Chemi Martín y Roberto Calderón cubren una baja o una vacante en el IES Andrés Benítez. Conocemos, a través de ambos, las dificultades y los intereses de los profesores suplentes en Andalucía, la comunidad que más plazas oferta de toda la geografía española.

"Las oposiciones en Andalucía tienen un efecto llamada, aquí no exigen euskera, ni catalán, ni valenciano, queremos que el sistema sea justo y eficaz, se supone que deberíamos tener igualdad de oportunidades", planteó Conchi Granados, natural de Málaga y profesora interina de idiomas en Jerez, en el diario ABC hace apenas un mes. Andalucía, a pesar de ser la tercera comunidad autónoma en abandono temprano de la educación, según los últimos datos del Ministerio de Educación, es la región que más plazas oferta en todo el país. Se estima que para las oposiciones de Secundaria de 2018 la Junta cubra más de 2.000 plazas, mientras que en el resto de España prácticamente ninguna región roce las mil. Y no solo eso, Andalucía destaca por ser la comunidad autónoma con menor inestabilidad laboral entre los profesores y el personal educativo. Solo un 12,7% de los docentes son eventuales, según datos que resaltan J. Sérvulo González y Javier Galán en El País.

"Las oposiciones no crean empleo, cambian a unos trabajadores por otros; entra gente nueva, y muchos de los que tienen experiencia docente van al paro si no sacan las oposiciones", criticó la Asociación de Interinos Docentes de Andalucía (AIDA). "Si quieren docentes nuevos en activo, que creen plazas, que corrijan las ratios, que inviertan en Educación en vez de en fundaciones propagandistas o institutos 'de no sé qué' inútiles", se quejaba la organización. José Miguel ‘Chemi’ Martín, licenciado en Ciencias Ambientales por la Universidad de Granada y profesor interino desde 2010, subscribe las palabras de la AIDA.

"Hacen falta muchos profesores para bajar la ratio de las aulas y así poder dar clases de calidad”

“Hay una carencia de medios. Hacen falta muchos profesores para bajar la ratio de las aulas y así poder dar clases de calidad”, estima. Se quedó en el paro el 19 de abril tras cubrir una baja en el IES Andrés Benítez. Dice que hoy se encuentra en el tercer puesto del listado de interinos para ocupar una vacante como profesor bilingüe de Biología en toda Andalucía. "Y estoy el número uno en la provincia de Cádiz", incide. No obstante, las posiciones en la bolsa para interinos se reinician cada año el 10 de septiembre, por lo que después de las vacaciones regresará a su puesto 90 de la lista. Chemi, jerezano de 35 años y criado en el barrio de Las Torres, aspira a una plaza fija. “Todos queremos una”, ríe. Roberto Calderón no piensa lo mismo. Este ingeniero químico granadino admite que, a sus 40 años, le da lo mismo conseguir una. Dice que si la obtuviese, le destinarían durante dos años fuera de su ciudad natal, algo que no le interesa. “Incluso el sueldo de interino es algo mejor”, comparte. 

Roberto aprobó las oposiciones en 2010 con una nota muy baja. No logró nada. Y en 2016, cuando la Junta de Andalucía volvió a ofertar plazas de Secundaria, se las preparó en seis meses y fue el cuarto en la lista para profesor de Física y Química, gracias a la puntuación que sacó. Pero de poco le valió. Si bien ocho fueron las plazas fijas que ofertó la Junta, este ingeniero fue descendiendo puestos hasta quedarse fuera por “falta de idiomas, por no tener tiempo de servicio, másteres…”. Estuvo a las puertas de convertirse en funcionario, pero no se queja. Le dieron una vacante en el instituto Andrés Benítez. ¿Lo más difícil? La distancia. Su familia está en Granada, allí le esperan su mujer y su hija pequeña. “Si me hubiese pillado un poco más joven no me hubiese importado”. Pero reconoce que le compensa. “Sobre todo cuando has trabajado para la empresa privada y has vivido con la presión de un jefe”, expresa sobre su anterior trabajo, donde estuvo cerca de diez años hasta que fue despedido con un ERE.Puede que Chemi tuviera mejor suerte en las oposiciones de 2010, pero estuvo dando tumbos por Andalucía durante dos años. “Di clases en Almonte durante solo un mes, luego me fui a Linares… Hasta que entraron las políticas de Rajoy en 2012 y unos 4.000 interinos de Andalucía nos quedamos sin plazas”. El PROA, el Programa de Refuerzo, Orientación y Apoyo que daba por las tardes en los centros públicos, fue lo que mínimamente le salvó el bolsillo. “Ahora hay más reposición de profesores, pero esto es una incertidumbre total”, indica. Chemi desea esa plaza fija, pero sabe cómo funciona la bolsa y que está difícil sobrepasar el “embudo de botella” cuando uno no está por la labor de pagar puntos en másteres. “La parte de conocimientos y didácticas está peor valorada que el concurso que te acredita la plaza. Las publicaciones, los másteres… son cosas que la gente paga. Yo modificaría el sistema de oposiciones”, confiesa. “Yo ahora que he metido la cabeza no cambiaría nada”, dice Roberto entre risas. “Los que están de interinos tienen su plaza asegurada. Tu situación cambia cuando te llaman por primera vez, porque ya sabes que nunca te va a faltar. Muy mal se te tendría que dar para que no te vuelvan a llamar”, agrega.

Si bien Roberto aprovecha sus vacíos laborales para regresar junto a su familia, Chemi afronta su propia odisea laboral con alegría y optimismo. "Cuando se me acaba la plaza digo que estoy de vacaciones", bromea. Y es que cuando se encuentra en el paro, hace sus maletas y se va a la otra punta del mundo para seguir formándose de lo suyo. Ha estado en Helsinki trabajando en el acuario Sea Life o dando clases de español en Chatuba, una favela de Río de Janeiro. No obstante, no ha parado de cubrir bajas desde enero de 2015. Conil, Cádiz… y por último el IES Andrés Benítez. “Es obligatorio que me presente a las oposiciones de 2018, pero dependiendo de la oferta pública me las preparo o no”, admite. “Porque existen los interinos de pata negra, los que llevan en la bolsa de 20 años en adelante”, continúa, por lo que quizá no pueda sacar plaza fija por mucha nota que sacase. En cuanto al efecto llamada, Chemi cuenta que "lo ha habido y lo hay", pero que la mayoría de los profesores con los que ha coincidido son de Andalucía. Critica sobre todo el acceso de algunas personas a la bolsa bilingüe que consiguieron plaza sin aprobar previamente las oposiciones, sino simplemente presentando su titulación de idiomas. “Ha habido unos enchufazos de la hostia”, asegura. 

En las últimas oposiciones para Enseñanza Secundaria, celebradas entre marzo y julio del pasado año, un total de 18.482 personas se presentaron para las 1.674 plazas que ofertó la Junta de Andalucía. Según informa la propia Junta, en total, 1.139 interinos obtuvieron plaza. Tanto Chemi como Roberto están obligados a presentarse a las próximas oposiciones, prefijadas para 2018, para seguir participando en la bolsa de Educación. Saben que las plazas fijas son pocas y muy cotizadas, por lo que lo único que esperan es que, de septiembre en adelante, les suene el teléfono móvil lo antes posible. 

Sobre el autor:

claudia

Claudia González Romero

Periodista.

… saber más sobre el autor



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído