CSIF, SIP y CGT: "No nos vamos a prestar al juego sucio del gobierno municipal"

manifestacion_sip-5.jpg
manifestacion_sip-5.jpg

El Ayuntamiento asegura que con su ausencia en la mesa de negociación "demuestran su nula voluntad de negociar asuntos de gran importancia".

A la sexta no fue la vencida. Este viernes estaba convocada de nuevo la mesa general de negociación del Ayuntamiento pero a ella no han llegado a presentarse ni SIP, ni CGT, ni CSIF. En esta cita estaba previsto hablar de la incorporación de la cláusula de estabilidad laboral en el acuerdo-convenio del Ayuntamiento, lo que permite al trabajador elegir entre incorporación o indemnización en el caso de que sean despedidos y el proceso sea declarado improcedente. El gobierno local asegura que esta petición cuenta con el beneplácito de la ATMJ, CCOO y UGT y con más de 500 firmas de trabajadores municipales.

“Demuestran que parece no interesarles la estabilidad laboral de más de la mitad de los empleados municipales, faltando claramente a la verdad cuando dicen que esta cláusula ya estaba contemplada en anteriores convenios”, sostiene el ejecutivo socialista, que señala que “es rotundamente incierto y sólo hay que leer los convenios anteriores, y el actual, para comprobar que hasta ahora no hay cláusula alguna que otorgue al trabajador la facultad de elegir entre incorporación o indemnización”. Antonio Saborido, delegado sindical de CGT, apunta que “la ley no permite” incluir la cláusula de estabilidad. “No tiene sentido que nos digan que modifiquemos el acuerdo-convenio para incluir esta cláusula”. Por eso pide al Ayuntamiento que “se comprometa por escrito a que no habrá un ERE –Expediente de Regulación de Empleo– ni un ERTE –Expediente de Regulación Temporal de Empleo–”.

Otro caballo de batalla, quizás el más grande, es la adaptación del cuadro horario municipal a las 37,5 horas semanales que pretende implantar el Ayuntamiento y a la que se oponen los tres sindicatos díscolos. “Deberían ser serios y rigurosos cuando hablan de la jornada de 37,5 horas, por cuanto lo cierto es que está contemplada en el actual acuerdo-convenio que apoyó la CGT y el SIP”, sostiene el gobierno local en un comunicado.

“No nos vamos a prestar al juego sucio del gobierno municipal, no hay propuesta, el cuadro horario nos dice que trabajaremos 37,5 horas, eso lo tenemos en el convenio y no lo vamos a cambiar”, señala Antonio Saborido, de CGT. “Para negociar hay que tener voluntad, no recortarnos cosas que tenemos recogidas en convenio”, añade Saborido, que cree que el de Jerez es “un gobierno antiobrero”. Julián Calvo, delegado sindical del CSIF, señala: “Si Susana Díaz ha dicho que las va a quitar –las 37,5 horas semanales a los empleados públicos–, ¿la alcaldesa qué va por libre? Le echa la culpa al PP, pero lo que tiene que hacer es no aplicarlas, ya que no las está aplicando ningún ayuntamiento de la provincia”.

El otro punto polémico a tratar en la mesa de negociación es el referente al artículo 27.1 del acuerdo-convenio, referente a los trabajos fuera de la jornada laboral, y que recoge que estos “servicios extraordinarios” no pueden cobrarlos aquellos empleados que ocupan “un puesto que implique el ejercicio de funciones de jefatura o dirección”. Esta cuantía, recoge el citado artículo, no tendrá el carácter de fija ni periódica, y estos servicios serán “voluntarios”, salvo “en los supuestos de fuerza mayor, caso fortuito o estricta necesidad motivada, en cuyo caso tendrán carácter obligatorio”. El gobierno local, dice, no entiende que CGT, CSIF y CGT “se busquen como excusa que debe ser en otra mesa donde se trate –en la de seguimiento del convenio–, cuando lo realmente importante ha de ser que se aborde y se solucione”, por lo que anuncia que se modificará por junta de gobierno local –un órgano del que forman parte los miembros del ejecutivo socialista– para “poder aplicar lo establecido en las leyes vigentes”.

No piensan lo mismo desde CGT, que insta a negociar este punto en la mesa de seguimiento del convenio, y que ya ha puesto este asunto en manos de Fiscalía, al denunciar que el gobierno local ha pagado 60.000 euros en concepto de días de libranza a jefes de departamento y directores de área durante los primeros meses del año. “Nosotros estamos dispuestos a negociar, pero tiene que ser en la comisión de seguimiento donde se vea si se cambia el artículo 27.1”, señala Antonio Saborido (CGT), que añade: “Esta delegada –por la responsable de Recursos, Laura Álvarez– ralla la ineptitud total, de ahí no se lleve”. “Quieren tocar un punto dentro del convenio utilizándolo para pagarle dinero a sus amigotes y no estamos por la labor”, asegura Julián Calvo (CSIF), que señala que la central sindical que representa también está “dispuesta a negociar”, pero “una cosa es negociar lo que hace falta al Ayuntamiento y a la plantilla y otra cosa es negociar la subida de sueldo para sus amigos mientras recortan a los sueldos más bajos por el Plan de Ajuste”. “Eso no lo vamos a negociar”, sentencia.

Con la negociación enquistada, el gobierno local sostiene que son la CGT, CSIF y el SIP quienes “han impedido que se pueda llevar a cabo la negociación sindical de estos asuntos”, por lo que a su parecer “demuestran, de nuevo, su nula voluntad de negociar asuntos de gran importancia para el conjunto de la plantilla municipal”. “Una vez más apelamos a la responsabilidad de los representantes sindicales”, remata. Desde el CSIF apuestan por "negociar una RPT para todos los trabajadores, y también el convenio". 

“No vamos a ser partícipes de que este mal gobierno municipal le quite los derechos adquiridos a los trabajadores municipales”, relata Antonio Saborido, delegado sindical de la CGT, que avisa: “Lo que veamos que es ilegal lo vamos a denunciar; estamos dispuestos a pactar la tabla salarial, pero que se empiece por arriba, no vamos a aceptar que se toquen los salarios de la gente que menos gana”. “Si esta alcaldesa elige el camino equivocado… pues le pesará. Que tenga cuidado con lo que firma, con lo que hace, con lo que decide, que la vamos a vigilar con lupa”, añade.

El gobierno local, por boca de la alcaldesa Mamen Sánchez, ya ha anunciado esta semana que da de plazo hasta septiembre a los sindicatos para poder llegar a un acuerdo: "Si no hay voluntad de negociar en un mes y medio, en septiembre tendremos que tomar las medidas para llevar a cabo el Plan de Ajuste y para que este Ayuntamiento pueda empezar la senda de la recuperación”.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído