La fatal combinación de alcohol y pastillas desencadenó la pelea en Tomás García Figueras

joven_apunalado-4
joven_apunalado-4

Testigos del barrio donde ocurrieron los hechos afirman que agresor y víctima tenían relación de amistad, pero que una discusión y su mal estado desembocó en la trágica y mortal puñalada.

En el grupo 102 viviendas de la avenida Tomás García Figueras se nota que no es un lunes cualquiera. 24 horas antes, la plazoleta que comparten los dos bloques era escenario de una pelea que acababa con Ángel, de 24 años, tirado en el suelo, desangrándose por la profunda y mortal cuchillada que Cristóbal, de 31 y vecino del barrio, le había dado minutos antes tras discutir con quien se supone que era su amigo. A pesar de la pronta reacción de un vecino, que bajó a taponarle la herida para evitar que perdiera más sangre, y de los cuidados que recibió de urgencias por los sanitarios del 061, el joven perdía la vida en el Hospital de Jerez.

A pesar de la lluvia caída y de los trabajos de limpieza por parte de los bomberos, el lugar donde yació Ángel sigue teniendo una tonalidad rojiza por la sangre que perdió. Varios vecinos han colocado velas en un macetero a este joven, vecino de la calle Centuria de las Casitas Bajas, pero que solía frecuentar las 102 viviendas dado que conocía a su agresor y a su familia. “La puta droga. Todo por la droga, que habría que quitarla de en medio”, resume en voz alta una joven del barrio que junto a otros vecinos toma el aire en este lunes relativamente fresco del mes de agosto.

Nadie quiere decir su nombre, pero todos señalan que tanto Ángel como Cristóbal habían tomado sustancias estupefacientes la noche antes, mezcladas con alcohol. “¿Tú cómo estarías después de una noche de fiesta, bebiendo y a base de pastillas? Pues imagina cómo estaban”, señala una vecina, que oyó los gritos y los insultos que uno y otro se profirieron antes de que llegaran a las manos. Los motivos de la pelea son aún difusos, toda vez que la Policía Nacional mantiene en secreto la investigación. Pero otros dos vecinos del barrio explican a lavozdelsur.es que todo empezó en casa de Cristóbal. “Estaban jugando a la Play y Ángel le recriminó algo sobre su padre. La cosa es que la bronca acabó en la plazoleta. Ángel le pegó un puñetazo a Cristóbal y este subió arriba a por un cuchillo”.El relato de los hechos, según este vecino, que también quiere mantenerse en el anonimato, es que Ángel se quedó abajo con varias personas, entre ellas, un hermano de Cristóbal. Cuando éste bajó, ya con el cuchillo, se lo clavó en el costado. Al parecer, según este vecino, el hermano del agresor le propuso ponerle el arma homicida en las manos a Ángel, antes de que llegara la Policía, con el fin de dar a entender que era este quien la portaba. Finalmente decidieron esconder el cuchillo, si bien testigos vieron esta acción, que comunicaron al 091 cuando llegó al lugar. La detención se produjo en la misma plaza. Mientras unos afirman que Cristóbal se entregó, otros apuntan a este medio que el agresor, aun sin haber huido del lugar, quiso escabullirse aprovechando el revuelo ocasionado en la barriada. Horas después del crimen, apuntan otros vecinos que familiares de Ángel acudieron a las 102 viviendas buscando venganza. Afortunadamente todo quedó en nada.

Lo único cierto en el barrio es la desgracia de saberse en el ojo del huracán. “Aquí parece que esto es Sodoma y Gomorra, pero aquí hay buena gente”, afirma una vecina. Otra, que prefiere también no aportar su nombre, señala que “no es la primera vez que hay peleas aquí”, mientras otro apunta “a cuatro, que son los que dan problemas”, además de indicar que el trapicheo aquí se da con mayor frecuencia de la deseada.

Ahora, al lamento de haber vivido un episodio trágico se une el hecho de saber que la familia de Ángel no tiene recursos económicos para trasladar su cuerpo de Cádiz —donde se le practicó ayer la autopsia— a Jerez, además de garantizarle un velatorio y un entierro digno. “La familia no tiene contratado seguro. Aquí en la barriada hemos recogido algo de dinero, pero poco. ¿No ves que aquí muchos estamos en paro?”. 

Todos aquellos que quieran realizar un donativo para pagar el funeral de Ángel pueden hacerlo a través de CaixaBank en el número de cuenta 2100-8569-36-2100533250.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído