que_penita
que_penita

El coro de Julio Pardo y la chirigota de Écija son las únicas agrupaciones capaces de poner calidad en una sesión marcada por la mediocridad de las actuaciones.

Como el popurrí de una buena chirigota avanza el concurso sin que nadie se dé cuenta de que tan sólo restan seis sesiones para que se acabe la primera de las cuatro fases que componen cada año el COAC... y es que ya no habrá más domingos con coplas de adultos en el Gran Teatro Falla. Pero si por algo se caracteriza el número trece es por la mala suerte, y los aficionados que han acudido a la 13ª función de preliminares lo han podido comprobar en sus carnes. No es, precisamente, uno de esos días que vayan a crear afición al carnaval.

El encargado de abrirla, el coro de Julio Pardo y Antonio Rivas -los autores que más primeros premios acumulan de toda la modalidad- llega con el carnaval a cuestas, pues representa a la inspiración de los autores del propio carnaval. Don Taratachín busca agradar a los aficionados con una apuesta alegre y la promesa de cantar cuatro popurrís diferentes. Gracias a ellos, dicen, hubo pelotazos, cajonazos y agrupaciones que permanecen en el recuerdo de todos. Habrá que esperar a los siguientes pases, aunque de momento han dejado buenas sensaciones. Como casi siempre, vaya.

Precisamente para recordar cuánto queda de concurso podría servir la chirigota de Los Palacios y Villafranca con letra de Javi Aguilera, Los que siempre pasan página. Unos almanaques un poco extraños (King-Jong Un, sobre todo, chirría más que Wally en el Bernabéu) de los que se ponían hace años en las cocinas. Pasodoble de amor a Andalucía y Cádiz y en defensa de las agrupaciones que, como la chirigota del Selu, recibieron críticas por cantar para partidos políticos. Una tanda de cuplés algo más discreta y un popurrí en el que destaca la Virgen del Rocío con visos de vomitar se convierten en lo más destacado de su actuación, vitoreada por el numeroso público llegado desde Sevilla.

La primera comparsa de la noche, a pesar de venir también de Sevilla, llega hasta repleta de la nieve de La cumbre que busca alcanzar. Afinados, con dos cuplés mejores que los propios pasodobles -en los que destaca, sobre todo, la bonita música-, pueden estar en la pelea por alcanzar los cuartos de final de un concurso en el que la presencia hispalense aumenta con cada edición. Escuchable, como diría más de uno.

Hoy es sesión de cuarteto, pero qué cuarteto. Madre mía… La madre Naturaleza con sus hijos: animales, bosque y ser humano, le ponen toda la voluntad que pueden, pero el problema se arreglaría con una familia sincera y unas amistades que les advirtieran del escaso (siendo generosos) nivel. Cacique (Kichi) con coca cola, los polos derretidos… Un despropósito.

El carnaval llora con una sesión que no pasará a la historia, desde luego, y ni una agrupación que lleva por nombre La octava maravilla es capaz de salvarlo. La esencia de la fiesta es defendida por este grupo joven que, subido a una carroza, se atreve a innovar…sin demasiado éxito. Un cuplé serio para homenajear a Manolo Cornejo es el culmen de una agrupación que muy mal se tiene que dar el concurso para que vuelva en cuartos (y ni aun así...).

La cabeza de serie, ¡Ojú qué penita de patio!, progresa adecuadamente tras ser una de las sorpresas del pasado concurso y entrar en cuartos de final en su primera participación como grupo. Los niños del colegio Salesiano de la Trinidad, bastante contestones con el profesor de gimnasia, dejan un buen sabor de boca con un pasodoble de agradecimiento a Cádiz y otro en el que relatan la historia de un pequeño que ansía pasar tiempo con sus padres sin reproches tras el divorcio. Un cuplé gracioso -su madre encuentra todo, incluso el gorro perdido de Martínez Ares- y ya tienen al Falla en el bolsillo. A partir de ahí, es un juego de niños para ellos. Volverán la semana que viene.

Y, como de costumbre, el teatro se queda medio vacío para la última agrupación, que en este caso viene desde Almería. El incomprendido resulta ser Asurancetúrix, un personaje de Astérix y Obélix conocido por ser un pelmazo aunque él piense que es genial... Claramente, se equivocan con el tipo... y en las letras, aunque no cantan mal. Llegan desde la otra punta de Andalucía y se nota el trabajo, pero ahí se va a quedar.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído