Vecinos del entorno se quejan de la proliferación de jóvenes que lanzan petardos sin que nadie haga nada para impedirlo. “Muchas veces vienen hasta padres acompañando a los hijos a tirarlos”, señalan.

“A ver si en vez de en la laguna de Torrox estamos en un parque de pirotecnia”, se quejan vecinos de la zona que ven cómo estos días, durante la Navidad, grupos de jóvenes, la mayoría menores de edad, se concentran en las inmediaciones de la laguna para lanzar petardos. “Están desde las cuatro o cinco e la tarde todos los días tirando petardos sin parar”, señalan fuentes vecinales, que aseguran que algunos de los artefactos acaban explotando dentro de las viviendas colindantes. “Encima salimos a decirles que si les quedaba mucho, en plan ironía, y se pusieron a tirarnos los petardos en la puerta de casa”, insisten las mismas fuentes.

“Eran niños de entre diez y quince años”, se quejan vecinos de la zona, que consideran que haría falta más presencia policial para evitar altercados de este tipo. “Muchas veces vienen hasta padres acompañando a los hijos a tirarlos”, aseguran. “El tamaño del petardo es considerable”, señalan, “volvemos a lo mismo de siempre, esto parece el culo del mundo”. En la misma zona, el entorno de la laguna de Torrox, ya denunciaron el lanzamiento de petardos durante el pasado Halloween, algo que es práctica habitual durante esta elebración, se quejan.

Un bando municipal, publicado por el Ayuntamiento, recoge las normas relativas a la compra, venta y lanzamiento de petardos y prohíbe el suministro de productos pirotécnicos en aquellos establecimientos que no cuenten con las preceptivas licencias gubernativa y municipal. La joven Rocío Vázquez, la vecina de Los Albarizones que perdió un ojo por el impacto de un cohete durante una Nochevieja, alerta del peligro de estos artefactos explosivos. “Siento horror cada Navidad porque no puedo salir a la calle por miedo, no quiero que mis hijos salgan a la calle e intento que estén todos en casa por el miedo que yo tengo. Lo que me ha pasado le puede pasar a cualquiera”, señala.

Rocío, tras una visita al Ayuntamiento donde estuvo con la alcaldesa, hizo esta semana un llamamiento a “la convivencia y al respeto de todos hacia todos durante las fiestas navideñas en relación al uso de petardos y material pirotécnico”. No obstante, la Policía Local ha intervenido más de 500 artefactos explosivos durante lo que va de Navidad. “Es un problema, insistimos, de concienciación porque hay padres que le compran estos petardos a sus hijos. Quisiera recordar que está prohibida su venta en los kioskos y su lanzamiento en la vía pública", señala Mamen Sánchez.

Los incidentes relacionados con el lanzamiento de petardos no paran de producirse durante las fiestas navideñas, cuando repunta su venta. De hecho, en la localidad gaditana de Puerto Real la explosión de un artefacto explosivo es la posible causa de un incendio en un garaje y, en Sevilla, un niño de doce años perdió dos dedos al explotarle un petardo en la mano.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído