La heroína vuelve a estar presente en los barrios gaditanos. El alcalde pone en marcha una ronda de contactos con diversas asociaciones de vecinos de la ciudad para intentar poner freno a esta lacra.

La sombra de un caballo que galopaba por las venas de cuerpos famélicos. Huesos sin alma, dosis sin horas, escaleras del infierno, agujas en la arena y la plata de los pobres. La boca llena de muerte, vacía de dientes. Camellos sin joroba en las esquinas y el perro guardián en la puerta. Los 80 convirtieron a Cádiz en una de las zonas más castigadas por la droga. Disminuyó con la llegada del nuevo milenio, pero últimamente se está viviendo una recaída, con la vuelta de drogas duras como es el rebujito (mezcla de heroína y cocaína). Este repunte, presente en determinadas zonas de la ciudad, ha llevado al alcalde, José María González, a iniciar una ronda de contactos con diversas asociaciones de vecinos para recabar información y escuchar la opinión de los dirigentes vecinales sobre el tema.

La iniciativa tiene como objetivo determinar y poner en marcha fórmulas de prevención impulsadas desde las propias entidades vecinales y desde el Ayuntamiento gaditano. El primero de estos encuentros, celebrado con José Rodríguez, presidente de la asociación de vecinos del Barrio de Santa María, sirve para que reconozca que en los últimos meses "se nos está yendo de las manos de nuevo el tema de las drogas, por ello hemos puesto en conocimiento del alcalde las medidas que vamos a tomar nosotros. Ya hablamos de antemano con David Navarro, porque el problema estaba tomando unas dimensiones que no eran normales y hacían algo ellos o lo hacíamos nosotros".  

"No es cuestión de que se esté notando más o menos, pero antes teníamos policía de barrio y ahora llevamos casi dos años con un agente que está y no está, ya que está liberado por el sindicato", añade Rodríguez. Lo que requieren, mayormente, es mayor presencia de vigilancia por parte de la policía en las calles. "Santa María es un barrio muy pequeño, que casi no dispone de plazas, por lo que el trapicheo está a pie de calle, y eso hace que se note más. Supongo que habrá lo mismo que en cualquier otro barrio, pero las dimensiones de este hacen que se vea más". El alcalde sugirió un aumento de la presencia policial en la zona, "pero nosotros a su vez hemos solicitado una reunión con el subdelegado del Gobierno para tratar el tema". Además, comentan que tiene planeada "una concentración el día 17 de marzo en la plaza de la Merced, antes de que esto se vaya aún más de las manos. El barrio ya sufrió una vez el problema de las drogas y no queremos que vuelva a ocurrir".  

Los barrios hablan 

Por otra parte, hemos querido hablar con varias entidades de vecinos de la ciudad para saber qué opinan sobre esta iniciativa del Ayuntamiento. Desde el barrio de Astilleros, José Gaviño reconoce que "existe el problema de las drogas, y por desgracia ya estamos hablando de drogas duras". "Además va creciendo sin darnos cuenta y eso es lamentable. Aquí estamos haciendo una labor de acercar a la juventud a la asociación con la intención de evitar muchos problemas. Contamos con una psicóloga, una enfermera y una doctora que colaboran con nosotros de forma altruista que son un complemento fundamental de los servicios sociales". 

"Existe el problema de las drogas, y por desgracia ya estamos hablando de drogas duras".

Desde el barrio de Puntales, la presidenta de su asociación de vecinos, Pilar García, considera que la iniciativa es una buena noticia. "El repunte de la droga se debe a que la gente se tiene que buscar la vida por la grave situación del paro. Las asociaciones estamos sufriendo los problemas de los vecinos: desde una simple bombona, hasta la recogida de alimentos o el asesoramiento en la elaboración de currículos... es decir, toda la ayuda es poca". "En Puntales hay una generación, la anterior a la nuestra, que debido al repunte de droga de los 80 y los 90 vieron morir a mucha gente. Es una pena que ahora los jóvenes, y no tan jóvenes, otra vez recaigan después de unos años de estabilidad", concluye García.  

Carmen Pájaro, la presidenta de la asociación de vecinos Vientos de la Caleta, alega que "el tema de la droga está corrompiendo muchas zonas, pero hay barrios que tienen más problemas que otros". "Me parece bien que desde la alcaldía se preocupen de un tema tan importante como el de la droga, pero no debe dejar de lado que tenemos muchos más problemas". Por su parte, Manolo Salomón, presidente de las asociaciones de Loreto y 5 de Abril, señala que desconocía que fueran a llevarse a cabo estas reuniones con las asociaciones. Con respecto al repunte de drogas alude a que "no se ha visto un aumento concreto. Existe lo de siempre, puntos del barrio que llevan así varios años, pero no hemos observado que hayan aumentado los puntos de ventas. Es decir, que no se trata de un problema nuevo, sino que viene de largo".  

"Es una pena que ahora los jóvenes, y no tan jóvenes, otra vez recaigan después de unos años de estabilidad".

Candi Grimaldi, de El Cerro del Moro, cree que "el problema principal es el paro y el aumento de drogas se está dando en todo el país". "Es bueno que el Ayuntamiento apoye toda esta problemática". Finalmente, Almudena Ortega considera que "siempre hay, porque la droga nunca desaparece del todo, pero en el Mentidero no es tan llamativo como ocurre en otros barrios, como por ejemplo en Santa María. De hecho, en este barrio se ha notado una disminución en los últimos años, posiblemente por el movimiento de nuevos negocios hosteleros que han dado otra vida a la zona propiciando que algunos de los que trapicheaban aquí se fueran". 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído