captura_de_pantalla_2015-11-29_a_las_19.05.53
captura_de_pantalla_2015-11-29_a_las_19.05.53

Los socialistas, con Miriam Alconchel a la cabeza, encaran con optimismo la campaña del 20-D: les avalan la serie histórica en la quinta ciudad andaluza, y el haber invertido la tendencia negativa tras el arrollador triunfo de Rajoy en 2011.

El PSOE ha ganado en Jerez en 8 de las 11 convocatorias de elecciones generales celebradas desde la restauración democrática. El abrumador triunfo de Felipe González en 1982 aún ostenta a estas alturas el récord como la mayor victoria en unos comicios en el quinto municipio andaluz: 56.004 votos cosechados. Aunque a años luz de aquellos apoyos, a la vista de los resultados del último ciclo electoral, las cada vez más próximas elecciones generales del 20 de diciembre tienen un cierto tinte color socialista. Siempre habrá quien ponga sobre la mesa el dato de las últimas municipales, en las que ganó el PP aunque finalmente tuviera que desalojar la Alcaldía, pero lo cierto es que el partido que dirige Miriam Alconchel –número 2 en la lista de Cádiz para el Congreso– en la ciudad ha conseguido en los últimos comicios invertir la tendencia negativa que se prolongó hasta las autonómicas de 2012. Después de aquello, han sido todo victorias: europeas de mayo de 2014 y otra vez andaluzas de marzo de este mismo año.

A nivel nacional, una encuesta de Metroscopia que publicaba este domingo El País deja abiertas todas las opciones de triunfo para el trío que lideran PP, PSOE y Ciudadanos. Ante la ausencia de sondeo a nivel local que diagnostique el estado del votante medio jerezano, habrá que conformarse con tirar de hemeroteca. Y en el histórico, el PSOE casi siempre ganó. Con una medida de participación del 69,9% de votantes llamados a las urnas –inferior en unos 3 puntos a la media nacional–, y un porcentaje de abstención del 30,1%, los socialistas han vencido en las generales de 1977, 1982, 1986, 1989, 1993, 1996 (en ellas Aznar se convirtió en presidente), 2004 y 2008. Solo perdieron las de 1979 (PSA), las de la reválida de Aznar (2000) y las últimas de 2011, que auparon a Mariano Rajoy a la Moncloa. En ambas ganó el PP. El castigo a Zapatero hace cuatro años no tuvo parangón. La diferencia entre populares y socialistas fue de un 19% de votos: 52.095 frente a 32.156. El resultado de participación registrado fue el peor de los últimos once años y el tercero más bajo desde la Transición. ¿Qué ocurrirá esta vez?

El abrumador triunfo de Felipe González en 1982 aún ostenta a estas alturas el récord como la mayor victoria en unos comicios en el quinto municipio andaluz: 56.004 votos cosechados

Según ha informado el Ayuntamiento, tras el pertinente pleno extraordinario para la elección de los componentes de las mesas electorales el próximo 20-D, el censo electoral de Jerez es de 165.400 electores, 1.726 más que en la última convocatoria de generales, que se celebraron el 20 de noviembre de 2011. En total, estarán habilitados 104 colegios electorales, 252 mesas, distribuidas en 10 distritos y 159 secciones. De los grandes distritos, graneros tradicionales de votos socialistas como La Granja o Delicias, y el mundo rural, depende el triunfo final del partido del puño y la rosa. Parece que poco a poco se impone el ala PSOE que empieza a entender el peso específico que tiene Jerez en los resultados finales del partido en el contexto provincial e incluso a nivel regional. Sin ir más lejos, la victoria de Susana Díaz en las últimas autonómicas se apuntaló en Jerez, donde los socialistas granjearon más votos que en Granada, con varios miles de habitantes más que esta ciudad.

Dos 'lideresas' y una victoria final clave

Tras el fiasco de mayo pasado, no se ve demasiado cómoda a la 'número 2' del PP provincial en la lista al Congreso del próximo 20-D, María José García-Pelayo. La líder de los populares en Jerez todavía mastica el agrio bocado de perder la Alcaldía aun sintiéndose ganadora de las pasadas municipales -algo parecido a lo que sintió Pilar Sánchez en 2003 cuando ella pactó con Pacheco-. Aun habiéndose esforzado en los últimos días por redoblar su presencia en la precampaña, el asedio de la Gürtel –a primeros de año se da por hecha su comparecencia como imputada– y las malas perspectivas electorales del PP –al que no le valdría una simple victoria para seguir gobernando la Nación– no permiten vivir este nuevo trance electoral con entusiasmo ni optimismo. Casi con total seguridad en 2016 habrá renovación en la cúpula del PP local y todo apunta a que será Antonio Saldaña el que asuma las riendas del partido tras doce años de Pelayo como presidenta. Curiosamente, como su 'jefa', Saldaña también pasaría de ostentar un cargo orgánico relevante a nivel provincial (es secretario provincial) a dirigir el partido en la ciudad. Volver a perder, ahora en las generales, sería sin duda una amarga despedida política para Pelayo. Otra cosa sería que lograra meter cabeza en el Congreso y que resolviera favorablemente el mal trago de la pieza jerezana de la Gürtel. En política, ya se sabe: todo es posible.

En el otro lado de la balanza, está Miriam Alconchel. También abogada, igual de disciplinada que Pelayo. Pero a ella ahora no solo le avalan los resultados de la serie histórica del PSOE en las generales en Jerez, sino también el torniquete que ha puesto el partido a nivel nacional a la sangría de votos que desencadenó el triunfo de Rajoy hace cuatro años. Más que al PP, con un voto generalmente fiel en la ciudad, los socialistas miran con recelo la emergencia de Ciudadanos y temen cómo les pueda afectar la irrupción del partido de Rivera a la hora de absorber parte de sus votos fluctuantes. Particularmente, la secretaria general de los socialistas vive un momento político dulce. Con un control más o menos férreo del aparato, la mayor agrupación de la provincia, ha pasado de ser concejal tras el descalabro de Pilar Sánchez en 2011 a delegada territorial de la Junta de Andalucía y ahora candidata al Congreso. Una carrera meteórica avalada por un respaldo sólido de los pesos pesados del partido a nivel autonómico y provincial. Su más que probable salto a la Carrera de San Jerónimo, supliendo precisamente a Mamen Sánchez, seguro que le hará olvidar la decepción de no haber podido ser la candidata a la Alcaldía en mayo de 2011. Su continuidad al frente de la secretaría general se da casi por hecha a partir de la reválida del año que viene.

Al margen de las dos lideresas y del futuro a corto y medio plazo de los partidos que gestionan, también será clave el 20-D respecto de lo que ocurra a partir de enero en el Ayuntamiento y en su gobierno municipal. Una victoria socialista reforzaría en gran medida el proyecto político de la alcaldesa, Mamen Sánchez, muy cercana a Pedro Sánchez tras su década y media en el Congreso. Además, habría que ver los movimientos que se desencadenan en sus socios de investidura, Izquierda Unida y Ganemos Jerez, quienes siempre han dicho con la boca pequeña que cualquier posible entrada en el gobierno de la ciudad iba a estar condicionada a los resultados de las generales. Sin duda, una convocatoria electoral apasionante en la que se deciden muchas más cosas aparte, por descontado, del futuro de España.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído