El luminoso de La Luna Nueva, roto. FOTO: NATI MONTAÑO.
El luminoso de La Luna Nueva, roto. FOTO: NATI MONTAÑO.

"Anoche nos rompieron el luminoso, el foco de iluminación y nos llenaron la fachada de mierda humana. Puedo pensar que es vandalismo indiscriminado, no quiero pensar que haya gente a la que le molesten las librerías". Así denunció Nati Motaño a través de Facebook cómo terminó en la noche del pasado sábado 15 de diciembre el luminoso de La Luna Nueva, en calle Eguilaz. Y es que lo que pareció resultar clave para sufrir este acto de vandalismo fue la ubicación de esta mítica librería jerezana.

Según Alejandro González, presidente de la Asociación de Vecinos del Centro Histórico de Jerez, es común que cada año en Jerez —en periodo de Zambombas— se concentre un "botellón gigantesco" en la zona de plaza Clavo, calle Tornería, Judería y Eguilaz. "Demasiado poco pasa con la que se puede formar. En ese enclave no puede entrar ni la ambulancia ni los bomberos ni nada", expresan los vecinos del centro histórico de Jerez. Además de las incidencias comunes que provocan esta fiesta jerezana que cada año se masifica más (ríos de orina en enclaves concretos, botellas rotas en las plazas, turismos aparcados sobre la acera que incluso taponan la entrada a alguna vivienda...), se suman los actos vandálicos como es el destrozo de parte de este negocio local.

"Pero la Policía no actúa y tampoco hay un dispositivo en la zona. El bando de las Zambombas no se cumple en ningún momento y no se están poniendo los medios para sostenerlas", denuncian desde la Asociación de Vecinos del Centro Histórico de Jerez. "Cada año va a peor, sobre todo porque se permiten comportamientos que no se deberían permitir, cosas que hace la gente escudándose en una Zambomba", concluye González.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído