El municipio, con un total de 212.830 empadronados, pierde habitantes en el último año aunque cuenta con 16.500 más desde 2005.

La ciudad, como ya ocurriera en 2013, ha vuelto a perder vecinos y vecinas en el último año. Según los datos hechos públicos este lunes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), a 1 de enero de 2016, el padrón oficial contabilizaba un total de 212.830 jerezanos empadronados, 46 menos que doce meses antes. Este ligero retroceso, en todo caso, es prácticamente anecdótica si se tiene en cuenta que en la última década el municipio creció en más de 16.500 habitantes. De este modo, Jerez se mantiene como quinta ciudad en población de Andalucía, y la número 25 en residentes a nivel nacional, superada por Tarrasa y Badalona, ciudades catalanas que suman más de 215.000 vecinos cada una.

Cádiz ha vuelto a ser una de las ciudades de la provincia que más residentes ha perdido con respecto al año anterior, 1.549 habitantes menos que dejan a la capital con 118.919 habitantes, y superada ya por Algeciras con un total de 120.601 moradores. En el conjunto provincial, solo han aumentado su población 15 localidades, entre ellas la vecina Sanlúcar con 190 residentes más en los últimos doce meses (67.620 en total). San Fernando se aleja de su objetivo de alcanzar los cien mil empadronados, puesto que se estanca en 95.049, 200 menos que en enero de 2015. El Puerto se queda en los 88.184, mientras que Chiclana frena su crecimiento de los últimos años, con 130 vecinos menos y 82.645 habitantes.

Tras superar en 2007 la barrera de los 200.000 habitantes y convertirse en municipio regulado por la Ley de Grandes Ciudades, Jerez diseñó con no poca controversia su nuevo Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU), el cual entró en vigor en el año de la crisis (2008) con una previsión, sin contemplar lo que ha venido después, desaforada de construcción de viviendas. Y, por tanto, de aumento poblacional en la década 2008-2018. Nada de eso obviamente se ha cumplido, pues el escenario más optimista que dibujaba el planeamiento pasaba por contar con unos 50.000 vecinos y vecinas más hasta esa fecha. Como denunciaron en su momento organizaciones como Ecologistas en Acción, estos números no eran más que un disparate fruto de los efectos de la borrachera inmobiliaria del momento. El ritmo de aumento de población jerezana en la última década, sin embargo, ha sido sensiblemente superior, sin ir más lejos, al periodo 1995-2004, cuando se pasó de 182.269 a 192.648 habitantes.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído