El club jerezano, formado exclusivamente por inmigrantes, logra el galardón Corazón de Olavidia otorgado por Carboneros (Jaén), destinado a reconocer a las asociaciones que trabajan por la solidaridad.

Álma de África, el primer club de fútbol del mundo formado exclusivamente por inmigrantes, logra el premio Corazón de Olavidia de la localidad de Carboneros, en la provincia de Jaén. "Hace unos días me llamó el alcalde de Carboneros, Domingo Bonillo, para darme la noticia y contarme por qué hemos sido premiados", apunta Alejandro Benítez Escobar, presidente del equipo. El mismo pleno del Ayuntamiento del municipio jiennense redactó un documento oficial explicando la razón: "En la segunda mital del siglo XVIII, reinando Carlos III, tuvo lugar en el año 1767 la fundación de las llamadas Nuevas Poblaciones de Sierra Morena y Andalucía, que nacieron con la promulgación de la Real Cédula que contenía su fuero de población". Se trataba de un proyecto de colonización con colonos centroeuropeos que conformaron junto a frailes capuchinos suizos y alemanes, lo que fue considerado la idea estrella del reinado de Carlos III.

"Es un honor para nosotros recibir desde una localidad tan lejana este premio que inspira valores que nosotros intentamos dar desde nuestro proyecto: concordia, solidaridad, dignidad... Nos sentimos muy indentificados con el premio y estamos muy orgullosos", expresa Benítez Escobar, e informa que Álma de África se desplazará el próximo sábado día 22 de abril a Carboneros para recoger el premio. "Queremos compartirlo con Jerez, ya que entendemos que Jerez y los jerezanos somos ejemplo de acogida y solidaridad", concluye. Esta es la segunda distinción que recibe el equipo después de que obtuvieran el premio Ciudad de Jerez de la Igualdad y la Integración en 2016. Además de ser campeones en la categoría Juego Limpio el año pasado, a nivel deportido, en la Federación Andaluza de Fútbol.

Pero, ¿de dónde proviene el nombre de este galardón? El reinado de Carlos III puso al frente del primer proyecto de europicidad en la historia, a un indiano de origen peruano llamado Pablo de Olavide, quien ya había puesto en marcha proyectos sociales como la construcción de orfanatos o la reforma de universidades españoles. Méritos que también le valieron para dar nombre a una universidad de Sevilla, la Pablo de Olavide. Con los años, en 1986, un grupo de investigadores comenzaron a llamar Olavidia a las tierras de la localidad jienense en honor al hombre que inició la iniciativa multicultural y plantaron una encina con la tierra de 14 municipios de Jaén, Córdoba, Sevilla y Ciudad Real. Hoy, aquella encina forma parte del escudo de Olavidia y 250 años después del proyecto colonizador, los premios Corazón de Olavidia "tratan de distinguir y reconocer a las personas que desde los principios que inspiraron el nacimiento de estos pueblos, trabajan desde la solidaridad y la concordia por engrandecer con su ejemplo la dignidad humana y sus valores", finaliza el escrito del pleno, justo antes de dar a conocer a los dos ganadores del Corazón de Olavidia: el equipo de fútbol Álma de África, nacido en Jerez, y la Asociación para Personas con Síndrome de Down, Assido, de Murcia.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído