Así ven el confinamiento en barrios opuestos de Jerez: la plaza del Caballo y la zona Sur hablan

Ses conversaciones, ses entrevistas a personas anónimas. Ni en un lado defienden al Gobierno ni en el otro caen sólo críticas. La incertidumbre es común

Dos barrios de Jerez, la zona de plaza del Caballo y la zona Sur. FOTO: MANU GARCÍA
Dos barrios de Jerez, la zona de plaza del Caballo y la zona Sur. FOTO: MANU GARCÍA

"¿De qué periódico sois?" "De lavozdelsur.es". "Ah, vale, para leerlo luego. Que luego cada uno tiene su ideología. Lo leeré, ¿vale?". "Vale". Sale al paso un pequeño empresario o trabajador que se muestra muy contrario al Gobierno justo después de acabar las primeras entrevistas a pie de calle. A dos metros. Que somos periodistas con mascarilla, no héroes.

La renta per cápita de una zona se puede mirar de muchas formas. Por el desempleo. Por los salarios. Por el precio de la vivienda. O por los metros cuadrados que tengan. O por todo un poco. En la plaza del Caballo, en Jerez, hay un poder adquisitivo, por lo general, superior a la media. Nada de élite económica, sobre todo comparado con los mejores barrios del país. En ese top, el barrio de Salamanca en Madrid, donde ha comenzado una especie de 15-M de la derecha con cacerola en mano y bandera de España amarrada al cuello. Bajo los caballos de la plaza jerezana, un monumento de unos 50 años (o sea, reciente) que se ha convertido en un símbolo de la ciudad, el pasado domingo se produjo una concentración de cacerolas contra el Gobierno de Pedro Sánchez, al estilo de la del centro de Madrid. La zona Sur ha sido noticia, por desgracia, debido a varios episodios de sanciones por incumplir el confinamiento en los momentos críticos en número de muertes.

Barrio rico, 1ª parte

Un grupo de mujeres hablan en la plaza del Caballo, en edad de tener hijos trabajando, como cuentan durante la conversación. "Cada uno tendrá su motivo para las caceroladas, pero me gustaría saber qué haría cada uno en esa situación. Y si no, que se vayan a Estados Unidos y lo vean", dice una. Otra le contesta: "Pues yo pienso que sabían lo que estaba pasando y se callaron la boquita". Las otras dos mujeres no están de acuerdo. "Dieron paso a todo, ellos lo sabían". Se forma una pequeña discusión. "¿Entonces en Madrid? ¿Le echamos la culpa a la señora presidenta de la Comunidad?", responde la primera. La tercera, que no había hablado al micrófono (el móvil): "Creo que están haciendo todos lo que pueden, no echo la culpa a nadie. Ni a unos ni a otros. Pero si en otros países más avanzados, con una tecnología mayor que la nuestra,  y con más medios, no han podido matar a este bicho... El alcalde de Madrid me gusta, algunas veces se deja llevar, pero es muy racional. Pero la otra...".

La conversación continúa evaluando al presidente. "El mayor disgusto que me pude llevar fue cuando se unió con Podemos", cuenta una de las que no se muestra crítica hacia Sánchez. "Yo no soy del PSOE, pero es tiempo de estar unidos ahora. La vez que mejor funcionó España fue con Felipe González, el gran estadista que hemos tenido. Pero hay que hacer justicia, ¿ahora se nos olvida que Aznar nos llevó a la guerra?". La más crítica, dice, no fue a la cacerolada. "Este es un barrio de derechas, vamos a ver". "Es que, a estas alturas, ser del PSOE, yo no sé...". A todas les llegan los mensajes virales que contienen bulos. "Yo les digo: mira, si quiere que sigamos bien", dicen desde el ala sin críticas fuertes. "Es que el Coletas, yo no sé". "Pues  éste es el Gobierno que hay... Cuando haya otro...".

Y el ataque se redobla. "El PP se ha unido con los catalanes". Porque "ole Arrimadas, más cabeza tiene que el que se marchó". Es dos a uno, no hay combate en igualdad. "No se puede aguantar un mes más". Contraataque. "Pues vamos a asumir que es un error, pero ahora toca estar a una". A Carmen no le importa que se ponga su nombre. "Mi hija es intensivista, está salvando vidas como nadie. Que no se va un viejo sin mis besos, me dice". "Pero no digas que la culpa la tiene la presidenta de la Comunidad de Madrid". "Ahora mismo, ¿por qué no se unen? Tengo un amigo que lo dijo divinamente. Los políticos son seres que el que está no se quiere ir. Y el que no está quiere entrar. Punto. Ahí te quedas". "Es muy temprano para discutir", dicen. Se acaba la charla.

FOTO: MANU GARCÍA

Barrio pobre, 1ª parte

En San Telmo, a unos metros del colegio, ahora cerrado hasta el próximo curso, asistimos a una pequeña tertulia en un bar. No quieren fotos. Ni nombres. Hay arte en por qué. "Si se entera mi mujer...", dice. Entrado en años, habla con tranquilidad. "Yo lo veo una cosa correcta. Hay sitios como aquí que no lo han llevado a rajatabla. Hay un 30% que no han cumplido. En esta parte de aquí atras (indica a zona donde está la calle Z). "Del Gobierno no me hables. No quiero nada. Yo era amigo de Anguita, y ya se me ha ido uno. Me encantaba. Me transmitía honestidad, honradez. Ése y el de Asturias". "El Revilla". "De Cantabria, Revilla. Me gusta, tiene mi cuerpo y eso".

Barrio rico, 2ª parte

En la terraza de un bar, un tío con su sobrino, un sobrino con su tío. El joven ha acabado la carrera y quieren celebrarlo. Sin nombres, que uno de ellos tiene cosas que hacer y prefiere que no se enteren. El mayor dice: "el confinamiento bien, aunque creo que se está haciendo excesivo. Hay que reactivar la economía. La desescalada me parece muy lenta, y además sin saber qué criterios se toman, mucho misterio. Le pongo un cero con uno al Gobierno. Por no darle un cero". Es el primer día que sale en más de dos meses, cuenta. "Lo ha hecho peor España. Habria que tomar medidasantes supongo, no lo sé, pero sólo hay que mirar el índice de muertes". "Nosotros somos ciudadanos", dice el sobrino, "a un Gobierno se le presupone un conocimiento y tiene que actuar mejor que nosotros. Si demuestran que han reaccionado tan mal, es imputable a ellos". No han tenido miedo, no lo han vivido de cerca, pero sí incertidumbre.

Para el verano, no saben si podrán hacer vida normal. "Yo prefiero, pero depende del Gobierno. Será buen síntoma de salud de las personas y de la economía. Si en mes y medio hemos pasado de 800 a 87 muertos, puede ir mejor. Han bajado los contagios un 90%. Entiendo que será posible". "Habrá que escuchar a los científicos", apostilla el sobrino. "En Wuhan no ha habido rebrote". "Aunque China es oscura, no se sabe". "Claro".

Barrio pobre, 2ª parte

Sonia y Luis tienen un niño pequeño, un bebé. Habla principalmente él. "Es una verdadera estafa. No me creo nada de todo esto. Habrá un virus, como la gripe, la hepatitis. Yo lo hago por mi hijo, por no pegarle. Si no, paso de la mascarilla, es un paripé. No creo mucho en esto. Da igual quién se ponga, hubiera sido la misma mierda. Paso de las caceroladas, es un paripé". Tampoco han salido a aplaudir. "Lo respeto, pero no...". Y por la multa se ponen mascarilla o respetan las horas. Y observan que "la gente estará harta", y por eso ve que la gente no cumple". Estamos en la zona Sur. Hay una piscina comunitaria, que este año probablemente no abrirán. "Si fuera por mí, no cerraría". "Esto no lo haría ni Miliki ni Fofito, esto es un circo". Sonia indica que no entiende que "unas cosas sí y otras no. Puedes ir a ver a familiares, pero otras cosas nada de contacto. Si hay peligro, es un peligro para todo, si es tan peligroso, no debería salir la gente a la calle". Él añade que en las grandes ciudades, hay aglomeraciones, pero piden ahora la mascarilla para estar por la calle si hay aglomeraciones. Lo que les preocupa es la situación económica, porque asegura que perdió su puesto de trabajo cuando pidió el permiso de paternidad en su empresa, si bien no quiso entrar en batallas legales. "Si ya estaba difícil, ahora más", lamentan. "Si necesitáis algo, un chófer, no sé", cierra bromeando.

Barrio rico, 3ª parte

Pilar piensa que tienen "que abrir el confinamiento, en la economía se está notando. Un tiempo vale, pero hay que moverse. El que no tiene economía asequible y el tiempo que lleva parado, hay que empezar a moverse. Le pongo un cuatro al Gobierno, por no ponerle menos. Un dos, o un uno. No puede marear al ciudadano. Ahora mascarilla, ahora no. Eso no puede ser. Demasiado bien han cumplido. La gente ha sido responsable". Aunque sí ve grupos. "La distancia deben respetarla, más la gente joven, no guardan las distancias. Para las personas mayores, eso no está bien. Tienen que ser responsables, que pueden salir pero con normas. Veo que no guardan la distancia, que se sientan en los bancos". Sí tiene un miedo al rebrote. No sabe una lo que va a pasar dice. "Las caceroladas, siempre cuando guarden distancia, es una forma de protesta. Para que no tengan problemas, pero es un país libre". No fue. "Igual que aplaudíamos a la sanidad por cómo lo estaban haciendo, es una protesta ahora  hacia lo mal que lo están haciendo".  No tiene piscina. No piensa ir a la playa. "De momento no, hasta ver cómo evoluciona la cosa. Pienso que no son cosas necesarias. No tengo casa en la playa. No tengo piscina. Duchas fresquitas, como antes".

FOTO: MANU GARCÍA

Barrio pobre, 3º parte.

Es la cola de un pequeño establecimiento. Hay turnos. Esperan en la calle. Una mujer explica que siente mucha impotencia ante la situación que vive España. Tampoco da nombres. "No puedes dejar salir a la gente hasta que esto no esté controlado. Eso va a traer más problemas, más problemas de trabajo y más muertes. Yo he sido autónomo y entiendo a los bares" Considera que es algo "superprovocado, es una bomba, una bomba nuclear. Lo han sacado, para cargarse a quien se están cargando, a las personas mayores. Dicen que están muriendo menos personas. ¿Tú te lo crees? Porque yo no. Y dónde van esas pagas. ¿No hay dinero con las pensiones para acelerar los ERTE? Está todo atascado, el mundo se ha parado. Pero los perjudicados somos las personas pobres. Ellos siguen cobrando dietas. Yo quisiera irme confinada a un chalé de un futbolista. Que donan mucho, pero no estar en un piso de 50 metros".

Una de las cosas que más frustración le hace sentir es los cambios de criterio y algunas decisiones más controvertidas." Me parece muy fuerte cuando hablamos de racismo, de feminismo. ¿Por qué dejaban salir a los niños hasta 14 años? Eso es discriminación. Y ahora ves el Facebook, y ves que los adolescentes están en la calle, con amigos… No, somos todos. Porque vivo frente a una gasolinera y lo que veo, es una vergüenza, ciclistas, mayores, saludándose, ¿y la culpa la tienen los jóvenes?".

Eso sí, considera que la culpa no puede ir a Pedro Sánchez. "Lo que tienen que hacer es unirse, no pelear como lo hacen. Necesitamos unión, soluciones. Ni el PP, ni Ciudadanos, ni Podemos, nadie estaba preparado. Que se unan, que haya trabajo, que con 500 no da para nada". Hay que unir las prioridades sanitarias y económicas. "Esto va a traer un rebrote que nos vamos a ir todos a tomar por...".

Porque, aunque lamenta que haya pesado la situación económica para el desconfinamiento por delante de la salu, dice que "no le tengo miedo al coronavirus. A la crisis económica sí. Me da vergüenza ver que todos los políticos le echan la culpa a Pedro Sánchez". Y todo, con críticas."¿Y las mascarillas obligatorias desde mañana? Cuando ya hemos pasado a la fase 1, ¿perdona? ¿Y los que hemos salido antes? ¿Antes no? Yo me la he quitado porque tengo ansiedad. ¿Por qué a partir de mañana? Lo quiero saber".

Coda final al reportaje

Es posible que le haya llamado la atención la falta de nombres propios en esta información. A este periodista, también. Como se deja entrever en la primera línea, la situación de desconfianza es hacia las administraciones, sus decisiones, pero también hacia quienes transmiten cada día la información. Valga esta coda, infrecuentemente usada en prensa, para denotar que es, quizás, síntoma de los tiempos. Las declaraciones han sido las mostradas. Las conclusiones, de quien las lea.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído