La costura se resiste a morir en Jerez: "Tenemos que reinventarnos cada día"

Máquinas de Coser Antonio López Cepero es el único negocio de la ciudad dedicado en exclusiva al corte y confección, la mercería y la venta de máquinas de coser

Manuel Padilla, empleado de Máquinas de Coser Antonio López Cepero, un negocio que se resiste a morir.
Manuel Padilla, empleado de Máquinas de Coser Antonio López Cepero, un negocio que se resiste a morir. MANU GARCÍA

En la esquina de la calle Corredera en su conexión con la plaza Esteve se encuentra el último reducto en Jerez del arte de la costura. Máquinas de Coser Antonio López Cepero es el único negocio en la ciudad que hay dedicado exclusivamente al corte y confección, la mercería y la venta de máquinas de coser.

Un espacio que intenta ganarle la partida al paso del tiempo. "La juventud ya no cose. A la gente joven antes sí le gustaba aprender a coser y cortar, pero ahora le dicen a la madre o a la abuela que le cosa lo que sea", cuenta a lavozdelsur.es Manuel Padilla, la cara visible de este local. Un empleado que lleva más de media vida en la empresa, primero en la tienda de la calle Lealas, que este año celebra su 35 aniversario, y desde 2010 atendiendo a toda la clientela que se pasa por este céntrico establecimiento. 

MAQUINAS COSER LOPEZ CEPERO 9
Manuel Padilla, organizando los hilos.   MANU GARCÍA

En un edificio que cuenta con casi un siglo de vida, una tienda de bicicletas y otra de máquinas de coser han sido los únicos negocios que ha acogido este emplazamiento. Hasta 2006, la tienda pertenecía a la empresa Alfa, que cerró y dio la posibilidad de quedarse con la misma a alguno de los trabajadores. Pero ninguno dio ese paso y fue Antonio López Cepero, que ya tenía varias tiendas especializadas en el sector, quien se hizo cargo. Cuatro años, entre obras, permisos y demás, tardaría en volver a abrir, ya con el nuevo nombre, sus puertas. 

MAQUINAS COSER LOPEZ CEPERO 11
Una de los estantes de telas del negocio.   MANU GARCÍA

Desde entonces, Máquinas de Coser Antonio López Cepero se ha convertido en un lugar de referencia para talleres de costura y toda aquella persona que tiene el coser o bordar entre sus labores o aficiones. Antes contaba con tiendas en Chiclana, Sanlúcar de Barrameda y Arcos, pero estas cerraron y ahora Jerez es el epicentro al que vienen clientas desde diferentes localidades vecinas en busca de sus selectos productos. 

MAQUINAS COSER LOPEZ CEPERO 6
Un cartel con historia.   MANU GARCÍA

Las máquinas de coser suelen ser de distribuidores oficiales de gran calidad, así como las telas, hilos y demás productos. Además, la atención de Padilla es exquisita. "El cara a cara es fundamental para nosotros. Estoy aquí para ayudar en todo lo posible a nuestras clientas", destaca. 

"El cara a cara es fundamental para nosotros"

Telas, agujas, botones y aceites forman parte de la venta del día a día junto a las máquinas. Una clienta entra por tres bovinas de hilo, que se lleva al precio de costurera: cinco kilómetros de hilo blanco a 2,90 euros. Tiene carrete para rato. Todo está perfectamente ordenado y el colorido salta a la vista. Otra mujer llega desde San José del Valle para ver si le pueden arreglar una pieza de su máquina. 

MAQUINAS COSER LOPEZ CEPERO 13
Una magnífica atención y excelente trato ofrece Manuel Padilla a sus clientas.  MANU GARCÍA

De momento, el negocio resiste a pesar de esa lucha generacional. Ha tocado reinventarse y esa renovación ha llegado con el patchwork, un método de costura que consiste en la unión de trozos de telas para formar una nueva prenda. En la planta baja con la que cuenta el local se han venido realizando, hasta que llegó la pandemia, talleres especializados en esta técnica que destaca por la creatividad de sus diseños. En la tienda hay una parte reservada al patchwork con telas de diferentes tamaños y modelos. 

MAQUINAS COSER LOPEZ CEPERO 15
A la entrada de una tienda que resiste en el centro.   MANU GARCÍA

Por ahora, a pesar de la crisis económica y pandémica, el negocio funciona bien. Eso sí, el local está a la venta por si hay alguien interesado en comprarlo pensando en otro modelo de negocio. "Tenemos que reinventarnos cada día como sea, no nos queda otra. El centro se ha quedado prácticamente para la hostelería y para apartamentos turísticos", indica Manuel, que espera seguir disfrutando durante muchos años más de un trabajo que no cambiaría por nada. "Me gusta lo que hago y disfruto ayudando a la gente que viene". 

Sobre el autor:

Rubén Guerrero

Periodista con más de veinte años de experiencia en los medios de comunicación (prensa escrita, digital, radio y televisión). Autor de Nosotras. Historias del olvidado deporte femenino y otros seis libros más. Recuperando la ilusión por el periodismo en lavozdelsur.es.

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído