circo_5
circo_5

Activistas protestan en Jerez contra el gran circo Alaska, que ha estado instalado diez días en terreno público, por hacinar elefantes y tigres salvajes en remolques y emplearlos en su espectáculo. Reclaman que los animales dejen de ser un "reclamo comercial". 

Cádiz fue declarada hace unas semanas ciudad libre de circo con animales en el pleno municipal. Una tendencia que viene siguiéndose en numerosos grandes municipios del país, especialmente desde el giro a la izquierda en sus ayuntamientos. Jerez es diferente. El pleno del Ayuntamiento, en mayo de 2013, abordó esta propuesta a instancias de Izquierda Unida pero los votos del Partido Popular la tumbaron. Hasta el fin de semana pasado el municipio ha albergado, en terreno público, al gran circo Alaska, el cual utiliza en su espectáculo animales salvajes que, entre función y función, se encuentran hacinados en terribles condiciones, como puede observarse en las imágenes que acompañan a esta información. Así lo ha puesto de manifiesto un grupo de activistas de la provincia que se han manifestado el pasado fin de semana a las puertas del circo para protestar contra shows circenses que emplean fieras en sus exhibiciones y contra los ayuntamientos que autorizan estas prácticas concediendo las pertinentes licencias.  

Al grito de Circos sí, pero sin animales Jerez dice no a los circos con animales, portando carteles con imágenes que muestran las terribles condiciones en las que se encuentran lo que en los carteles del espectáculo son 'elefantes gigantes' o 'tigres de bengala', los animalistas han repartido folletos y han protestado delante de quienes hacían cola para retirar sus entradas y para acceder a la carpa del Alaska, en la zona donde se instalan las atracciones durante la Feria del Caballo. "Algunas personas con niños dieron marcha atrás y no entraron a la función tras ser informados", han asegurado en un comunicado colgado en Facebook. "Los animales del circo viven esclavizados toda su vida, pasando la mayor parte de sus vidas encadenados o en pequeñas jaulas donde no tienen casi movilidad, saliendo en la mayoría de los casos sólo para realizar los trucos que les han enseñado de forma antinatural, con palos, ganchos e incluso con descargas eléctricas", explican. Es simple: "Un tigre nunca pasaría por un aro de fuego, enemigo natural de todos los animales, ni un elefante saltaría a la comba, comportamientos totalmente antinaturales".
Si observan las fotos, el elefante, gigante en la publicidad del circo, apenas busca con su trompa la luz del día, recluído en su diminuto remolque. Al igual que dos tigres, hacinados en una jaula en la parte de arriba de otro remolque. "
Los animales de los circos están constantemente viajando, haciendo miles de kilómetros, en remolques en los que no tienen espacio para moverse, muchas veces sin agua ni comida y en condiciones pésimas de ventilación, por lo que muchos mueren en los traslados", aseguran desde un colectivo que exige que los animales dejen de ser un "reclamo comercial". "Debemos abandonar los hábitos de divertirnos a costa de ellos", ya que, entienden, "hay muchas opciones de diversión para un circo, como malabaristas, payasos, trapecistas, magos, animadores infantiles y un sinfín de atractivos números". Circos de prestigio mundial como el del Sol abolieron la esclavitud animal. "Eso es lo que debemos trasmitir a nuestra sociedad y lo que deben mostrarle los padres a sus hijos a la hora de conocer mejor a todos los animales que comparten el planeta con nosotros", reclaman. 

En la propuesta que hace casi dos años y medio abordó el pleno municipal, la Corporación aprobó por unanimidad su primer punto, "manifestar el compromiso del Ayuntamiento de Jerez de la Frontera con los principios éticos, sociales y medioambientales y con el respeto a no ocasionar sufrimiento a los animales". En cambio, los tres puntos restantes fueron rechazados por el PP, por lo que Jerez no fue en aquel momento declarada ciudad libre de circos con animales.

La propuesta recogía: "Declarar que este Ayuntamiento es contrario a la exhibición de animales salvajes en circos que se encuentren de manera permanente o temporal en nuestro municipio con independencia del lugar de residencia de las personas propietarias o poseedoras de estos; no permitir la entrada e instalación en esta localidad (tanto en terrenos privados como públicos) de animales salvajes de circos, aunque éstos no participen en el espectáculo circense, como forma de garantizar la seguridad ciudadana ante posibles escapes; y comunicar el presente acuerdo al Colectivo Andaluz Contra el Maltrato Animal y Medio Ambiental, a la Federación de Municipios y a la Junta de Andalucía y otras partes interesadas para sus efectos oportunos”.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído