El aterrador secreto (o no) de la Casa del Coronel

De cuando en cuando, la Casa del Coronel se asoma por la red recordando su enigmática presencia próxima al aeropuerto de Jerez, antigua base militar

p1241582_tonemapped_edit.jpg
p1241582_tonemapped_edit.jpg

Parece como sacada de un cuento de terror gótico. La arquitectura estilo británico, el efecto de la madera en la fachada y los tejados a dos aguas no es lo que la hace inquietante. No es solo eso, mejor dicho. Es esa misteriosa veleta, son esos ventanales ciegos, es esa barandilla de un balcón desolado. Es el jardín revuelto, con los árboles pelados como con ramas formando muecas grotescas. De cuando en cuando, la Casa del Coronel se asoma por la red recordando su enigmática presencia próxima al aeropuerto de Jerez, antigua base militar. Es lo que tienen las leyendas, que se van engordando sin que pocos hagan algo por frenarlas. La historia se repite. Alguien cuelga en un foro jerezano de Facebook una foto denunciando el estado deprimente del viejo caserón y se reabren las historias, algunas del más allá que hablan incluso de psicofonías dentro del señorial inmueble.

Aumenta el clima de peli de terror el blog Abandonalia, que se dedica a penetrar en lugares abandonados por toda la geografía española (y alrededores, especifica). Su autor hizo parada hace algunos años en la Casa del Coronel. Las imágenes que captó del exterior e interior de la mansión invitarían al mismísimo Amenábar a rodar la segunda parte de Los otros. El escenario hasta podría pasar por el motel Bates o en su buhardilla bien podría refugiarse en la oscuridad la niña Medeiros de Rec. Para poner algo de cordura (o no) está Eduardo Velo García, quien en su blog Jerez Intramuros escribe: "El chalet del coronel es un edificio de estilo inglés construido en la época de la posguerra como residencia del comandante jefe del entonces Aeródromo Carlos Haya y popularmente conocida como Base Aérea de la Parra".

"La residencia del coronel -abunda- se estableció en un chalet cercano, aquella casona escondida entre arbustos y frente a la Base, junto a la capilla de la Virgen de Loreto y con un cierto aspecto misterioso cuando la oscuridad de la noche se apoderaba de todo el recinto militar. Por allí pasaron los Ansaldo, Paternina, Izquierdo, Chillón, Goy, Astruc y tantos aviadores que estuvieron al mando de la Base. Varias generaciones de jerezanos hicieron guardias en aquel castrense edificio enclavado en los antiguos terrenos de la Parra, cercano, también, a aquel Cristo de Chaveli, perdido entre vegetación y que tantas veces nos sorprendía cuando viajábamos en tren camino de Sevilla".

Hace ahora 22 años que las instalaciones militares quedaron clausuradas -dando paso a la terminal civil que hoy conocemos- y la casona del Coronel fue pasto de la desmemoria y el paso del tiempo, engrandeciendo su leyenda y su fachada que invita a fabular todas las teorías más aterradoras emanadas principalmente del mundo del celuloide. Su chimenea de ladrillo coronada con madera, sus chirriantes peldaños en sus escaleras de madera, aquella buhardilla donde habita el olvido... Un bufé para los amantes del género. "... En medio del bosque de chopos y eucaliptos, acrecentando su tenebrismo con la banda sonora del rugido de los aviones del cercano aeropuerto", escribe Velo.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído