javierfergo_banco-alim_01.jpg
javierfergo_banco-alim_01.jpg

Además de una fórmula de ahorro y de una mejor logística, ¿hay algo más detrás de la decisión de la junta directiva del Banco de Alimentos de Cádiz de cerrar la sede jerezana?

Ya van para cuatro meses del cierre de la delegación jerezana del Banco de Alimentos y de momento la situación no sólo sigue igual, sino que se va complicando conforme pasan los días. Las 65 asociaciones y entidades sociales que repartían suministros llevan cuatro meses sin recibir nada de la central de Cádiz y ya dependen de Cruz Roja o de la caridad de particulares para poder atender a sus beneficiarios. ¿Por qué se ha avanzado tan poco? ¿Cuál es el problema?

“Estamos pagando las consecuencias de un tema político. Con Pelayo en el Ayuntamiento ni se les habría pasado por la mente cerrar Jerez”. Una fuente que conoce bien el trabajo que se desarrollaba en la delegación jerezana tiene claro que, por encima del presunto ahorro y de temas logísticos que vendían desde Cádiz, hay otras razones de peso que motivaron esta decisión. Sólo así se entendería esta medida en una ciudad que tenía a 20.000 personas pendientes del Banco de Alimentos de Jerez.

Para comprender la situación habría que profundizar en que quien está al frente de los Bancos de Alimentos es el Opus Dei. En la actualidad, prácticamente los 55  bancos de alimentos españoles están gestionados por miembros de esta orden, incluyendo la Fesbal -la Federación que a nivel estatal los coordina- y la propia central de Cádiz, donde tres miembros de su junta directiva, incluido su presidente, Mateo Sánchez, pertenecen a la prelatura.

A esto se le une la estrecha relación existente entre el Opus y el PP. Es público y notorio que diferentes ministros y dirigentes del Partido Popular forman parte de la orden y sin ir más lejos, en Jerez el año pasado, con María José García-Pelayo todavía en la Alcaldía, el Ayuntamiento dedicó una rotonda a su fundador, Josémaría Escrivá de Balaguer.

El hecho además de que uno de los vocales del Banco de Alimentos de Cádiz, Antonio Grimaldi, sea a su vez coordinador de Movilización del PP a nivel provincial, no hace sino reforzar la idea de aquellos que han tenido relación con el Banco de Alimentos de Jerez de que hay una mano negra detrás de todo esto. “Cuando desde Cádiz cierran la delegación de Jerez sabían que se la estaban cerrando a un Ayuntamiento del PSOE, porque el Opus y Banco de Alimentos tienen una gran vinculación con los ayuntamientos del PP. Así que con esta medida, aparte de que les beneficiaba quitar la delegación ya que para ellos era un enemigo, también ha supuesto un palo político contra la ciudad de Jerez”.

Aún así, la sensación que se palpa es que el gobierno municipal tampoco está respondiendo, que no está siendo todo lo contundente que debiera con la Fesbal, que a la postre es la que tiene la potestad de permitir abrir un Banco de Alimentos propio para Jerez. Lo último que se conoce es el ofrecimiento del PSOE de ceder una nave como almacén de alimentos y el envío de un escrito desde la delegación de Bienestar Social a la Fesbal informando de la situación y de las condiciones que la plataforma por la recuperación de la delegación había exigido. “Desde el momento en que la Fesbal sigue sin decir ni ‘mú’ esto tiene una salida difícil y si además el Ayuntamiento no dice nada esto está perdido”, señalan estas fuentes que, además, piensan que en breve, cuando la central de Cádiz realice en Jerez el reparto de la Gran Recogida de Alimentos “esto se olvidará aún más. Ahora comprarán bocas y pagarán estómagos”. 

Hay que señalar que este medio ha querido ponerse en contacto con el director general de la Fesbal, Juan Raúl Sanz, sin éxito.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído