67 bomberos de la provincia denuncian que podrían acabar despedidos en semanas

incendio-6.jpg
incendio-6.jpg

Funcionarios interinos señalan que el problema se remonta a 2010 cuando el sindicato CSIF denunció "irregularidades" en su concurso de oposiciones.

Llevan seis años trabajando como interinos en el Consorcio Provincial de Bomberos y ahora denuncian que se encuentran en una "encrucijada" de la que no saben cómo van a salir. “Son muchos años sin que la gente no conozca lo que pasa en Cádiz y ya es hora de sacar nuestro problema a la luz”, afirma Antonio, uno de los bomberos afectados por una situación que empieza en 2010, cuando se convocan 55 plazas de interinos en un concurso que fue denunciado por el sindicato CSIF. El motivo que adujo en su momento fue la falta de negociación en el trámite de la convocatoria de nuevas plazas con otros sindicatos, aunque los interinos también señalan que desde dicho sindicato aducen que la denuncia parte con el objetivo de que se obligue al Consorcio a sacar una oferta pública de plazas fijas. Lo cierto es que en 2012 una sentencia declaraba nulo este concurso por un concepto que los bomberos señalan que era “desconocido para nosotros hasta ese momento”, como era que “no hubo mesa de negociación. Este error lo cometen CCOO y Consorcio, llega a oídos de CSIF y lo denuncia”.

Ya a primeros de 2016 el Juzgado Contencioso Administrativo número 4 de Cádiz notificó la ejecución forzosa de la sentencia que declaraba la nulidad del proceso de selección, a pesar de que los bomberos interinos afirman que “desde nuestro sindicato y desde otros nos decían que esto no llegaría a nada”. Es entonces cuando les empiezan a llegar cartas de despido firmadas por el propio presidente del Consorcio. “Nos dijo que eran las cartas más dolorosas que había tenido nunca que firmar, pero que no tenía opción ya que era la única opción de ejecutar la sentencia”.

Desde entonces, CSIF y Consorcio llevan negociando una salida legal para los interinos. Se logró que la jueza que lleva el caso paralizara la ejecución de la sentencia hasta que el Consorcio se comprometiera a negociar las bases de una nueva convocatoria de oposiciones con los diferentes sindicatos. De esta manera se evitaría que los 67 interinos afectados –que representan el 16 por ciento de toda la plantilla en la provincia- no tuvieran que salir de inmediato, con el consiguiente prejuicio que eso supondría para la seguridad de algunas localidades cuyos parques están bajo mínimos de efectivos.

El juzgado finalmente otorgaría una prórroga hasta febrero de 2017, pero cuál sería la sorpresa de los interinos al conocer que, tras ocho años sin oposiciones y con un déficit de 120 plazas en la provincia, el Consorcio solo oferta nueve plazas de empleados fijos, siendo el resto de interinos, por lo que se verían de nuevo en la tesitura de examinarse para un puesto que ya ostentan y, además, “con pruebas más complicadas”.

En estos momentos la situación se encuentra en una fase de stand by. Abogados contratados por los bomberos afectados presentaron un escrito al juzgado para solicitarle que valorara su situación, ya que se ha declarado ajena a la denuncia del CSIF. De este modo, ha pedido a las dos partes implicadas, Consorcio y éste sindicato, que en el plazo de 20 días -que se cumplirán el próximo 18 de noviembre- respondan sobre su futuro: que sigan trabajando o que se ejecute la sentencia que dictaminaba la nulidad del concurso de 2010 y, por consiguiente, su expulsión. Si hubiera unanimidad por ambas partes a favor de los interinos se evitaría esto último; de no haberla, será la jueza, en el plazo de otros diez días, quien dictamine. A día de hoy, el Consorcio, “de palabra”, ha comunicado su interés de que sigan trabajando, según los interinos. Desde el CSIF, por su parte, alegan que, tras consultar con su gabinete jurídico, no son nadie para cuestionar una sentencia firme. En este sentido, Alberto Caballero, de CSIF, ratifica que “no tenemos nada que alegar. Nos parece bien que defiendan sus puestos, pero lo único ya es que se pronuncie la jueza”, además de afirmar que “jamás hemos pedido el cese de los interinos, solo que haya oposiciones para que salgan plazas de fijos”.

A todo esto, los bomberos afectados recuerdan que, por ley, los interinos solo pueden ejercer como tal cuatro años en total, llevando seis en la actualidad, por lo que hablan de un fraude de ley, además de denunciar una mano negra: “Echándonos a la calle lo que hacen es quitarse el problema. Ellos quieren asegurarse de que llegada la oposición que está en curso, entremos en los exámenes y de la manera que sea desaparezcamos de ahí y que las plazas de interinos vayan a otras manos, pero esas plazas de interinos no pueden cubrir las nuestras. Ese es el problema”. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído