La chirigota de Vera Luque, junto a las comparsas de Fran Quintana y la de los hermanos Carapapas, se imponen en la séptima noche de preliminares del COAC 2018. 

A pesar de las noches largas de coplas eternas y frío en el aire, de rimas complicadas, de cuplés llenos de hastío, de melodías chirriantes y acentos lejanos. A pesar de todos nuestros pesares, ya ha pasado la primera semana del COAC y hemos sobrevivido. Y es justo ahora cuando empieza a ponerse interesante y la batalla coge color. Las comparsas este año, más que sacar sus garras, están desplegando sus alas.  

Estamos encantados son una especie de magos del Carnaval, con un tipo sencillo y difícil de catalogar. El coro de Longobardo regresa al Falla con un tango añejo y un grupo curtido. Su segunda letra es un bonito piropo a la mujer gaditana, y por ende, también a las pregoneras. Es un coro sin pretensiones pero que suena bien. "Cádiz si te encanto, tú me encantas ¿Quién me va a desencantar?". Los trabalenguas siempre casaron bien con los estribillos. Popurrí de coro. Así, como término y unidad de medida. Desde Sanlúcar llegan Los Maniáticos. Pullita para el Patronato en el primer pasodoble. Crítica a Mariano en el segundo. La chirigota está bien afinada, pero se desinfla más rápido que un balón de Nivea al sol. Sanlúcar podría mandarnos cajas de langostinos con cada agrupación. Sería mucho más llevadero.  

Los Desvelaos nos quitará el sueño a más de uno, pero para bien. La comparsa de Fran Quintana se confirma como una de las favoritas, puliéndose poco a poco. Una presentación potente que suena con mucha fuerza. La primera letra al gaditano que canta desde que nace hasta que muere. De rigurosa actualidad la segunda sobre la polémica con los límites del humor y Cataluña. Un maravilloso pasodoble. Cantada con dulzura y sin estridencias. En el popurrí sí gritan un poco, pero seguro que lo corregirán en el próximo pase. La verdadera misión imposible es encontrar un cuarteto, en la definición tradicional y pura de cuarteto, hoy día. Una historia pobre que se queda en la presentación de los personajes. Coletillas repetitivas y tópicos. Posiblemente volverán, aunque esperemos que con algo mejor.  

La comparsa de los hermanos Márquez Mateos dan un salto en calidad. Los Ángeles de la Guarda se presenta, para sorpresa de muchos, sin chillar y muy bien cantada. La salida de Paco Pellejo y Guillermo Cano ayudan bastante. Dedican la primera letra a la Viña. Una historia de amor en la segunda. Con unos cuplés simpaticones, un bonito estribillo y un popurrí con alguna que otra cuarteta más que destacable, este año los Carapapas también pretenden volar alto. La tribu congoleña del Vera viene con una idea potente. Mientras que mantiene el nivel habitual en la presentación y en el popurrí, juega con una novedad en los pasodobles: uno serio y otro de cachondeo. Dos músicas distintas, cantado de maravilla como de costumbre. Mientras que el primero es un "autopasodoble" de presentación, el segundo en tono pamplinoso pero muy bien rematado. Es muy posible que este giro en los pasodobles le haga optar a uno de los puestos en la final. Unido, claro está, a un buen estribillo y un popurrí con algunos puntos buenos.  

Para terminar, El oro negro llega con una polifonía en la presentación agradable a los oídos. Sin embargo, el alarde de patriotismo en el primer pasodoble no es un tema muy acertado. El resto de la actuación, bastante plana. Eso sí, ésta ha finalizado con dos cañonazos de serpentina plateada que lo han puesto todo perdido. Han hecho bien en gastar los dos hoy. Era tontería guardar el otro hasta el año que viene.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído