Ayuntamiento y Junta trabajan en un Plan Director del conjunto monumental y la muralla almohade de Jerez, con más de 900 años de historia, para establecer estrategias de conservación, intervención y definición de usos. El año pasado visitaron este atractivo turístico unas 63.000 personas.

Potenciar el conjunto monumental del Alcázar de Jerez como referente cultural y turístico de primer orden. Es el objetivo que ha señalado en rojo en su agenda el teniente de alcaldesa de Urbanismo, Patrimonio, Dinamización Cultural y Seguridad, Francisco Camas, quien ya trasladó a la junta de gobierno local para su aprobación un convenio de colaboración entre el Ayuntamiento y el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico (dependiente de la Junta de Andalucía) para la redacción de un Plan Director de este patrimonio, junto con la muralla urbana de la ciudad, con más de 900 años de historia. El convenio articula la colaboración científica entre ambas Administraciones para la redacción de este documento en el que tras una fase de análisis y diagnóstico se establecerán las estrategias de conservación, intervención y definición de usos en el conjunto monumental del Alcázar y la muralla almohade. De entrada, Camas ya ha avanzado que su objetivo es optimizar la gestión de este patrimonio y, para ello, adelanta que habrá visitas nocturnas teatralizadas en verano (algo que, por ejemplo, se lleva a cabo en el conjunto arqueológico de Baelo Claudia, en Bolonia) y una exposición permanente de pintura en los salones nobles del Palacio de Villavicencio, integrado en el recinto amurallado. 

Camas, que ha destacado la "importancia singular de este Plan Director que posibilitará mejorar la conservación, poner en valor y optimizar la gestión de un conjunto monumental", entiende que ahora mismo "es clave para nuestra ciudad conocer de manera exhaustiva los problemas y oportunidades que nos brinda un patrimonio tan rico y singular, ya que es un activo socioeconómico y cultural de primer orden. Este Plan nos ayudará en ello”. Uno de los aspectos esenciales del documento es la redacción de criterios de programación de futuros usos y actividades que deben ser adecuados a su valor y nivel de protección patrimonial. 

Referente turístico

El Alcázar es uno de los atractivos turísticos más visitados de la ciudad, en el que se realizan eventos tan importantes como Vinoble, conciertos en verano y es sede de numerosas exposiciones y muestras. En el año 2016, según los datos reportados por el Ayuntamiento, recibió 63.449 visitantes, lo que supone un 5,05% más que en 2015 a pesar de que durante un mes el monumento estuvo cerrado por la celebración de la última edición del salón internacional de los vinos nobles. "Estamos trabajando para mejorar tanto el monumento como la experiencia de las personas que lo visitan. Queremos tener visitas nocturnas teatralizadas en verano y una exposición permanente de pintura en los salones nobles del Palacio de Villavicencio", ha abundado Camas, quien también asegura que, "siendo como es el Alcázar un referente cultural de primer nivel, hemos decidido también incluir proyectos en los fondos europeos Edusi, que lo mejorarán sustancialmente".

El Alcázar y la muralla urbana son bienes integrantes del Patrimonio Histórico de Andalucía con un entorno cultural que cuenta con más de nueve siglos de historia. En 1931 son declarados Monumento Histórico Artístico Nacional, contando actualmente con la categoría de Bienes de Interés Cultural con la categoría de monumentos, siendo un referente para la localidad y su comarca. Desde el año 1968 el conjunto de edificaciones, espacios interiores y aledaños y el recinto amurallado del Alcázar pasan a ser de nuevo de titularidad municipal y desde entonces se han realizado intervenciones de rehabilitación y restauración, con criterios más o menos científicos, encaminados a preservar y recuperar sus valores históricos, arquitectónicos, arqueológicos, defensivos y artísticos. Las intervenciones, por tanto, han sido muy variadas y numerosas sobre todo en el Alcázar. 

Por otro lado, existen zonas en las que sólo se ha intervenido a niveles de actuaciones preliminares de demoliciones y limpieza, estando pendiente los estudios previos a nivel arqueológico y arquitectónico. El estado de conservación en el que ha llegado a nuestros días, a pesar de las numerosas intervenciones realizadas, es claramente deficitario, especialmente por el estado de abandono en el que estuvo el conjunto durante buena parte de los siglos XIX y principios del XX.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído