Vecinos y empresarios del barrio se alegran del desembarco de Ciencias de la Educación “en un edificio que estaba abandonado y que necesita una remodelación para volver a darle vida a la zona”.

El pasado viernes se conocía la noticia de que la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Cádiz había aprobado el estudio de detalle de la unidad de ejecución UE-CA-02, por el que el edificio de Valcárcel volvería a la actividad tras 14 años en desuso, periodo durante el cual se produjo la okupación por parte de trece activistas del movimiento 15M de las instalaciones, creando en su interior bibliotecas, salas de cine, locales de ensayo, organización de cursos y talleres…

Aun así, faltaba la aprobación de Diputación para la cesión gratuita de los terrenos a la Universidad de Cádiz, algo que finalmente se produjo el pasado miércoles con los votos a favor de PSOE, IU, Ganemos Jerez y Por Cádiz Sí se Puede la abstención del PP y el voto en contra del PA. Sin embargo, los bienes cedidos a la institución universitaria volverán a poder de Diputación si en el plazo de cinco años no se destina el edificio a la finalidad prevista, esto es, a acoger la Facultad de Ciencias de la Educación.

Valcárcel, que desde 2003 pertenece a la Compañía Inmobiliaria y de Inversiones –Zaragoza Urbana- regresará a la titularidad pública, y es que Diputación mantendrá un 73,5% de las fincas afectadas (11.423 metros cuadrados) y casi un 65% de las unidades de aprovechamiento; mientras que Zaragoza Urbana preserva una parcela de 4.117 metros cuadrados con la intención de levantar un hotel de nueva planta. El proyecto, además, incluye la construcción de unas pistas deportivas cercanas a la Facultad, aunque aún no está confirmado el lugar.

En este sentido, lavozdelsur.es ha querido pulsar la opinión de los vecinos del barrio de La Viña, donde se encuentra el edificio catalogado como BIC. Un barrio con casi 5.000 habitantes y elevadas tasas de desempleo y precariedad, según el estudio La salud en La Viña del Ayuntamiento de Cádiz. El sentir de los gaditanos residentes en esta zona de la ciudad es variado, aunque por norma general es una agradable noticia “para darle vida al barrio, que en invierno está prácticamente muerto”, según comenta uno de los vecinos.

Los propietarios de pequeños comercios, sobre todo, son quienes se muestran más receptivos ante la llegada de la facultad. Pedro, trabajador en una tienda de frutos secos cercana a Valcárcel, asegura que “es una alegría que pongan tanto la Facultad como el hotel en esta zona, porque le darían movimiento al barrio”, y es que, según su experiencia, “La Viña necesita proyectos así para que haya consumo, porque se ha convertido en falta de gente más que en falta de dinero”.

Un sentir que comparte Pedro, propietario de una copistería, “un negocio que está directamente relacionado con el movimiento estudiantil”. “Para la gente de la zona supone un plus que en Valcárcel comiencen a hacer vida los estudiantes porque al final eso genera un consumo prolongado durante todo el año, sea la época que sea”, afirma con la esperanza de poder aumentar su volumen de ingresos cuando la facultad de Ciencias de la Educación abandone Puerto Real y desembarque en Cádiz.

“Valcárcel es un edificio que lleva demasiado tiempo en desuso y que necesita un impulso tanto para darle utilidad como para darle otra cara a La Viña”, comenta Nuria, una joven vecina de la zona que se alegra “de que crezca el ambiente joven en la ciudad, que se está convirtiendo en un cementerio a la hora de salir por la noche”.

De momento tendrán que esperar hasta que la Universidad se instale en el terreno. El Ayuntamiento, por su parte, negociará con la UCA para la construcción de pistas deportivas, así como su localización. Se ha dado, por tanto, luz verde a un proyecto que la propia Facultad de Ciencias de la Educación venía reclamando desde 2013 en vista del aumento del número de estudiantes.

El rechazo de Puerto Real

La llegada de la nueva facultad de Ciencias de la Educación a Cádiz supondrá su marcha del Campus de Puerto Real, algo que ha provocado rechazo y controversia en el seno del propio gobierno de la Diputación. El no de Maribel Peinado, del grupo andalucista, materializa esa postura aunque el debate también se ha trasladado a las redes sociales. Peinado se mostró a favor de la cesión de Valcárcel a la UCA, pero "estoy absolutamente en contra de que Puerto Real pierda la facultad. Puerto Real es una ciudad universitaria y no se trata de una visión localista sino comarcal”.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído