10013476_692761370780178_3433236583582734514_o
10013476_692761370780178_3433236583582734514_o

La socialista Beatriz Talegón (Madrid, 1983) empezó a ser conocida cuando criticó al partido en su discurso ante el consejo de la Internacional Socialista celebrado en Cascais (Portugal), cuando era secretaria general de la Unión Internacional de Juventudes Socialistas (IUSY, por sus siglas en inglés).

¿Le pasó factura ese discurso?

El mensaje que se conoció de mi fue un discurso dirigido a la Internacional Socialista, no al PSOE. Entiendo que se quiera siempre tratar de manipularse cada palabra, cada mensaje. Pero no deben sacarse las cosas de contexto. Hacia la dirección del PSOE, respecto a las decisiones que ha venido tomando, también he sido crítica, tanto antes de mi discurso en Cascais como después, pero no hay que confundir las cosas. Si queremos que los partidos socialistas vuelvan al lugar que nunca debieron abandonar debemos ser críticos donde corresponde (dentro del partido) y seguir trabajando para que los cambios se produzcan. El hecho de decir lo que se piensa siempre puede ponerte a gente en contra, pero prefiero dormir tranquila a aplaudir por sistema cuando sé que las cosas no se están haciendo bien.

Hace poco que dejó de ser secretaria general de la Unión Internacional de Jóvenes Socialistas y se llegó a publicar en los medios que la ejecutiva pidió su marcha, aunque usted luego lo ha desmentido, ¿qué pasó exactamente? ¿Influyeron sus críticas vertidas al partido en esta decisión?

No sólo lo desmentí yo, sino la propia organización a través de un comunicado oficial. Otra cosa es el interés que tienen determinados medios en difamar y publicar cuestiones que no son ciertas. En este sentido es evidente que hay quien tiene un continuo interés en tratar de difamarme, supongo que alguien estará nervioso al ver que no somos todos iguales y que no tenemos por qué callarnos cuando vemos que las cosas se hacen mal. Me habría gustado ver que se le daba la misma difusión al comunicado oficial de toda la organización desmintiendo esas mentiras publicadas, pero desgraciadamente algunos medios de comunicación parecen estar al servicio de intereses que se me escapan.

Estuvo el pasado lunes en Jerez para intervenir en la presentación del libro La vía de la izquierda, una publicación que propone “alternativas”: ¿Qué está fallando en la izquierda de este país para que la ciudadanía cada vez sienta más desapego? ¿Cree que, por ejemplo el PSOE, se está derechizando?

Al igual que la ciudadanía no se siente representada por las instituciones, ni está conforme con el sistema democrático, los partidos tradicionales tampoco representan adecuadamente a su militancia. Ha llegado el momento de identificar a los responsables de lo que está sucediendo: tanto en las instituciones como en las entidades que las presionan. Y en los partidos políticos no podemos permitir que se juzgue al todo por la parte, es decir, que se acuse a la totalidad de la militancia de las decisiones que se están tomando sin consultarnos. El PSOE, entendido como los miles de personas que militamos en el partido, no nos estamos derechizando; sin embargo, las decisiones, las acciones u omisiones que la dirección del partido están llevando a cabo sí pueden considerarse una falta de posicionamiento en la izquierda. Esto cambiaría con más cauces de participación de la ciudadanía en la toma de decisiones que afectan a todos, y de la militancia en la toma de decisiones que afectan a los partidos.

Este libro realiza "un análisis de la situación de la izquierda en la actualidad", ¿cómo está la izquierda desde su punto de vista?

La izquierda, ahora mismo, y desde mi punto de vista, necesita dejar de estar a la defensiva que en muchos casos ya, ni eso para pasar a ser propositiva. No podemos dedicarnos a ponerle parches al sistema capitalista; debemos plantear alternativas y para ello, los que dicen ser de izquierdas han de sentarse, dialogar y acordar puntos comunes. Es la única manera de plantarle cara a la derecha.

"Si no cambiamos todos nuestra manera de relacionarnos con los demás, difícilmente podremos cambiar la realidad del país en su conjunto"

Usted dijo el pasado lunes que “hay que poner a la ciudadanía por encima de intereses financieros y de los partidos". ¿Con el sistema actual es posible? ¿Qué habría que cambiar?

Efectivamente, es necesario pensar más allá de beneficio económico y de intereses electorales. Se trata de preocuparse y ocuparse por los problemas reales de la gente que peor lo está pasando. Si una casa se derrumba, primero habrá que asegurarse de las zonas más débiles y en último lugar de las cosas que requieren menos urgencia. Ahora mismo tenemos datos alarmantes que nos indican que en nuestro país se pasa hambre, la gente pierde sus casas y las instituciones siguen protegiendo a la banca y amnistiando a los que se aprovechan de esta situación. No es algo que podamos cambiar de la noche a la mañana, porque hay que generar conciencia en quienes toman decisiones. Y para ello necesitamos una gran reforma educativa (donde se estudien cuestiones fundamentales como los Derechos Humanos, gestión de inteligencia emocional, resolución de conflictos). Y de manera inmediata hace falta que se genere un observatorio ético que señale de manera clara los abusos que se están cometiendo en todos los ámbitos. Medidas como el cambio de la ley electoral, la ley de partidos para establecer medidas relativas a transparencia, democracia interna, financiación, son otras cuestiones que deberían plantearse de manera inmediata. Pero hay que recalcar que si no cambiamos todos nuestra manera de relacionarnos con los demás, difícilmente podremos cambiar la realidad del país en su conjunto. No es cuestión de políticos, de izquierdas o derechas, es cuestión de una regeneración ética de la ciudadanía en su conjunto.

Actualmente es presidenta de Foro Ético, para el que no lo conozca: ¿Qué es Foro Ético? ¿Cómo funciona? ¿Cómo llegó a la presidencia?

Foro Ético es una asociación que se creó con la finalidad de trabajar para la regeneración democrática. Lleva algo más de un año funcionando y en ella se establecen debates, seminarios, conferencias, así como se publican artículos de interés y se hacen campañas que siempre tienen la finalidad de generar una conciencia crítica y constructiva para desarrollar una regeneración ética de nuestra democracia. Para ello contamos con asociados que pertenecen a sindicatos, partidos políticos, movimientos sociales, asociaciones, y también con quienes tienen interés en cambiar las cosas pero no se encuentran a gusto en este tipo de organizaciones. Se trata, como el propio nombre indica, de un foro abierto, progresista, y que tiende la mano para ser el lugar donde converger y proponer. La experiencia está resultando muy positiva, pues estamos desarrollando propuestas concretas que trasladamos a los partidos políticos, así como a la ciudadanía. No queremos quedarnos de brazos cruzados y entendemos que las cosas se cambian sumando y remando en la misma dirección, y por eso no nos bastan los partidos, sino que queremos desarrollar vías de diálogo y objetivos comunes. Tuvimos una asamblea de todos los socios hace un mes y desarrollamos una propuesta para la nueva coordinadora, en la que podía apuntarse cualquier asociado y se votó entre todos. Esa es la manera de trabajar que tenemos, y así fue como fui elegida presidenta junto a todos mis compañeros y compañeras de equipo.

¿Cree que se puede renovar el socialismo en España con los dirigentes actuales?

Lo veo muy difícil. Como le comentaba antes, se trata de una cuestión de valores, y si bien la experiencia que pueden aportar es de un valor incuestionable, el giro que hay que dar es tan evidente que una persona no puede cambiar de la noche a la mañana en sus formas de entender la política y el socialismo. Los que están han aportado mucho durante mucho tiempo. Es tiempo de cambiar los perfiles, desde mi punto de vista.

¿Es posible la aparición de gente joven y nueva en el PSOE?

No sólo es posible sino que es necesario. Pero hay que señalar que no por ser joven se es mejor que alguien mayor. Estamos hablando de valores. Y desgraciadamente la influencia de los que llevan tanto tiempo tomando decisiones hace que algunos jóvenes que están llegando a determinados lugares de responsabilidad sigan reproduciendo las mismas maneras de actuar de los mayores. Por lo tanto, no aportan nada nuevo aparte de sus caras. Eso no es regeneración. Es un gatopardismo para que parezca que las cosas cambian sin cambiar. La gente joven que considero necesaria es la gente valiente, con principios y con energía y ganas de defenderlos. Hay que trabajar para que terminen las "castas", familias que van pasando de generación en generación los cargos de responsabilidad, como si fueran una herencia.

¿Es Rubalcaba la mejor opción del PSOE para “remontar el vuelo”? ¿Cree que debería dar un paso al lado?

Rubalcaba es el actual secretario general, elegido en un Congreso. La legitimidad orgánica en base a las normas vigentes es incuestionable. Ahora bien, a la vista está que lo que consideran los delegados en un congreso no tiene mucho que ver con lo que consideran muchos de los militantes, y aún menos, lo que dicen las encuestas cuando se le pregunta a la ciudadanía. Por lo tanto, si un representante realmente quiere desarrollar la función de representar, debe mirar a su alrededor y valorar si su legitimidad de facto es real. Desde mi punto de vista entiendo que convocar un congreso extraordinario con un proceso de primarias (donde vote directamente cada militante de manera secreta) sería una decisión que yo aplaudiría.

"Podemos es la muestra evidente de la necesidad que tenemos en los partidos tradicionales de apertura, diálogo y participación directa"

Una de las percepciones que tienen muchos ciudadanos es que en estos momentos en España no hay diferencias entre la izquierda y la derecha, ¿las hay?

Le propongo un ejercicio, casi una caricatura, pero puede servirnos para hacernos una idea: Siente usted en la mesa a un ciudadano que se considere de izquierdas con uno que se considere de derechas; si les plantea las mismas preguntas verá la diferencia de puntos de vista. Lo mismo si le digo respecto a la conciencia de clases: Siente en la mesa al dueño de una gran empresa junto a un obrero sin contrato, ya verá lo que le cuentan. Ahora bien, siente usted en la mesa a un político que se suponga que es de derechas con uno que se suponga que es de izquierdas y seguramente la ambigüedad de sus respuestas le haga pensar que le están diciendo más o menos lo mismo, que en definitiva es más o menos nada. El problema surge cuando sus palabras vienen dadas por el argumentario que han de seguir, esa disciplina férrea de partido; y porque están ya tan alejados de la realidad que no saben bien ni a quién representan. No es un problema de ideología, sino de falta de ética. Cuando uno se considera de izquierdas o derechas debe mirarse a sí mismo y analizar su grado de coherencia.

Estamos en puertas de Elecciones Europeas, para las que han surgido varias candidaturas de nuevos partidos de izquierdas que se venden como “alternativas” a los existentes, ¿Qué le parece, por ejemplo, la aparición de Podemos?

Podemos es la muestra evidente de la necesidad que tenemos en los partidos tradicionales de apertura, diálogo y participación directa. Ahora bien, no comparto la deriva personalista a la que está llegando este partido, que precisamente surgió como crítica a los partidos tradicionales y está resultando copiar en algunos casos lo peor de ellos. No comparto el mensaje de no ser de "izquierdas ni de derechas", puesto que eso pone ya de entrada la ambigüedad de la que se debería huir en política. Hacen falta las cosas claras, los mensajes concretos, y desgraciadamente, eso tampoco lo encuentro en ellos. Sin embargo, me parece muy bien que surjan nuevas formaciones que permitan que la gente que no se encuentra identificada con los partidos y organizaciones que conocían puedan ahora participar.

¿Mantiene las declaraciones que realizó a una radio argentina en las que afirmó que detrás del 15-M puede estar la derecha?

Una vez más, es importante consultar las fuentes y no atribuirle a nadie algo que no ha dicho. Mis declaraciones fueron, literalmente que "hay quien plantea que detrás del 15-M puede que esté la derecha". Y en ese sentido, sí, hay mucha gente que lo palntea. Y yo desde mi punto de vista, tal y como dije en aquella entrevista (que puede escucharse y debería hacerse), considero que los mensajes que se filtraron de manera intencionada por algunos, animaron a la abstención, y eso le puso el poder en bandeja al actual gobierno que tenemos. Eso fue lo que dije. Como siempre, entiendo que es mucho más goloso un titular polémico, pero yo no estoy de acuerdo con esas manipulaciones. Quien estuvo o no detrás del 15-M puede que no lo sepamos jamás, pero sin duda, que hubo quien intentó manipular a tantísima gente que salió a la calle con la mejor intención, ha sido y es evidente. Basta con consultar las fuentes para ver los problemas que hubo con algunos grupos vinculados a la derecha que quisieron apropiarse de Democracia Real Ya. Y eso no lo digo yo, oiga, lo publicaron ellos mismos en su página web, denunciando a ADRY (una asociación que intentó "usurpar" la voz y nombre de Democracia Real Ya, en palabras de la propia plataforma).

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído