Acciona, OHL y FCC pujarán por arrebatar a Urbaser dos de los mayores contratos públicos que licita el Ayuntamiento de Jerez, limpieza viaria y recogida de basura. Juntos suman una partida presupuestaria de unos 20 millones al año y una plantilla de 350 personas, casi un centenar menos que hace un lustro.

En abril de 2011, la exalcaldesa María José García-Pelayo aseguraba ante la prensa: "Es evidente que si la empresa no cuenta con los medios necesarios porque no dispone del presupuesto necesario para abordar la prestación del servicio, lógicamente el servicio se resiente". Año y medio después, tras ganar las municipales y acceder al poder, recortaba en un 25% el presupuesto del servicio de recogida de basura y limpieza viaria en Jerez, duplicaba el coste del recibo por la tasa de basura, y desataba la mayor huelga que la ciudad recuerda como consecuencia de un ERE que afectaba a 125 trabajadores. Este, tras 21 días de conflicto, se abortó a cambio de amortización de plazas y recortes. Desde entonces, el municipio volvió a situarse como uno de los más sucios de España debido a que se dejaron de invertir unos 30 millones de euros en los últimos cinco años. Este tijeretazo se ha venido traduciendo en menos personal y en una maquinaria cada vez más vieja y obsoleta. Jerez, con una población de unos 215.000 habitantes, tiene actualmente para prestar ambos servicios una plantilla de 350 personas, cuando hace apenas cinco años eran casi un centenar más (423). Como ha venido denunciado el comité de empresa de Urbaser, la concesionaria que gestiona estos servicios, el personal dedicado a barrer las calles o que trabaja en los distintos vehículos de limpieza y recogida de basura solo asciende a 129 operarios, lo que hace que haya zonas que se limpian "una vez cada diez o doce días”.

En este contexto, y consciente de que se trata de una de las principales quejas y problemas que constantemente denuncian los jerezanos, el gobierno municipal pretende dar un giro de 180 grados a esta situación tan preocupante y deficitaria en lo que queda de mandato. El próximo 31 de marzo expira la doble concesión a Urbaser, que fue vendida el año pasado por Florentino Pérez (ACS) al gigante chino CNTY, pero la idea del ejecutivo socialista, como así lo ha asegurado el teniente de alcaldesa de Sostenibilidad y Participación, José Antonio Díaz, a lavozdelsur.es, es acogerse a la cláusula del presente contrato de adjudicación en la que se habla de la posibilidad de prorrogar hasta final del año la prestación de dos servicios esenciales a los que el Ayuntamiento de Jerez dedica unos 20 millones de euros del presupuesto anual. En paralelo, los técnicos municipales ya preparan los pliegos de condiciones técnicas para sacar a concurso a lo largo del año un nuevo contrato unificado —el objetivo es abaratar costes y trámites licitando basura y limpieza viaria conjuntamente—.

Díaz: "Hablar de remunicipalización es tirar confetis, es no saber las tensiones para pagar nóminas que generaría"

Antes de la nueva adjudicación, en este año de transición el gobierno local incrementará la partida presupuestaria en las cuentas de 2018 en un total de 400.000 euros, que principalmente se destinarán a reforzar la limpieza con más personal durante los fines de semana. "En lugar de tener maquinaria parada, el objetivo es que se puedan contratar unas 16 personas más para dividirlas en cinco equipos y hacer aún más dinámico el servicio de limpieza en los barrios". En cualquier caso, como precisa Díaz, esta sería solo una solución provisional e insuficiente hasta dentro de un año, que es cuando está previsto que la futura concesionaria que se haga con la doble adjudicación pueda entrar de lleno en renovar un servicio que “debe actualizarse a la realidad y a la expansión que ha experimentado Jerez en la última década”. Descartando la remunicipalización y gestión directa, como han pedido grupos políticos como IU y Podemos, "porque pedir eso es tirar confeti, es no saber las tensiones de tesorería y para pagar nóminas que eso generaría", el responsable político municipal ha asegurado que ya han llamado a la puerta de su despacho diferentes multinacionales interesándose por participar en el referido concurso público.

Urbaser sería la primera interesada en continuar, pues estos son dos de los contratos públicos más jugosos que pone en juego el Ayuntamiento jerezano, quinta ciudad de Andalucía. Ahora en manos del gigante CNTY, con unos 5.000 empleados a nivel global, el traspaso de poderes llegó a finales del año pasado, cuando Florentino Pérez se deshizo de la filial de ACS para entregarla a CNTY mediante un fondo público chino, Firion Investments. Solo en España se ocupa ahora de limpiar las calles de medio centenar de municipios. La segunda empresa interesada en hacerse con el servicio sería Acciona, que también cuenta con una importante cartera de ayuntamientos que han dejado en sus manos la limpieza de calles y plazas públicas. Las otras dos multinacionales en liza, al menos por ahora, son Grupo OHL —que actualmente en Jerez se encarga del mantenimiento de parques y jardines, y de la limpieza de colegios y dependiencias municipales— y FCC, que cuenta en la ciudad con la adjudicación hasta 2038 de la gestión del ciclo integral del agua (abastecimiento, alcantarillado y depuración) a través de Aqualia.

En un municipio que llegó a ser condecorado en el pasado con la Escoba de Plata, como uno de los más limpios de España, cuesta ahora ver el estado de suciedad que presentan muchas barriadas. Incluso no hace falta salir del corazón de la ciudad para ver cómo la mugre se apodera de las calles. No hay fiesta señalada en la que el centro histórico no se llene de visitantes y ésta no vaya aparejada de un reguero de críticas por la falta de limpieza. "Hay que invertir en maquinaria e ir recuperando paulatinamente el personal que se ha perdido, pero también habrá que hacer esfuerzos de concienciación e incluso con medidas coercitivas para que todo el mundo entienda que tener la ciudad limpia es tarea de todos", afirma José Antonio Díaz. Entre las mejoras que, avanza, contendrá el nuevo pliego de condiciones de la concesión estará, por supuesto, la compra de nueva maquinaria de última generación, sustitución de gran parte del parque móvil actual por nuevos vehículos sostenibles (híbridos o de gas), e implantación de contenedores ignífugos, una medida para luchar contra el vandalismo y para ahorrar, pues la quema de contenedores cada vez pasa mayor factura a las arcas municipales. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído