Entre lo que vino y está por llegar

Martes de 'cacharritos' en la Feria del Caballo. FOTOS: MANU GARCíA.
Martes de 'cacharritos' en la Feria del Caballo. FOTOS: MANU GARCíA.

El sábado apuntó maneras, el domingo se cogió la Feria con ganas y el lunes había que aprovechar que el día era festivo. Por eso el del martes fue un día tonto, de esos de transición a la espera de los que llaman grandes. Se notó que el personal había madrugado, que la jornada fue laboral y que el cuerpo pedía una tregua. No hay cuerpo que soporte una semana completa pisando albero ni cartera que lo resista.

El día amaneció encapotado, pero se fue abriendo a lo largo de la mañana dejando una jornada espléndida. El viento, que también hizo acto de presencia, redujo un poco las temperaturas, hasta el punto de que se estaba mejor en la calle que bajo los entoldados. Hasta las tres de la tarde el Hontoria no empezó a tomar algo de color, cuando comenzaron a celebrarse algunas comidas de empresa. De las casetas más ambientadas a esa hora, la de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (Coag), que celebró su jornada de convivencia con su secretario general, Miguel López y su secretario provincial, Miguel Pérez, como anfitriones, quienes comentaron lo bien que le había venido al campo las lluvias caídas en marzo y abril, aunque alguno afirmara que aún debería caer más agua. Nunca llueve a gusto de todos, y mucho más para los sufridos agricultores.

La calle Manuel Soto Sordera es política cien por cien. IU, Podemos, PP y PSOE tienen aquí sus casetas, por lo que si usted es de esos que busca echarse una foto con su político preferido —que de todo hay— no dude en pasar por aquí, porque seguro que acaba cruzándose con alguno. El popular Juanma Moreno Bonilla y la morá Teresa Rodríguez ya pisaron el Hontoria el lunes, mientras que Inés Arrimadas, martillo pilón del independentismo catalán, hizo lo propio el domingo. A la espera de que Mariano Rajoy venga finalmente el sábado a la Feria, aprovechando su visita a Jerez para un acto, ayer fue la presidenta de la Diputación de Cádiz, Irene García, la que disfrutó de la jornada junto a otros compañeros de partido.

Lo bueno de un día como el del martes es que se puede disfrutar de la Feria sin agobios. Poca gente, terrazas a medio llenar y la posibilidad de poder elegir el lugar donde disfrutar

Lo bueno de un día como el del martes es que se puede disfrutar de la Feria sin agobios. Poca gente, terrazas a medio llenar y la posibilidad de poder elegir el lugar donde disfrutar de una copa charlando con los amigos o de escuchar un concierto en directo. Y en este sentido, el Hontoria, entre las cinco y las siete de la tarde, da mucho donde elegir. Desde flamenco a rumbas y sevillanas, pasando por pop, rock e incluso alguna marcha de Semana Santa —leen bien—, como la que llegó a escucharse en la caseta de Camino del Rocío. Eso sí, los que peor llevaron la descafeinada jornada fueron los cocheros, que se las veían y deseaban para captar clientes. Para más inri, a la hora en que empezó a notarse más público, ya tocaba marcharse del Real. Desde luego, entre los cambios que plantea el Ayuntamiento para próximas ferias debería meditar el aumentar el horario del paseo de caballos. No tiene sentido que Jerez solo disfrute de su presencia hasta las siete de la tarde.

Pero si dentro del parque la fiesta estaba a medio gas, otro gallo cantaba en la zona de los cacharritos. Muchos papás y mamás aprovecharon el día de descuentos para montar a sus hijos en sus atracciones favoritas con la esperanza de que en días venideros no quieran volver a repetir —pobres ingenuos—. Las colas fueron considerables en algunas de las consideradas top, caso del Ratón Vacilón, los Rápidos o el Ala Delta. Clásicos incombustibles como el Canguro —en sus varias versiones— o los coches de choque también fueron visita obligada para muchos, mientras que los más valientes no dejaron pasar la ocasión de montarse en salvajadas como el Giant, no apto para cardíacos.

El martes acabó pronto para la gran mayoría. El encendido del alumbrado fue la excusa para aguantar un rato más en el Hontoria, pero muchos tenían que volver a madrugar este miércoles, con lo cual la máxima de "una retirada a tiempo es una victoria" se cumplió a la perfección. Hay que coger fuerzas para lo que viene, que es mucho. De momento, hoy las protagonistas serán las mujeres en el Real. Que lo disfruten.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído