"Jerez reúne todas las condiciones para que La Vía Escénica triunfe"

Artes-escénicas-para-discapacitados-06.jpg
Artes-escénicas-para-discapacitados-06.jpg

La capacidad de emocionar y poner a todo un auditorio en pie no es sólo cosa de artistas consagrados. Los niños, jóvenes y adultos con discapacidad intelectual también pueden curar el alma con el carisma de sus actuaciones y a la vez ser partícipes en el progreso de la, cada vez más, volátil cultura jerezana. Precisamente por y para ellos se está levantando una nueva vía en la ciudad. La Vía Escénica, una asociación cultural capitaneada por la actriz y educadora social Sara Espinosa.

Emprendedora, nutrida de fuerzas y con esta sinergia por montera, esta algecireña de 33 años pretende montar una escuela de arte dramático en la que los discapacitados intelectuales puedan formarse en los diferentes oficios artísticos. "A la hora de resolver conflictos cuando trabajaba como educadora social siempre he introducido las técnicas del teatro porque me parece que aporta muchos beneficios", explica la actriz. El proyecto tiene sus antecedentes en la asociación Danzamobile, en Sevilla o la fundación Psico Ballet Maite León en Madrid.

"La idea se presentó al gobierno municipal justo antes del verano y gustó mucho. Nos ofrecieron un espacio que no se amoldaba a las necesidades de la escuela, así que tuve que rechazarlo. Aún estoy esperando a que me llamen", comenta la emprendedora. Al carecer de momento de cualquier ayuda económica por parte de los organismos públicos, el proyecto de Espinosa comenzará de manera privada a principios de 2015. "Me gustaría que con el tiempo esto fuera un centro ocupacional. Para eso tarde o temprano necesitaremos las ayudas públicas".

La algecireña está consiguiendo la financiación necesaria a través de una plataforma de micromecenazgo o crowdfunding con la meta de lograr 6.700 euros, un presupuesto que alcanzaría para cubrir únicamente los gastos del primer año de la escuela. "Tú mandas tu proyecto a alguna de estas plataformas en la que cada una tiene su filosofía. Ellos lo estudian durante unos días y después te lo aceptan o no", comenta la emprendedora. "En mi caso lo estoy haciendo a través de Verkami. Cuarenta días en la que por cada donación se da una recompensa. Algo así como una inversión".

Según tiene pensado Sara Espinosa, La Vía Escénica se dividiría en dos programas formativos de carácter diario. El primero para personas que no están escolarizadas, mayores de 16 años con discapacidad intelectual. “Igual que van a un centro ocupacional a aprender el oficio de carpintero o mecánico, aquí pueden aprender el oficio de actor. Además con el tiempo tenemos previsto formar con este grupo una compañía”, aclara la emprendedora. El segundo programa estaría enfocado a los niños. “Al estar escolarizados vendrían por las tardes, no todas, y de manera más liviana".

Bailarinas, iluminadores, técnicos, músicos, escenógrafos, educadores y trabajadores sociales serán los encargados de remar hacia la misma dirección para que el proyecto cultural salga adelante. "Todos los que participamos nos conocemos de muchos años y es en Jerez donde siempre nos encontramos para hacer algo y promover la cultura". Si llega a buen puerto, el proyecto convertiría a la ciudad en la primera en fusionar la educación social con las artes escénicas. "Jerez tiene una tradición artística muy grande y no se puede quedar anclada. Ahora que vivo aquí me doy cuenta de la poca oferta cultural que tiene la ciudad", señala. “Esto es un proyecto a lo grande y me encantaría extenderlo por más ciudades”, comenta animada la emprendedora. “Jerez reúne todas las condiciones para que el proyecto triunfe".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído