Es como en un hotel, pero con muchos más lujos, como el del yate”. En este tiempo ha paseado por el Mediterráneo a actrices como Kate Hudson o futbolistas como Sergio Busquets o más recientemente a Diego Costa. Del jugador hispano brasileño del Chelsea le ha sorprendido su “humildad” y su “simpatía”. “Si jugando parece un jugador brusco, es todo lo contrario a lo que se ve en el campo. Es un tipo súper humilde, que invita todos los años a sus amigos de siempre de Lagarto (su localidad natal en Brasil) y que te hace sentirte uno más”.Montes y sus tres compañeros tienen además la suerte de tener todos los gastos pagados en cuanto a comida y alojamiento. Sobre todo esto último es lo esencial, apunta, ya que en Ibiza, desde hace unos años, la demanda de apartamentos es mucho mayor que la actual oferta, lo que provoca que los alquileres sean prohibitivos para un ciudadano normal. “Aquí se está ya dando el caso de hoteles y restaurantes que se roban los trabajadores. Hay una gran demanda de empleo, pero la gente no viene porque no encuentra alojamiento”.

El jerezano también ha podido comprobar durante sus largas temporadas en Ibiza cómo esta isla, como las otras que conforman las Baleares, han sabido explotar la náutica deportiva enfocada al turismo, a diferencia por ejemplo de Cádiz. “Tenemos una Bahía impresionante, en la que se han disputado y se disputan grandes regatas internacionales, y sin embargo Puerto América —el puerto deportivo de Cádiz— está desaprovechado, cuando se podrían generar miles de empleos. Aquí en las Baleares se ponen todas las facilidades, llegan miles de veleros, de yates de todas clases y hay una industria enorme alrededor de esto y sin embargo en Cádiz las administraciones no se dan cuenta. Es una pena”. Ante esto, José Manuel sabe que sus próximos veranos los seguirá pasando en las pitiusas. Ya incluso planea montar en el futuro una empresa de alquiler de embarcaciones o de suministros para yates de lujo. Una vez acabada la temporada, volverá a Jerez a descansar. “La echo mucho de menos”.

Sobre el autor:

jorge-miro

Jorge Miró

… saber más sobre el autor

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído