Galván se recupera tras sufrir un síncope durante una visita a Madrid este fin de semana

santiago_galvan-7_0.jpg
santiago_galvan-7_0.jpg

El responsable municipal de Economía tuvo que ser atendido en las Urgencias del Gregorio Marañón cuando se disponía a asistir al encuentro organizado por Susana Díaz en la capital de España.

El teniente de alcaldesa de Economía y Hacienda, Santiago Galván, se recupera ya de un tremendo susto padecido este pasado fin de semana, cuando durante una visita a Madrid con motivo del acto que ha celebrado la secretaria general del PSOE de Andalucía, Susana Díaz, sufrió un síncope y tuvo que ser trasladado a las Urgencias del hospital Gregorio Marañón. El síncope no es un mero desvanecimiento ya que consiste en una pérdida pasajera del conocimiento que va acompañada de una paralización momentánea de los movimientos del corazón y de la respiración, y es debida a una falta de irrigación sanguínea en el cerebro. Una vez en el hospital madrileño, el responsable político fue sometido a todo tipo de pruebas médicas para comprobar el alcance de su dolencia, si bien este medio ha podido saber que los resultados del chequeo y las analíticas fueron satisfactorios.

En cambio, los doctores le han aconsejado reposo y le han advertido de que dicha crisis ha podido ser provocada por el estrés y la ansiedad. "Se lo dijeron sin saber aún el cargo que ocupaba", han asegurado fuentes consultadas a lavozdelsur.es. Santiago Galván, que este lunes cumple 37 años, dirige una de las parcelas más complejas del Ayuntamiento —Economía, Hacienda y Planes Especiales, además del control del Circuito de Jerez— y precisamente, casi sin tomar oxígeno del caos presupuestario vivido en el último cuatrimestre del año, se encuentra inmerso en la confección de las cuentas para este año, bajo el compromiso del gobierno local de tenerlas aprobadas antes de abril. Como ha declarado en alguna entrevista con este medio, su jornada comienza a primerísima hora del día y continúa hasta la medianoche ya en su domicilio particular.

Bajo jornadas frenéticas, el joven economista del PSOE reconocía en una entrevista en abril de 2016 que "hay días que llego a casa a las once o a las doce de la noche". Pero si llega antes, sigue anclado al trabajo: "Tengo un pinganillo con Bluetooth que me lo enchufo mientras hago cosas en casa. Vivo solo y por la noche tengo que ver la ropa, la colada, hacer cosas... pero mientras, hablo por el pinganillo con los técnicos y reviso cosas pendientes". Su iPad, además, es lo que le mantiene conectado por control remoto al escritorio de su despacho en el Consistorio: "Es una gran ventaja porque firmo muchas cosas desde casa, pero también hace que sea casi imposible desconectar". Ese no saber desconectar le ha dado un aviso importante tras casi dos años de tensión y trabajo permanente.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído