Sol Sánchez, portavoz de Unidad Popular y ATTAC España, alerta de cómo el TTIP afectará directamente a la ciudadanía, y cree que es posible saldar la deuda de 1.000 millones de la ciudad sin seguir las indicaciones de Montoro.

Un trabajador normal sufriría una pérdida de derechos laborales y sociales básicos, cualquier consumidor se encontrará con hormonas, pollos clorados o carnes tratadas con antibióticos porque no podrán distinguir y elegir libremente qué consume, no sabrá si son transgénicos o no; también afectará a los derechos digitales, a la privacidad se comercializará con los datos privados de los individuos; los medicamentos encarecerán, las patentes se ampliarán en el tiempo… En definitiva, cualquier parcela de la vida se verá perjudicada alser firmado el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones, TTIP. Al menos eso considera y defiende desde el 2013 Sol Sánchez, portavoz de Unidad Popular y ATTAC España. Según Álvarez, "lo que se pretende con este acuerdo es que las grandes corporaciones transnacionales acumulen más poder y beneficios en detrimento de los derechos de los ciudadanos, las pymes y los pequeños comerciantes que se van a ver laminados por estos monstruos”.

En una entrevista concedida a lavozdelsur.es, denuncia que el Gobierno en funciones es uno de los pocos que pide celeridad y rapidez para la firma en Bruselas “saltándose sus competencias”. Sánchez alerta de que el TTIP prevalecería por encima de las constituciones de los países y de la propia Unión Europea, de modo que “cualquier política que se quiera hacer progresista con un cambio de gobierno a favor de la ciudadanía se puede ver comprometida por estos tratados”. En Alemania las mayores manifestaciones desde la II Guerra Mundial se han desencadenado contra este tratado, sacando a cientos de miles de personas a la calle. Mientras, la portavoz de Unidad Popular no culpa a la ciudadanía de que en España no suceda lo mismo. A su juicio es muy difícil informarles sobre sus consecuencias. “El déficit democrático de este país se mide sobre todo por la información. Aquí la gente no protesta contra el TTIP porque no está siendo informada. En sitios como Alemania está en los telediarios de máxima audiencia un día sí y otro también. Aquí lo máximo que hemos logrado han sido ocho minutos en un programa y un par de cortes de dos minutos de un telediario, después de trabajar en esta campaña desde el 2013”, lamenta.

En cuanto a las críticas que levantó Sánchez cuando declaró que habría que nacionalizar Repsol, Iberdrola y Endesa, continúa defendiendo su postura: “Habría que revertir las privatizaciones que han demostrado ser completamente ineficientes e ineficaces porque se suponen que esas privatizaciones se hicieron para mejorar un servicio, que no han obtenido los resultados esperados”. Cree que los sectores estratégicos que comprometen la supervivencia y el bienestar de toda la sociedad “no deberían estar supeditados al lucro privado de empresas que, además, operan tranquilamente en paraísos fiscales y deberían tener la bandera pirata”, aunque en todo momento evita la palabra “mágica” nacionalizar.

“Hay dos PSOE, el que firma en Bruselas con el PP y el que se opone a la firma y está al lado de los movimientos sociales, de la clase trabajadora y de la gente”

¿Es posible que un Ayuntamiento como el de Jerez haga frente a una deuda de 1.000 millones? Ante esta cuestión, la respuesta es contundente y cita como ejemplo el Ayuntamiento de Madrid: “Se puede pagar la deuda de 1.000 millones sin llegar a declararla ilegítima, ni con impagos y demás, solamente gestionando adecuadamente se puede hacer bajar, y sin atender a las indicaciones de Montoro”. No obstante, insta a que las deudas de todas las instituciones y de todos los gobiernos que al menos sean sospechosas “porque es un derecho de la ciudadanía conocer a qué se debe esa deuda, normalmente las deudas están generada por cosas que no benefician a la sociedad, tenemos mucha corrupción en este país”, remacha.

Sánchez también hace hincapié en "el problema de España con Venezuela", sin obviar el conflicto "bastante grande" existente entre diferentes actores del país latinoamericano. “Tenemos aliados como Arabia Saudí que un día sí y otro también bombardean hospitales de Médicos Sin Fronteras matando y asesinando a muchísima gente y, sin embargo, estamos hablando de Venezuela donde, evidentemente, tienen problemas pero que yo sepa no se están bombardeando hospitales”.

En relación al panorama político de la izquierda en, Sol Sánchez defiende la unión de Podemos e IU, la portavoz de Unidad Popular, cree que es el camino, “si no estamos unidos el PP seguirá arrollándonos con sus políticas”. “Seremos muy puros, pero yo personalmente para derogar las reformas laborales, pactaría hasta con el diablo”. Para ella, lo principal es acabar con las “leyes represoras”, la Ley de Seguridad Ciudadana, la modificación del Código Penal, aquellas que "aplastan a la clase trabajadora”. Por tanto considera que la delicada situación del PSOE, “perjudica el proyecto de cambios de políticas de capitalismo salvaje”. Y mantiene la existencia de dos partidos socialistas diferentes: “Hay dos PSOE, el que firma en Bruselas con el PP y el que se opone a la firma y está al lado de los movimientos sociales, de la clase trabajadora y de la gente”.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído