El penúltimo servicio del jubilado agente Garcés

policia_cartera500eu.jpg
policia_cartera500eu.jpg

José Antonio, recién retirado de la Policía Nacional tras 37 años en el Cuerpo, encontró junto a su esposa Araceli una cartera olvidada con 500 euros en la estación de autobuses de Jerez. Por suerte, pudieron encontrar a su propietaria y devolvérsela.

Hace apenas 15 días que se jubiló, pero ni por esas descansa un policía. Porque, como en el Cuerpo reconocen, uno es policía siempre. José Antonio Garcés, de 65 años, y su esposa Araceli Carrión se disponían días atrás a tomar un autobús con dirección a Cádiz, el exagente tenía que arreglar unos papeles derivados de su jubilación. Fue entonces cuando Araceli descubrió en los cuartos de baño de la estación de autobuses un monedero negro. Estaba sobre uno de los lavabos, por lo que tenía pinta de haberse quedado allí por un descuido de su propietaria.

Enseguida se lo dio a su marido, quien tomó nota de la identidad de la mujer, una ciudadana de nacionalidad colombiana, descubriendo además que la cartera contenía nada menos que 500 euros. Tras dar parte del hallazgo a la comisaría de Jerez, por vía telefónica, y tras comunicarlo también a la seguridad privada de la estación, se dieron cuenta de que en una de las dársenas había una mujer que se parecía físicamente a la de la fotografía del DNI encontrado en la cartera. “Me acerqué a ella y le pregunté por su nombre. Al principio se sobresaltó, pero cuando le dije que había encontrado su cartera se llevó una alegría enorme”, señala José Antonio.

Lo cierto es que la mujer ni se había dado cuenta de que se había dejado el bolso en un descuido, señala el matrimonio, pero al darse cuenta de la situación y a punto de tomar un autobús, se dio cuenta de la gran ayuda que le habían prestado. “Enseguida nos abrazó y se puso a llorar”, explica Garcés, que añade que “la mayor satisfacción fue solucionar el problema in situ”.

Tras 37 años de servicio, muchos de ellos en la unidad de motos y los últimos en automoción, cuidando la flota de vehículos del Cuerpo, el veterano agente señala que “estos momentos son los que compensan otros malos y las noches de guardia y las navidades trabajando”, recordando también otro caso, esta vez en Madrid, cuando devolvió a su madre a un niño que se había perdido en un parque. Por eso, y porque durante más de media vida se ha dedicado a ayudar y a proteger a los demás, resta mérito a su acción. “Esto lo habría hecho cualquiera”. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído