"La construcción no fue la culpable de la crisis, pero va a ser la que nos saque de ella"

En apenas seis meses de 2018, en Jerez ya se han superado con creces las licencias de obra de todo 2017. La primera piedra de Residencial Plaza Norte es el claro ejemplo de que el sector repunta

Fernando García, representante de Iniciativas Inmobiliarias, en el acto de colocación de la primera piedra de la segunda fase de Residencial Plaza Norte. FOTO: MANU GARCÍA
Fernando García, representante de Iniciativas Inmobiliarias, en el acto de colocación de la primera piedra de la segunda fase de Residencial Plaza Norte. FOTO: MANU GARCÍA

Atrás quedó la crisis económica, al menos, para el sector de la construcción que, después de años muy duros, con grúas paradas y carteles descoloridos anunciando promociones que nunca llegaban a ver la luz, empieza a recuperar la alegría de tiempos atrás. El ejemplo más claro está en Jerez. Hace cuatro o cinco años el Ayuntamiento apenas concedía unas 20 o 30 licencias. En 2017 se notó ya un importante repunte, con unas 135 concedidas y a mitad de este 2018 ya se han tramitado casi 200, sobrepasando con creces en apenas seis meses las de todo el año pasado.

De hecho, mientras algunas promociones de viviendas están en sus últimas fases, en estos días se ha puesto la primera piedra de la segunda fase de Residencial Plaza Norte, en el entorno de San José Obrero, 184 nuevas viviendas en bloques de pisos de tres alturas y con todo tipo de servicios, como jardines, pistas de fútbol y pádel, piscinas, zonas de juegos y salón multiusos. “La gente ahora demanda personalización”, señala Fernando García, representante de la promotora Iniciativa Inmobiliaria, que destaca también la posibilidad de que los futuros inquilinos puedan personalizar sus hogares con distintas opciones de acabados interiores.

“Eso es, en definitiva, lo que le da el sello de calidad que necesita cualquier empresa”, explica Emilio Corbacho, presidente de la Federación de Constructores y Promotores de la provincia de Cádiz, al respecto de esta personalización de los hogares, una opción novedosa que añade un plus de personalidad y calidad a las viviendas de nueva construcción. Para Corbacho, el sector “lo ha pasado mal durante la crisis, porque es el que ha soportado de mayor manera este largo periodo de crisis, pero como es un sector clásico, porque no es de ayer, ni de hoy, ni de mañana, sino de siempre, está volviendo por sus fueros”. Además, considera que la crisis ha servido para aprender de los errores. “Tiene que haber prudencia, porque se puede volver a morir de éxito y hay que avanzar prudentemente y no volviéndose loco porque el viento de popa nos empuje, sino que hay que construir con calidad, con un nivel de precio asequible para la sociedad y además el sector tiene que innovar”.

Representantes de la promotora, la constructora, la entidad bancaria, la confederación de empresarios y la de constructores así como del Ayuntamiento, durante el acto. FOTO: MANU GARCÍA

Para Javier Sánchez Rojas, presidente de la Confederación de Empresarios de la Provincia de Cádiz, el sector de la construcción “no fue el culpable de la crisis, pero va a ser el que nos saque de ella”. Así, considera que “la crisis fue el resultado de muchas cosas, nadie construía a beneficio de inventario, se construía porque había una demanda sobreexcitada o ficticia, pero está claro que el de la construcción es uno de los sectores más extensivos en mano de obra. Además, se puede innovar, se puede hacer distinto, se pueden hacer las cosas aportando y creando valor”.

En apenas un año y medio, Plaza Norte será una realidad, cambiando la fisonomía de 18.000 metros cuadrados de una barriada, San José Obrero, que también ve cómo se está construyendo el nuevo instituto, el que será a todas luces el más moderno de la ciudad. El perfil de los futuros inquilinos, explica Fernando García, seguirá siendo mayoritariamente el de matrimonios con hijos, aunque los precios de la promoción, acordes a lo que es Jerez, una de las ciudades más económicas de España para comprar vivienda nueva, favorece que también haya parejas jóvenes que hayan aposado por adquirir aquí una casa. “La demanda de vivienda para jóvenes de entre 25 y 35 años prácticamente ha desaparecido. Antes suponían el 70 por ciento de los clientes y hoy ese porcentaje no llega al 20 por ciento”. Los motivos, sobre todo, “la falta de tranquilidad y seguridad laboral. Prefieren estar de alquiler, pero cuando tienen esa tranquilidad ya llega ese paso de comprar una vivienda. Lo que hace falta es trabajo digno y bien remunerado”.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído