captura_de_pantalla_2016-07-16_a_las_19.43.22
captura_de_pantalla_2016-07-16_a_las_19.43.22

Pedro Grimaldi homenajea a las niñas que vivieron y padecieron la represión en un documental, "sin odio y sin rencor", a partir del relato de su propia madre. El estreno, este martes 19 de julio en La Compañía.

Al Tío José, al que le confiscaron la camioneta para trasportar a los presos desde la cárcel hasta el paredón, “le obligaban a ver los fusilamientos, y murió loco en el manicomio de Cádiz”. Esta es una de las historias de las que fue testigo María cuando solo era una niña, una de las muchas que la convirtieron en una superviviente, en una mujer fuerte e irrepetible. Rozando los 90 años, goza de buena salud y de una memoria nítida que le ha permitido ser la protagonista de María, memoria de una niña de la guerra. A través del testimonio que ofrece esta jerezana, su hijo y director del documental, Pedro Grimaldi, hilvana la sucesión de acontecimientos desencadenados en Jerez desde la ocupación de los militares sublevados el 19 de julio de 1936. Un tiempo en el que los militares rebeldes y las facciones falangistas implantaron “un estado de terror, al igual que en otros municipios de nuestro entorno”.

“No es un documental sobre la Guerra Civil, no es mi intención, tampoco soy un experto y sería una osadía por mi parte. Me limito a transmitir el relato de María, una niña que no fue víctima de sangre, pero sí fue víctima de ver destruida su infancia”. A lo largo de los 45 minutos de la cinta, ochenta años después de la sublevación, el jerezano realiza un tributo a la generación de niñas y niños que nacieron hasta el año 1940 y que vieron usurpados sus primeros años por la violencia, el miedo, el frío y el hambre.

“Esta es llamada la generación herida porque vio truncada su infancia, tuvo que madurar deprisa. Esas mujeres maravillosas e irrepetibles se merecían un homenaje”, afirma Grimaldi, quien se declara feminista, sin lugar a dudas. En aquel entonces sufrieron la represión por proteger a hombres sensibles al régimen. Pero ha pasado el tiempo y, lejos de lo que cabe esperar, han cumplido los 90 años "como María, sin odio y sin rencor", tal y como sobrevuela en el documental. “Además, son mujeres que hoy día —no es el caso de la protagonista—, con sus míseras pensiones están manteniendo a sus nietos y a sus hijos. Merecen un homenaje permanente, son mujeres irrepetibles.

En la época de posguerra las niñas optaban a ser señoras o criadas. María se enfrentó a su madre, Ana, viuda muy joven al igual que ella, para trabajar en casa de unos señoritos. No lo consiguió, aunque con siete u ocho años sí repartía leche por el barrio. Por suerte, para otras ser criadas les salvó la vida, como narra el documental. Fue el caso de María Bermejo, a quien el hecho de haber trabajado de serlo hizo que el señorito la saca de la cola en la que se encontraba para ser fusilada porque tenía un novio músico, sensible a la República. "Cuando se produce el golpe militar, quien se puso una camisa azul y se metió en la falange tuvo barra libre para hacer todo tipo de abusos, para vengarse por asuntos personales que nada tenían que ver con la ideología. Ese ensañamiento, esa manera tan tremenda de ejercer la violencia, esos aspectos de la guerra y la posguerra la gente lo desconoce", explica Grimaldi.

¿Por qué en Jerez hay tanto desconocimiento de ese periodo de la historia? Según Pedro Grimaldi, esto es debido a la clara vinculación entre la aristocracia agraria de la tierra y los golpistas. “Aquí hay apellidos ilustres que financiaron a Franco, que financiaron a Queipo de Llano… eso está muy enraizado en la cultura local, esa gente sigue por ahí, son muy mayores, están sus hijos, sus nietos... Esa aristocracia filofascista vinculada a la derecha agraria ha marcado mucho a la ciudad que ha sido incapaz de sacudirse esa parte de la historia”. Por eso, asegura, en Jerez el relato de la Guerra Civil es muy distinto al de otros municipios del entorno donde también sufrieron una tremenda represión, pero donde la gente lo ha reivindicado. “Aquí todavía la sombra de la derecha es muy alargada”.

No obstante, Grimaldi, el director de María, memoria de una niña de guerra, reconoce excesos en ambos bandos. Con todo, subraya taxativamente que en este país había un régimen legalmente constituido. “Fue un golpe de Estado contra la legalidad republicana. Eso es así. Luego eso desencadenó en un conflicto y en todos los conflictos hay excesos”. Grimaldi, además de homenajear a estas mujeres con este documental, se muestra partidario de recuperar la memoria de las víctimas. “Yo me mojo y digo que sí, que hay que recuperarla pero desde la justicia, no desde el olvido. Es decir, que esa gente que desapareció, que fue torturada, que aún no sabemos dónde están, merezcan un reconocimiento y el restablecimiento de su dignidad”.

Más de 400 asesinatos, 200 víctimas no documentadas, fosas aún por investigar en la ciudad... No resulta fácil aglutinar tantos datos, documentos, audiovisuales de la época, y Grimaldi lo ha logrado. Después de este esfuerzo, dice, se queda con ganas de trabajar más, de saber más. "Para mí lo más estremecedor ha sido entrar en el cementerio de La Sauceda y en El Marrufo, la mayor fosa encontrada en Andalucía, ubicada en el término municipal de Jerez". Para sustentar el documental se ha servido de un inmenso trabajo de hormiguitas. “Hay gente que me ha ayudado mucho en Jerez como Cristóbal Orellana, técnico del Archivo Municipal, la gente de la asociación Memoria histórica de Jerez, Pepe Cirera y Manuel Ramírez. Un luchador en este tema es Andrés Rebollero, presidente del foro por la Memoria Histórica del Campo de Gibraltar”. Pero el gran pilar que le ha impulsado a realizar el audiovisual ha sido su propia madre, “un espejo de coherencia" para él. María, la niña, la protagonista, una mujer irrepetible.

María, memoria de una niña de la guerra se estrena el martes 19 de julio en La Sala Compañía, a las 20:30 horas. La entrada es libre.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído