jerez_aereo
jerez_aereo

El clientelismo y el apego al político de turno ha terminado dilapidando la labor que hacían muchas asociaciones en la ciudad. De norte a sur y de este a oeste, dirigentes vecinales de todas las zonas de la ciudad responden a la pregunta inicial, aunque todos coinciden en el "abandono" al que están sometidos los barrios. Hay quien dice que "una asociación no está para demostrar ideologías políticas".

¿Está muerto el movimiento vecinal en Jerez? La pregunta da para debatir largo y tendido sobre el tema. Y no es baladí. El clientelismo y el apego al político de turno ha terminado dilapidando la labor que hacían muchas asociaciones en la ciudad. Aunque son muchas las que resisten. De norte a sur y de este a oeste, dirigentes vecinales responden a la pregunta inicial, cada uno desde su particular punto de vista.

Una asociación no está para demostrar ideologías políticas”, dice Alejandro González, presidente de la asociación de vecinos del centro histórico, que asegura que “muchas han sido compradas”. Cuenta González que estuvieron a punto de cursar su ingreso en la federación de vecinos Solidaridad, pero “cuando nos enteramos de que iban a pedir el indulto de Pacheco, declinamos”. Tampoco quisieron formar parte del “pacto de progreso” que firmaron partidos políticos y diversas asociaciones para pedir a las fuerzas de izquierdas que se unieran para desalojar al PP del Ayuntamiento. No se decantan por nadie. “En la asociación hay gente de todas las ideologías, es la mayor virtud que tenemos”. Prefieren ir en solitario, aunque agradecen la ayuda que Solidaridad le ha brindado en alguna ocasión. “Creemos que los problemas que tenemos son tan globales que debemos reivindicarlos nosotros”. ¿A qué problemas se refiere? “A la ruina del centro histórico, su repoblación...". También a la vuelta de la movida nocturna a la zona: “No vamos a dejar pasar ni una; a la mínima que pase vamos a saltar”, asegura.

“No hay una asociación que proteste sola; yo tengo un problema y me tengo que bandear solo a base de reuniones”, dice Juan Flores, presidente de la asociación de vecinos Alameda, de la barriada La Alegría. El dirigente vecinal es muy crítico con la labor de Solidaridad. “Son fotogénicos, porque salen en muchas fotos con la alcaldesa, pero a las asociaciones no las ayudan en nada”, asegura. “Te llamas federación para ayudar a las asociaciones, no para hacer política”, apunta Flores, que añade que no ha ayudado nunca a la asociación de vecinos que preside. Ni siquiera con el retraso de la rehabilitación de la barriada, una de las mayores batallas que han tenido que librar últimamente. Más de dos años estuvieron esperando que la Junta aportara la mitad del coste de la rehabilitación, cuya otra mitad soportaron los vecinos, que adelantaron 15.000 euros por la licencia de obra, que se paralizó pronto.

En la Zona Norte siguen reclamando el nuevo centro de salud prometido por la Junta, que en principio iba a ubicarse detrás de Hipercor y luego se ha conocido que la zona elegida es la barriada de Las Flores. Aunque por ahora desisten. “Nos dijeron que a medio plazo no había dinero, en principio era para que estuviera terminado este año”, dice José Grilo, presidente de la asociación de vecinos Palos Blancos. Aunque a lo que no renuncian es al apeadero de Renfe que piden para la zona, por lo que quieren verse con la nueva alcaldesa para volverlo a reivindicar. “Otras veces hemos puesto el ejemplo de Cádiz, donde para más veces el tren”. Para Grilo, “el movimiento vecinal es esencial”, por lo que censura la deriva “partidista” de Solidaridad, aunque espera retomar la relación con la federación en breve.

“Una de las cosas que echamos en falta es la poca dedicación a los barrios”, dice Miguel Zarzuela, presidente de la asociación de vecinos de Icovesa, que asegura que el barrio “está abandonado desde hace más de doce años”. Zarzuela denuncia que en la plaza principal de la barriada, la del Cante Jondo, hay “agujeros de las que salen ratas como conejos y los muros están resquebrajados”. En Icovesa “el acerado tiene más de 40 años”, dice Zarzuela, que critica la “política de parcheo” llevada a cabo por los últimos gobiernos locales. “El PP ha dejado muchas cosas sin hacer”, añade el dirigente vecinal, que anima a las asociaciones a ser más “independientes” y más “críticas”. “Jerez tiene un déficit de reivindicaciones en el movimiento vecinal”, por lo que cree que “Solidaridad necesita una renovación”. También es muy crítico con la labor de la federación Antonio Brenes, presidente de la asociación de vecinos Creando Futuro de la Zona Sur, que asegura que “son como floreros de las actuaciones del Ayuntamiento”. Brenes censura: “Se atribuyen una cosa que no es cierta, que representan a todas las asociaciones de vecinos de Jerez”. La asociación que representa intentó federarse pero “dejan entrar a quien les interesa”.

A Sebastián Peña, presidente de Solidaridad, le hace gracia que lo tachen de estar politizado. “Cuando me llama la alcaldesa voy como presidente de la Federación; cuando me llame la actual estaré seguro”. Peña ve el movimiento vecinal “muy parado” y asegura que Solidaridad ayuda a asociaciones que no están federadas. “Hemos estado en manifestaciones en La Constancia, en Las Torres, en Juan XXIII… Estamos donde nos llaman”. De la federación forman parte unas 30 asociaciones que están al día en los pagos –los estatutos establecen que dejan de serlo las que deban más de tres mensualidades–, aunque asegura que Solidaridad “lo está pasando mal” a pesar de habérsele concedido 10.000 euros por parte del anterior gobierno local. Aunque apunta: “No podemos cobrar los 10.000 porque no podemos justificar facturas de 10.000 euros”.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído