lactancia01
lactancia01

La asociación Regazo cumple 15 años ofreciendo su apoyo a madres lactantes a través de reuniones mensuales en distintas localidades de la provincia. La organización intenta acabar con el rechazo social que suscita el hecho de amamantar a los hijos cuando dejan de ser recién nacidos.

Algo tan genuino e inherente al ser humano como dar de mamar ha llegado a convertirse en una rareza. A veces es considerada una práctica irrespetuosa con el decoro y en ocasiones ha saltado a la palestra desencadenando una gran polémica. Sin ir más lejos el pasado mes de febrero una mujer se vio obligada a abandonar un monumento de Granada por dar el pecho a su hijo y los medios se hicieron eco de la expulsión. Este hecho viene a refrendar una de las conclusiones a las que llegaba la Asociación española de Pediatría (AEPED): “Las madres que deciden seguir amamantando a niños mayores (con más de 24 meses de edad) encuentran en ocasiones barreras o rechazo en la sociedad, entre los profesionales sanitarios e incluso dentro de su propia familia, basadas en mitos o creencias personales”. La AEPED pide normalizar la lactancia "prolongada" y dejar de llamarla así porque realmente es normal, solo la costumbre se ha ido perdiendo.

Abogadas, maestras, periodistas… Todas mujeres, independientemente de la profesión que ejercen, reivindican su derecho a dar de mamar a su prole, sin sentirse por ello menospreciadas. Con este fin y con el objeto de ayudar asesorar a las madres nació en el año 2000 Regazo, un grupo de apoyo a la lactancia sin ánimo de lucro que presta ayuda continua a familias para que puedan disfrutar de una lactancia feliz, superar las posibles dificultades y contar con información actualizada y acorde con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.

“Quiero darle el pecho hasta los tres años, pero nadie de mi entorno sabe explicarme cómo debo hacerlo”. Así justifica su presencia y se presenta una joven profesora primeriza que participa por primera vez en el encuentro. También asisten otras mujeres que ya han tenido a sus bebés; algunas también van acompañadas de sus parejas o familiares. Todas esperan que sus dudas se despejen y que sus miedos mengüen gracias a las voluntarias de Regazo. “Llevamos muchas generaciones con muy poca lactancia o lactancias muy cortitas con el auge de las leches de farmacia. Entonces lo que antes sencillamente se aprendía por imitación y los conocimientos que se pasaban de unas mujeres a otras se ha perdido”, explica Yolanda Rosado, voluntaria que da de mamar a su hija que ya tiene dos añitos.

En el Plan de Partos las embarazadas pueden expresar por escrito ciertas premisas para que sean respetados por el personal del hospital como oponerse a que el bebé sea alimentado con leches artificiales.

Sofía es efermera y madre de un bebé que nació con 37 semanas. Pregunta a Mª Victoria Palacios, fundadora de la asociación, encargada de moderar el diálogo por qué no su hijo no coge el pezón. “Todo lo que sé no me sirve de nada”, reconoce entre tímida y agobiada. Seguidamente, observan cómo amamanta al bebé y recibe los consejos de las voluntarias de los cuales se benefician el resto de las mamás. Suben los decibelios a medida que avanza la reunión y llueven las dudas ansiosas de obtener respuestas. “La sangre en la leche es muy escandalosa, pero no es para tanto. Procede de pequeñas grietas del pecho que ni siquiera se aprecian”, calma la coordinadora a otra de las madres que ha dejado de dar la teta más que atemorizada y en cuyo rostro refleja angustia e impotencia.

Palacios hace especial hincapié en la importancia de tener al recién nacido cerca las horas posteriores al parto, “piel con piel” y de amamantarle lo antes posible. Además, alerta a las futuras mamás: “En el hospital le dan el biberón rápidamente en cuanto ven el más mínimo problema a la hora de mamar, pero os podéis oponer y llamarnos ante cualquier duda". ¿Y cómo evitarlo cuándo acabas de dar a luz? Para que esto no suceda, informa, existe un documento denominado Plan de Partos en el cual las embarazadas pueden expresar por escrito ciertas premisas para que sean respetados por el personal del hospital, como oponerse a que el bebé sea alimentado con leches artificiales.

"En ese huracán emocional y hormonal de los días posteriores al parto sólo necesitas una voz al otro lado del teléfono que te escuche, que te dé confianza"

El mundo de la lactancia no es nada sencillo y, aunque suene raro, es mucho más complicado para el recién nacido, sobre todo cuando le alternan el pecho y el biberón. “En muchos casos el bebé se puede confundir porque el patrón de succión es diferente: con la teta el pequeño succiona, aspira y extrae; mientras que con la tetina: aspira, para y engulle”, explica Rosado. 

Más allá de las reuniones que celebran en distintas localidades de la provincia la labor de esta asociación no está encorsetada ni limitada a una enuentro puntual. A parte ofrecen charlas a embarazadas en centros de salud, atienden llamadas de mamás que lo están pasando mal e incluso, si lo requieren y les resulta posible, van a visitarlas al hospital. Todo de forma altruista. Rosado, además de voluntaria de Regazo es periodista y posee un blog que surte de iniciativas, ideas, juegos y libros que le inspiran. Madre de dos hijos, se sumergió en esta iniciativa porque, como ella dice, “a veces en ese huracán emocional y hormonal de los días posteriores al parto sólo necesitas una voz al otro lado del teléfono que te escuche, que te dé confianza y que te diga que lo que te está pasando es normal y que lo estás haciendo muy bien”.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído