IMG_8600-copia.jpg
IMG_8600-copia.jpg

Inmersos como estamos en la Semana Europea de la Democracia Local, una iniciativa del Consejo de Europa que consiste en fomentar entre los ciudadanos la democracia a nivel local y a hacerles partícipes de ella, LVDS ha aprovechado este evento para reunir a tres jerezanos muy ligados al movimiento vecinal y asociativo. De un lado, Sebastián Peña, presidente de la federación de vecinos Solidaridad; Jesús Palomo, actualmente secretario de la asociación de Vecinos de Palos Blancos, de la cual ha estado al frente una década; y Lola Caravaca, muy ligada a colectivos de mujeres y actualmente en la asociación Espacio Mujer.

Jerez, política, asociaciones de vecinos, juventud, elecciones… Durante una hora saltan muchos temas y muchas opiniones que aquí resumimos.

 “Jerez está triste”

Hablar del movimiento asociativo es hablar de los vecinos y, por ende, de Jerez, ya que una ciudad lo conforman sus ciudadanos. Para Lola Caravaca, la ciudad está “triste”, “dormida” y “falta de vida”, ya que considera que la gran cantidad de parados que tiene la ciudad hace que la gente no tenga ganas de involucrarse en el movimiento asociativo y vecinal. “Cuando no hay trabajo no hay ganas de nada, la gente no sale a la calle, y por mucho que exista un Consejo de Participación o el consejo de lo que sea, esas cosas en realidad no sirven para nada, porque es tal la situación de desesperación que hay que la gente no participa, ya que tiene otras cosas que de verdad les importa más”.

Jesús Palomo, por su parte, considera que se han puesto diversos mecanismos legales a disposición de la ciudadanía para que participe de una manera democrática y se involucre en los problemas de su ciudad. Sin embargo, coincide con Lola en afirmar que “no veo a la ciudad ilusionada. No sé si habría que darle más cancha a esos instrumentos participativos que tenemos en la ciudad, pero hay un pasotismo generalizado, no solo en el apartado vecinal, sino en general.

A colación de esto, Sebastián Peña considera que en esta desilusión tiene mucho que ver la política y los políticos. “Los vecinos están muy cabreados y hay zonas en donde no quieren ni oír hablar de la política”, apunta, a la par que critica “el gallinero” en el que se convierte el pleno municipal. “Sería bueno que los partidos, de una vez, vayan a una y que saquen lo que sea para adelante, porque es que esto no puede seguir así. Tenemos la ciudad de España con más paro y la gente ya no cree en nadie”.

Podemos

Hablar del hastío del ciudadano ante su clase política saca a colación el fenómeno de Podemos, que parece haberse convertido en el clavo ardiendo en el que se agarra el electorado defraudado ante tanta corrupción y malas maneras de hacer política, tanto a nivel nacional como local. ¿Qué opinan los tres sobre este partido?

En general, no lo ven con muy buenos ojos. Así, Jesús Palomo afirma que, si bien el movimiento del 15-M “me gustaba una barbaridad”, señala que “del 15-M a Podemos ha sido un tránsito que lo he llevado bastante mal. Veo que es ya más utopía que lo asambleario y lo participativo que tenía el 15-M”. Eso sí, considera que en las próximas elecciones van a dar un “sorpresón” ya que piensa que va a arañarle votos a los tradicionales partidos de izquierda en Jerez (PSOE e IU), y ni corto ni perezoso afirma sentirse “acojonado con este movimiento”.

Por su parte, mientras Sebastián Peña afirma sobre Podemos que primero necesita “que alguien me demuestre que va de verdad”, Lola Caravaca considera que le faltan “cimientos”, y, al igual que Palomo, cree que partidos como Podemos “van a dañar mucho a la izquierda”.

Asociaciones: subvenciones, juventud, mujeres y otros temas

Nos adentramos en el tema del movimiento vecinal y salta un tema espinoso, como es el de las subvenciones municipales a las asociaciones. No se convocan desde 2009, y Jesús recuerda que cuando esto pasaba “era algo excepcional”. Sin embargo, lo excepcional vemos que ha acabado convirtiéndose en algo normal. Jesús, que estuvo 10 años al frente de la asociación de Palos Blancos, señala que, sin ese dinero para poder sacar adelante proyectos y actividades, hay que ir “socio a socio”, indicando que “ahora estamos cogiendo comunidades de propietarios, porque es que no nos mantenemos, por mucho que antes se viera una aberración llegar a este extremo. Pero cuando veo una reunión de comunidad me desfogo diciendo los valores que tiene pertenecer a una asociación añadiéndole sólo 60 céntimos al mes en su cuota”.

"Es digno de estudio sociológico el por qué la juventud está metida en asociaciones de tipo eclesiástico y después en las nuestras no sabemos qué hacer para que acudan"

Sebastián, por su parte, recuerda que la federación estuvo a punto de cerrar debido a la supresión de la subvención, y señala que “cuando te quitan eso te lo quitan todo ya que te coarta de hacer talleres y demás actividades”. Y a cuenta de esto, recuerda que “en tiempos de Pilar Sánchez” una asociación recibió del Ayuntamiento “6.000 euros cuando ninguna ingresó nada”, por lo que a respuesta de la pregunta de si hay asociaciones de Primera y de Segunda, reconoce que “ha habido y hay”.

Otro tema que preocupa es el de la juventud y su poca participación en el movimiento asociativo y vecinal. Jesús Palomo afirma que en su barrio, a pesar de que tiene una población bastante joven, la juventud, esa que se encuentra en la franja de los 15 a los 20, no suele participar de las actividades que se proponen. “Hacemos cosas que creemos que tienen gancho y se nos arriman dos gatos”, lamenta, y pone el ejemplo del grupo de teatro de Palos Blancos. “El de infantil está a tope, el de adultos está a tope y el juvenil lo hemos tenido que cerrar porque no va nadie”. Eso sí, considera “digna de estudio sociológico el por qué la juventud está metida en asociaciones de tipo eclesiástico y después en las nuestras no sabemos qué hacer para que acudan”.

Lola Caravaca, por su parte, opina que los jóvenes “no tienen claro que desde una asociación de mujeres o vecinos se pueden hacer muchas cosas por Jerez, porque las reivindicaciones se llevan directamente con el Ayuntamiento. Pero no se sienten implicados, yo creo que lo mezclan mucho con la política, y es que política, por desgracia, es todo. Y la juventud le tiene mucho odio a la política, porque hombre, la verdad que lo que les hemos dejado no es digno de elogio”.

De lo que sí se sienten satisfechos es del involucramiento de la mujer en el movimiento asociativo. Así, Sebastián Peña considera que “menos mal que están muchas mujeres al frente de asociaciones de vecinos, porque si no el movimiento asociativo estaría cerrado”. Lola, que pertenece a un colectivo de mujeres, también destaca el papel que desempeñan en la actualidad, si bien reconoce que, en ocasiones “les cuesta mucho sacarlas de su ambiente del bordado o de las manualidades”, así como le gustaría que “nos uniéramos para trabajar juntas”.

Por último, preguntamos acerca del problema que consideran común en las barriadas y coinciden en señalar que la limpieza y el estado de las calles, señalando Sebastián que le llegaron a proponer a la alcaldesa que los propios vecinos administrasen sus barriadas, como se estaba haciendo con éxito en Ceuta. “El ciudadano del día a día lo que quiere es que lo que se arregle sea un boquete, el acerado, que su calle esté limpia… El vecino no quiere polideportivos, quiere que lo que hay esté bien”, opina Lola. Jesús, por su parte, piensa que el político debería recuperar “el cara a cara con el vecino o el representante vecinal”, ya que para un político “una barriada debería ser como un termómetro. No debería dejar pasar un mes sin preguntarle a aquellos que son el día a día del barrio”.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído