El barrio de La Viña concentra numeroso público en la XXXVIII Erizada Popular organizada en la capital gaditana y que sirve como pistoletazo de salida al Concurso Oficial de Agrupaciones.

Con el turrón y los polvorones aún en el cuerpo han acogido los aficionados en general, y los viñeros en particular, la XXXVIII edición de la Erizada Popular, organizada un año más por la peña El Erizo y amenizada por la actuación de cinco agrupaciones carnavalescas que han dado el pistoletazo de salida antes del comienzo del Concurso Oficial en el Gran Teatro Falla el próximo martes. Erizos, ostiones, cerveza y moscatel han acompañado a los cantes entonados bajo un espléndido cielo y un clima agradable.

En La Viña, barrio de pescadores por excelencia de la capital gaditana, se ha constituido durante todo el día una calle pensada únicamente para el disfrute del espectador. En la calle de La Palma, que ha acogido el escenario por donde han pasado, entre otras, las chirigotas del Noly o del Cascana, se han dispuesto diversas mesas que han hecho las veces de pequeños puestos en los que vender los erizos, así como en todos los bares existentes en la señalada vía, que han colocado barras en las puertas para atender a los muchos clientes que se acercaban pidiendo bebidas con las que acompañar el manjar ingerido.

No han faltado, como no podía ser de otra forma, los pitos de caña. Vendedores ambulantes se han paseado desde la una de la tarde, cuando ha comenzado el acto, ofreciendo el instrumento carnavalero por excelencia a los muchos turistas que se han acercado durante todo el día al corazón del barrio viñero embrujados por los acordes carnavaleros que dedicaban las diferentes agrupaciones desde el escenario situado en la esquina con la calle Cristo de la Misericordia.

Allí, justo donde se ubica la sede de la peña que organiza el acto, estaba Manolo Baena inmerso en un trabajo continuo de ida y vuelta para que a nadie le faltara en la mano un erizo que degustar. Lleva ya 35 años haciendo lo mismo cada comienzo de carnaval y su disfrute es fácilmente contrastable en un gesto alegre y amable con todo aquel que se le acerca. Cuenta que "este año ha costado más coger erizos", un alimento que hay que coger, como máximo, un día antes de su ingesta. "Mucha gente se negó a irse a cogerlos el día de Reyes", cuenta el peñista. Un argumento lógico y comprensible.

Tampoco ha querido faltar a la cita el carnavalero alcalde de la ciudad, José María González Santos, que ha pedido a los visitantes cuidar la urbe como si fuera la suya propia y, sobre todo, disfrutar de la fiesta grande de la capital gaditana, justo como hace la chirigota 'El rubio de la derecha', llegada a esta erizá desde la provincia cordobesa. Rafa, uno de sus integrantes, no ha cantado nunca en el Falla "pero sería lo más grande". Y es que, desde la distancia, sigue cada edición del concurso "con mucho amor y atención por todo lo que pasa, Cádiz es la Champions del carnaval".

Y es que la capital gaditana ha pasado, de la noche a la mañana -literalmente- de oler a Navidad por sus calles a bañarse en moscatel y risas acompañadas de cantes y comida. Cádiz ya ha olvidado los polvorones y solo piensa en el tres por cuatro. Las agrupaciones que acuden al concurso ultiman sus repertorios. Las que no lo hacen, disfrutan en los ensayos de forma más relajada y cantando en las peñas. Cada año más pronto. El carnaval ya está aquí.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído