La empresa Los Puitos lleva tres décadas montando la Feria del Caballo. En sus más de 10.000 metros de instalaciones alberga las estructuras que conforman las casetas, el vallado exterior de las mismas y todo su mobiliario.

A escasos 15 minutos de Jerez, en la carretera del Portal y en el portuense Pago del Madrugador, diez mil metros cuadrados de naves guardan buena parte de la Feria del Caballo. A días para que la fiesta se inaugure oficialmente con el encendido del alumbrado, la actividad empieza a ser frenética no sólo en el González Hontoria, también en la empresa Los Puitos, encargada del montaje de las estructuras que conforman las casetas y las vallas exteriores que delimitan las terrazas y también del alquiler del mobiliario.

Nacida en 1970, debe su nombre al singular apodo de su fundador, el jerezano Andrés Domínguez, quien mucho antes ya iba de feria en feria montando una simple caseta que luego se explotaba a modo de bar. Poco a poco el negocio fue creciendo en volumen de negocio y de trabajadores. Los años 80 fueron un punto de inflexión y el boom para la hasta entonces modesta empresa, que ya le trabajaba a buena parte de las ferias de la provincia de Cádiz. Hoy día, Los Puitos factura casi un millón de euros al año y da trabajo a 30 personas –la mitad de Jerez- en la época de ferias, que se prolonga hasta octubre, abarcando también la provincia de Sevilla. De octubre a marzo la plantilla desciende considerablemente ya que el trabajo que hay es más que nada administrativo y de mantenimiento.

Manuel Sánchez, comercial de la empresa, explica que en estos días el trabajo se divide entre El Puerto y Jerez, ya que este año coinciden en fechas la feria del Vino Fino y la del Caballo –la primera, entre el 27 de abril y el 2 de mayo y la segunda, entre el 30 de abril y el 7 de mayo-. Aún así, el trabajo principal, el del montaje de las estructuras de las casetas, hace ya semanas que se llevó a cabo tanto en el recinto de Las Banderas como en el Hontoria. “En Jerez se montan mucho antes, porque las fachadas de las casetas requieren un montaje más complejo que las de El Puerto”.
Para acceder a Los Puitos hay que cruzar un destartalado carril que se abre camino desde la carretera de El Portal. Entre pinares, en el suelo que antes albergó un antiguo centro psiquiátrico, se alzan ahora varias naves y una gran finca que levantó en su día el fallecido patriarca de la empresa. Manuel, 23 años en la misma, lo recuerda como una persona “de muy buen corazón. Era muy listo, porque hay que serlo para levantar un negocio así, pero ayudaba a todo el que se lo pidiera. Aquí venían colectivos necesitando mesas o sillas y no tenía reparos en prestarlas”.

Una de las naves está dedicada prácticamente al mantenimiento tanto de las estructuras metálicas como del lavado de las lonas que conforman el techado de las casetas. Afortunadamente, explica Manuel, no hay grandes destrozos cuando culmina la feria, todo lo más alguna silla que desaparece. Otras dependencias albergan varios contenedores donde se guarda el mobiliario. En total, cuatro mil veladores –cada uno lo conforma una mesa y cuatro sillas- que se repartirán a los caseteros cuando apenas queden dos o tres días para el arranque de la fiesta.

Otra nave alberga las estructuras metálicas. La gran mayoría ya están instaladas en Jerez, pero aún aguardan las que conformarán las vallas exteriores. Manuel no conoce con certeza cuántos metros totales son, pero da un detalle. “Un año, en una motorada en El Puerto, el Ayuntamiento nos las pidió para vallar las calles. Le dimos media vuelta a la ciudad”.

Aunque Los Puitos ha llegado a trabajar en Murcia y Almería, y a punto estuvieron de hacerlo en Córdoba capital, actualmente no pasan de las provincias de Cádiz y Sevilla. La competencia y la crisis afectan. “Hemos tenido que bajar nuestros precios en los últimos años y además los ayuntamientos no son buenos pagadores”. Y aunque no lo parezca, afirma que el de Jerez no es el peor. Afortunadamente, lejos quedaron esos problemas de hace cinco años, cuando incluso se llegó a amenazar al Consistorio con retirar las casetas que ya se habían montado si no se les garantizaba el cobro.

Los Puitos tienen asegurados dos años más de montaje en la Feria del Caballo, aunque esperan poder seguir haciéndolo muchos años más, tal y como viene ocurriendo durante las últimas tres décadas.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído