El PP defiende mantener el 'botellódromo' pese a que en 2012 lo consideraba un "modelo fracasado"

botellodromo-300x168.jpg
botellodromo-300x168.jpg

En noviembre de 2009, entonces como principal grupo de la oposición, el Partido Popular aseguraba que el botellódromo no cumplía la ley y era peligroso. En aquel momento, la concejal popular Lidia Menacho denunció también que el gobierno municipal (PSOE entonces) dijo que el botellódromo actual "iba a ser una medida provisional" y, sin embargo, sigue funcionando casi tres años después. "Los vecinos han exigido en numerosas ocasiones que se convoque la mesa por la convivencia, que no se ha reunido ni una vez en los dos últimos años. E incluso se trata de un problema sobre el que ya están pidiendo soluciones desde el sector de la hostelería". En julio de 2012, ya en el poder municipal y tras el asesinato del joven Jairo Gómez, el PP mantuvo que era un modelo "fracasado" y en esa misma valoración apostó por "ofrecer otras alternativas a los jóvenes".

Esta semana, en cambio, para responder a las críticas del PSOE, el gobierno local ha cambiado su estrategia y lo que antes era negro hoy es blanco: "En una acción conjunta de varias delegaciones municipales, este gobierno, a diferencia del anterior, que tenía aquello como un solar y sin ningún tipo de prestaciones, ha acometido una serie de actuaciones en el botellódromo que han supuesto una mejora de la seguridad a la hora de prevenir incidencias y a asegurar una mejor convivencia entre los centenares de usuarios de este recinto". Por supuesto, la delegada municipal de Juventud y Educación, Lidia Menacho, mucho más centrada como siempre en sus ataques a la Junta (PSOE-IU) que en su parcela de gestión local, no ha dicho esta boca es mía sobre un asunto siempre recurrente pero que no termina de atajarse.

¿Qué hacer con el botellódromo? A la vista de la iniciativa y la gestión municipal, este espacio parcialmente acotado para el consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública se mantendrá. La propia alcaldesa, María José García-Pelayo, ha llegado a asegurar públicamente que "la seguridad está garantizada". Javier Durá llegó esta misma semana a asegurar que los tribunales han avalado el dispositivo de seguridad municipal en el recinto, como evidencia la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia de Andalucía (TSJA) en el recurso de apelación interpuesto en el denominado en los medios de comunicación crimen del botellódromo. Dicha sentencia, dictada en fecha 30 de junio de 2014, viene a confirmar en su fallo la absolución del Ayuntamiento de Jerez como presunto responsable civil subsidiario en el caso y "a ratificar, por lo tanto, que el dispositivo municipal cumple las medidas generales de seguridad e higiene en el recinto". En la sentencia, recordó el delegado de Seguridad y Recursos, se afirma que "conforme a la Ley 7/2006 del Parlamento de Andalucía, la habilitación de un espacio o zona para el denominado botellón, donde se permita el consumo de alcohol al aire libre, era una opción a adoptar por cada municipio que llevaba la adopción de determinadas medidas de seguridad (…) La habilitación de un espacio de ocio al aire libre no es un servicio público". Por ello, "la acción de las autoridades competentes en materia de seguridad no puede trasladarse a prevenir conductas individuales y puntuales, sino que deberá versar sobre la prevención de riesgos derivados de aglomeraciones de personas, sobresaturación del espacio o insuficiencia de los accesos o de medidas generales de seguridad e higiene".

No obstante, en julio de 2012, tras el crimen de Jairo, la propia Lidia Menacho insistió en que el botellódromo de Jerez, "donde pueden llegar a concentrarse cerca de 1.500 jóvenes los fines de semana, cumple la legislación en cuanto a servicios higiénicos y seguridad". Una seguridad que no evitó las puñaladas que acabaron con la vida de este joven jerezano. Sin embargo, la dirigente popular defendió entonces la idoneidad del número de agentes que se encargan de la vigilancia en el botellódromo, dos o tres patrullas de forma permanente y un número similar de patrullas de apoyo. Eso sí, Menacho aseguró que "el futuro del botellódromo dependerá de las decisiones que se tomen en el Consejo Local de la Juventud, que aún no se ha constituido y que se espera pueda dar sus primeros pasos en septiembre. Ese será el órgano en el que discutir este tema, donde se verá qué es lo quieren los jóvenes". Más de dos años después de aquellas declaraciones, dicho consejo ni se ha constituido y, por supuesto y obviamente, no ha opinado sobre el futuro del controvertido botellódromo.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído