El Gobierno central aprobó en 2012 la desregulación de las rebajas por lo que, de tener dos periodos a lo largo del año —en invierno y verano—, desde entonces se pueden hacer en los períodos estacionales "de mayor interés comercial, elegidos por cada comerciante". También, en cuanto a los precios, “no será necesario que el comerciante haya tenido que mantener previamente el precio del producto durante un plazo de tiempo”, decía entonces el Ejecutivo.

Esta desregulación produce, según Ganemos Jerez, que haya “más precariedad para los trabajadores y desprotección para el pequeño comercio”, por lo que este grupo municipal lleva al pleno del Ayuntamiento de Jerez, y consigue el apoyo del resto de formaciones —excepto de Ciudadanos—, que el Gobierno regularice el periodo de rebajas, ya que, como apunta la edil Maribel Ripalda, “optamos por quitar algo que no funciona y que otorga beneficios a una minoría”. El portavoz de Cs, Carlos Pérez, argumenta la negativa de su grupo a apoyar la medida, apuntando que “los comerciantes quieren hacer rebajas cuando les plazca, no cuando lo diga Podemos”.

El teniente de alcaldesa José Antonio Díaz asegura que el grupo socialista apoya la propuesta porque la considera “justa desde el punto de vista laboral y también económico. Hay que proteger al pequeño comercio, y espero que  la diputada del PP le traslade al ministro la voluntad política de hacer una nueva ley más justa, con unos calendarios más justos, y más ecuánime”. La normativa que rige desde 2012 ha provocado que “muchos comercios publiciten de manera engañosa a sabiendas de que no van a ser inspeccionados, lo que va en detrimento de los consumidores y de la propia imagen del sector”, señalan desde Ganemos Jerez, que censura que muchas grandes empresas han aprovechado para hacer modificaciones de las condiciones de trabajo, moviendo horarios y turnos a los trabajadores, empeorando así la conciliación y salud laboral.

La agrupación de electores propone que se establezcan medidas concretas para recuperar la normalidad en los periodos de rebajas, permitiendo una competencia sana entre pequeños comercios y los grandes centros comerciales, facilitando el control y la inspección de las promociones y descuentos y mejorando la conciliación laboral de las trabajadoras del sector, algo que solicitan asociaciones de comerciantes y de consumidores y usuarios, no obstante, una encuesta de la Asociación de Comercio Textil y Complementos realizada entre empresarios del sector, en 2010, dos años antes de desregularizar las rebajas, reflejaba que el 75% no quería que se liberalizaran.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído