Reunión-ASPO-10.jpg
Reunión-ASPO-10.jpg

El reparto de más de 600.000 euros por parte del gobierno local a 51 ONG de la ciudad a poco más de cinco meses para las elecciones ha provocado reacciones de todo tipo. Grupos de la oposición han criticado que la alcaldesa "intenta lavar su imagen y su conciencia" concediendo estas subvenciones sin convocatoria pública, por lo que le piden "las máximas explicaciones" sobre estas partidas. Fue en la junta de gobierno local del pasado 28 de noviembre cuando se aprobaron convenios con 46 organizaciones jerezanas, a las que se han sumado otras cuatro.

Entre las afortunadas no está ASPO, la Asociación Solidaria con los Pueblos Oprimidos, que se ha quejado de que, a pesar de aprobarse y ejecutar un proyecto en 2007, aún se le adeudan los 6.600 euros que costó desarrollarlo, cuantía que fue sufragada con fondos propios de la asociación. El proyecto en cuestión, denominado Cuando la calle se llena de música. Un proyecto para la educación crítica, "pretende potenciar la sensibilización en los institutos, educadores de tiempo libre y la sociedad en general para que adquieran un cambio en la percepción de las relaciones de de desigualdad entre el norte y el sur, contribuyendo contribuyendo al desarrollo de valores de respeto y justicia hacia otras culturas", según rezaba en un documento elaborado por el Ayuntamiento para aprobar la ampliación del periodo de ejecución del proyecto. En un principio iba a ser de febrero de 2007 hasta enero de 2008, pero finalmente terminó en marzo de ese año.

Tras varias reuniones con el gobierno local, tanto en la anterior etapa socialista como en la actual, con el PP en el poder, ASPO sigue reclamando un dinero que, siete años después de serle concedida la subvención, siguen sin recibir. Según la documentación remitida por el Ayuntamiento, el pago de esta subvención debía hacerse en dos plazos, el primero del 70% y el segundo del 30% restante una vez se justificara la ejecución del proyecto una vez finalizado. Tras las críticas vertidas por el PSOE por la reciente concesión de subvenciones sin convocatoria, fue la delegada Isabel Paredes la que salió al paso para defender el reparto de dinero público a las ONG asegurando que los convenidos han pasado "por todos los procesos administrativos correspondientes" y que "a través del ICO, (el Ayuntamiento) ha pagado deudas correspondientes al 2007, y en algún caso de 1999, que no pagó el PSOE, y ha acabado de pagar a las entidades sociales todo lo que se les debía".

Lo cierto es que a día de hoy, ASPO sigue reclamando los 6.600 euros que le costó llevar la música a las aulas. Además de este proyecto, también les fueron concedidas otras dos cuantías por proyectos de cooperación para el desarrollo, una de 33.163,93 euros por Fortalecimiento de la microempresa comunitaria de procesamiento de plantas medicinales en el cantón de Saraguro (Ecuador) y otra de 25.120 euros por un proyecto llamado Mejora y compra de mobiliario del centro de bienestar infantil y mejora de la casa social para niños jóvenes y mujeres del municipio. El Salvador. A ambas renunciaron por la imposibilidad de llevarlas a cabo sin recibir la subvención en su momento.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído