Caulina mira al cielo: nadie limpia los canales de riego y se temen inundaciones

Los vecinos de la colonia, cercana a Guadalcacín, llevan años reclamando que se ejecuten labores de mantenimiento en una infraestructura que lleva tiempo en desuso

Benito Rodríguez, vecino de Caulina, señalando un canal obstruido por un sifón destrozado.
Benito Rodríguez, vecino de Caulina, señalando un canal obstruido por un sifón destrozado. MANU GARCÍA

Cada vez que las previsiones meteorológicas anuncian lluvias, los vecinos de Caulina se echan a temblar. Por las calles de esta antigua colonia agrícola, con más de un siglo de existencia y cercana a Guadalcacín, Entidad Local Autónoma (ELA) de Jerez, discurren canales de riego, anteriormente utilizados para llevar agua a los cultivos de los colonos, pero ahora en desuso. Nadie los usa y nadie los limpia, por eso, cuando caen unas cuantas gotas, la vegetación que los obstruye impide su paso y el agua busca salida hacia arriba, inundando fincas y viviendas.

“El problema no es nuevo, ni mucho menos”, cuenta Juan López, quien lleva 60 años viviendo en Caulina. Él, que ha sido testigo de la evolución, asegura que “hace 20 años no había tanta zona asfaltada y la tierra se comía el agua, pero ahora llueve y de momento hay inundaciones…”. Él mismo ha perdido árboles y otros enseres en años anteriores. “Las aguas tienen que salir, y ya no son solo de esta zona, sino que proceden de otras partes de Jerez, por lo que llegan con mucha fuerza”, explica.

La vegetación es abundante en los canales de riego a los que aluden los vecinos. Hay tramos que se camuflan e incluso es difícil seguir el curso de las canalizaciones con la mirada por la suciedad que acumulan. Sobre la gestión de estos canales mandaba anteriormente la Comunidad de Regantes del Guadalcacín, pero hace unos años que los colonos no usan agua de riego a través de estas vías.

CANALES CAULINA 14
Paco Contreras, Juan López, Eduardo Morales, Benito Rodríguez y Francisco López, junto a un sifón destrozado en Caulina. MANU GARCÍA

“La comunidad nos obligaba a la limpieza de los canales de riego, pero desde que no los usamos nadie quiere saber nada…”, señala Paco Contreras, vecino de Caulina, quien fue presidente de la asociación de vecinos durante muchos años. Él también ha sufrido las inundaciones provocadas por la falta de limpieza. “Mi padre se llegó a inundar, tuvieron que ir los bomberos a sacarlo de casa porque el agua llegaba a la cama”, proclama.

Desde la última vez que se sanearon los canales de riego, los vecinos de Caulina han visto crecer vegetación y acumularse basura en ellos, impidiendo cada vez más el paso del agua procedente de las lluvias, sin que ninguna Administración se haga cargo del problema. La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), comentan los residentes, ya no tiene competencias y “hace oídos sordos” a sus peticiones, así como la Junta de Andalucía, actual propietaria de los mismos.

CANALES CAULINA 8
Canales de riego en Caulina, llenos de vegetación.  MANU GARCÍA

“El único que hizo algo el año pasado fue el Ayuntamiento de Guadalcacín, que limpió aunque no fuera de su competencia”, relata Benito Rodríguez, otro de los afectados. En su casa, cuando llueve se inunda el patio, porque con el paso de los años ha ido perfeccionando los sistemas de retención del agua. “Nadie quiere hacerse responsable y esto cada vez va a peor”, se queja Benito. “Como venga una DANA (depresión aislada en niveles altos) —también conocida como gota fría—va a haber muchos problemas”. “Las casas van a salir nadando”.

La de Benito es una de las viviendas primigenias de la colonia de Caulina, que tiene su origen en torno a 1915, cuando fueron habitadas las casas que se construyeron para acoger a las familias que explotarían hectáreas de regadío, puestas en valor gracias a la llegada del agua procedente del recién construido pantano de Guadalcacín. Los 75 primeros colonos, que recibieron casa, ganado y dos hectáreas de tierra, se han multiplicado con el paso de los años. Los problemas, también.

CANALES CAULINA 3
Benito señala un canal de riego, oculto por malas hierbas. MANU GARCÍA

“Queremos que los canales se limpien todos los años o cada dos años”, señala Paco Contreras. La clave, para ellos, es el “mantenimiento” de la infraestructura, que abandonada les ocasiona serios problemas. “A mí se me ahogaron animales y se me estropeó el motor de la puerta de entrada”, cuenta Francisco López, otro vecino de Caulina. Quién más, quién menos, sabe lo que es perder algo por las inundaciones. Los vecinos calculan que el coste de estos trabajos no superarían los 10.000 euros, aunque puede ser mucho menos si se realizan de forma asidua. “No es dinero para el daño que puede provocar dejarlo así”, dice Paco.

"El arroyo no puede transportar el agua porque está sucio", insiste Juan López, quien teme que haya sustos en cuanto lleguen las precipitaciones. "Porque no ha llovido mucho aún, si no esto se inunda...". Como ha pasado en tantas ocasiones. "Hay vecinos a los que el agua les ha llegado a la mesa", recuerda. Para evitar nuevos destrozos, Paco, Juan, Benito, Francisco y Eduardo hacen un llamamiento a las autoridades. "Aquí no viene nadie, solo cuando hay elecciones", se queja Contreras, esperando que esa tendencia cambie y se aporten soluciones cuanto antes. 

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído