Emuvijesa cede un piso social a la familia desahuciada de calle Lechugas

img_20160616_212443.jpg
img_20160616_212443.jpg

La teniente de alcaldesa de Acción Social, Carmen Collado, reconoce que el asunto radica en un problema de "titularidad de la vivienda" entre los inquilinos y el propietario.

A finales de la semana pasada la familia Mora, vecina de la calle Lechugas, era noticia por ser desahuciada de su domicilio, el número 23 de dicha vía. El cabeza de familia, Manuel, incluso sufrió un accidente que a punto estuvo de costarle la vida, al acabar colgando desde la azotea de la casa tras atarse una cuerda en el cuello. La medida, desesperada, la tomó para exigir que acudiera el juez que decretó el desahucio, toda vez que defiende que no habían recibido ninguna notificación al respecto y que no han dejado de pagar los 28 euros mensuales del alquiler de renta antigua que paga desde los años 60.

Los hechos que rodean el asunto son turbios. Manuel acusa a la propietaria de la casa de haberse hecho con ella de manera fraudulenta cuando falleció su padre hace más de 40 años, y ahora sospecha que quiere especular con ella para venderla. Lo cierto es que la familia está durmiendo estos días en un hostal que les buscó el Ayuntamiento, que desconocía la situación por la que pasaba esta familia ya que según Carmen Collado, teniente de alcaldesa de Acción Social, no había acudido ni a los servicios sociales ni a la oficina de intermediación antidesahucio. Ahora, anuncia Collado que tras estudiar el caso y tener una reunión la familia con la empresa municipal de la vivienda, Emuvijesa, se les va a facilitar una vivienda social para que puedan vivir de manera temporal. 

Collado reconoce que la familia, compuesta por un matrimonio, sus tres hijos y un nieto, no está desestructurada y que todo radica en un "problema de titularidad de la vivienda", investigación que está llevando a cabo Emuvijesa. "Lo que sabemos es que Manuel pagaba la cuota -28 euros- por vía judicial y con constancia en el juzgado, pero es un tema tan complicado que no sabemos qué ha pasado. Los derechos del propietario están por un lado y los del inquilino por otro, y dice que no les llegaron los avisos o llegaron a otra casa".

Aunque el mismo día del desahucio la familia pudo llevarse algunas de sus pertenencias, todavía tienen muchas en el interior de la vivienda, gran parte distintas colecciones que Manuel vende en el rastro de la Alameda Vieja para llevar un dinero a casa, por lo que sigue a la espera de la autorización judicial que le permita recogerlas.

 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído