Jerez ya solo aspira a una delegación del Banco de Alimentos un año después de su cierre

banco_alimentos01.jpg
banco_alimentos01.jpg

Las reiteradas negativas de la federación que las aglutina de que la ciudad cuente con una sede independiente a la de Cádiz y el mal momento por el que pasan varios colectivos sociales, claves.

Se cumple un año del cierre de la delegación jerezana del Banco de Alimentos, un tiempo en el que los 20.000 beneficiarios de esta institución a través de diferentes colectivos sociales de Jerez se han visto perjudicados al no poder obtener el mismo número de alimentos que recibían previamente a su clausura. Como se recordará, desde la central de Cádiz defendieron el cierre como medida para centralizar la logística de la organización en Puerto Real y para ahorrar costes, ya que las nuevas naves las subvencionaba al 90 por ciento la Zona Franca de Cádiz.

Durante estos últimos 365 días han sido muchos los intentos, primero, por evitar el cierre y, luego, por trabajar para que Jerez tuviera un Banco de Alimentos propio independiente del de Cádiz, como tiene, por ejemplo, Algeciras. Se creó una comisión al efecto que intentó trabajar de la mano del Ayuntamiento para unir fuerzas, pero desde la central gaditana nunca hubo un interés real por permitir que Jerez tuviera su propia sede. De hecho, tuvo apoyo por parte de la Fesbal, la federación nacional de bancos de alimentos que, a través de su presidente, Nicolás Palacios, comunicaba el pasado febrero a la teniente de alcaldesa de Acción Social, Carmen Collado, la negativa a una futura sede propia para Jerez, pero sí la apertura de una delegación siempre y cuando el Ayuntamiento cediera un nuevo local a la institución. Esta decisión, sin embargo, siguió sin gustar a los colectivos sociales, que votaron en su mayoría por no renunciar a su propio banco de alimentos desvinculado del de Cádiz, algo que aceptó Collado reconociendo que daría "una mejor capacidad de autogestión, mayor independencia económica y más posibilidades de recibir más donaciones solidarias".

Sin embargo, el paso de los meses ha ido en contra de las ONG jerezanas que se encargan de repartir alimentos. Algunas, como Sol Rural o la Plataforma de Afectados por las Hipotecas han tenido que dejar de acudir a Puerto Real ante la incapacidad de costear los traslados. Lorenzo Barba, presidente de este último colectivo, reconoce que “nos costaba casi 100 euros el trasladarnos allí. No tenemos furgoneta, así que teníamos que ir cuatro o cinco coches con los gastos que eso conlleva, sin tener además ayuda de nadie”. En total, eran unos 1.800 kilos de alimentos los que les correspondían cada cuatro o cinco meses, que se repartían entre 25 y 30 familias. Esto, a su vez, está provocando que instituciones como Cruz Roja o el economato de San Juan Grande se estén viendo cada vez más apuradas, ya que tienen que cubrir las necesidades de un mayor número de personas que antes se beneficiaban del Banco de Alimentos.

De esta manera, y viendo el cariz que está tomando la situación, se está planteando ya una solución que ponga fin a esta travesía en el desierto de un año. El próximo día 20 está prevista una reunión a tres bandas entre el Ayuntamiento, Banco de Alimentos y la coordinadora, si bien ahora ya no se plantea como primera opción el solicitar una sede propia para Jerez, sino reabrir la delegación. Antonio Conde, presidente de la asociación Iniciativa Solidaria Jerezana (Isoje) y portavoz de la coordinadora no se atreve todavía a dar por hecho este extremo, pero se atisba en sus palabras ya que reconoce que “hemos visto que no hay respuesta afirmativa a nuestra solicitud de un banco propio, que ya hay asociaciones que lo están pasando mal y que otras más grandes están colapsadas, así que vamos a intentar que del día 20 salga un acuerdo”. Desde el Ayuntamiento también se ve esta opción como la más factible en estos momentos. Fuentes municipales reconocen a este medio que hay preocupación por la situación que están pasando diferentes colectivos sociales y la imposibilidad que hay de subvencionarles el traslado a Puerto Real, por lo que se quiere poner una solución cuanto antes sobre la mesa. Eso sí, no a cualquier precio. Además, la intención del gobierno es de poner en conocimiento de la oposición el resultado del encuentro del día 20, toda vez que el pleno municipal aprobó hace meses solicitar a la Fesbal un Banco de Alimentos propio, y no una delegación.

La solución que se plantea, sin embargo, sigue sin gustar a todos los colectivos sociales. Según ha podido saber lavozdelsur.es, hay voces en contra de esta medida, ya que se piensa que al final Jerez se va a plegar a los intereses de Cádiz. Y por otro lado, se entiende que si finalmente hay predisposición de reabrir la delegación jerezana, hay otros factores detrás de todo esto, sobre todo políticos. Porque, ¿acaso ya no hay motivos económicos y logísticos?

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído