La tragedia de Cádiz a través de las coplas de Carnaval

soldaditoslrossi.jpg
soldaditoslrossi.jpg

La fiesta gaditana siempre ha sabido narrar los acontecimientos históricos, máxime un hecho como fue la explosión del polvorín de la Armada del año 1947.

Las coplas de Carnaval se hacen eco de los sucedido en Cádiz y todo el mundo desde el inicio de su historia. Los hechos, los momentos, las historias, los sucesos que se van contando a través de versos cantados y que son algo más que “un periódico cantado” como siempre se ha dicho. Sobre la explosión de Cádiz de 1947 no hay mucho recuperado hasta la fecha del año siguiente, pero sí hay a lo largo de la historia otras agrupaciones que le han cantado a este trágico hecho. Así, se recuerdan coplas como el tango de La Piñata gaditana del año 1984 que alababan la labor de las emisoras gaditanas que hicieron sonar la voz de alarmar y llegar así la ayuda de las poblaciones cercanas:

El 18 de agosto del año
en curso Cádiz veía
la pérdida dolorosa
de una de sus factorías,
noche que no olvidaremos
por lo triste y lo fatal.

El terrible siniestro
sembró la muerte
entre muchas personas
sin que faltasen niños inocentes.

A los pocos minutos
de la explosión
la noticia cundía
por la nación.

Gracias a una emisora y a sus servidores
llegaron ayudas de otras poblaciones.
Con toda su alma socorro pedían,
si no Cádiz entero sucumbiría.

Es la Transradio Española
la que angustiosa llamaba,
mientras que en los que allí habían
sus lágrimas asomaban.

Que no se olvide en la vida
este acto tan humano,
porque el que no lo agradezca
que no se precie de gaditano,
pues le debemos la vida
seguramente a los ciudadanos.

En 1989 se canta una de las coplas más destacadas sobre la tragedia que, además viene a ser una crónica social de primera calidad. Así lo recuerda su autor, Paco Villegas, quien recuerda aquella copla de ‘Soldaditos’ y la repercusión que tuvo. “Me llegaron a decir que eso no lo había escrito yo, sino mi padre porque no la viví”, comenta el comparsista que reconoce que se había empapado de hemeroteca y documentación suficiente para crear la historia. La cuarteta del popurrí hacía referencia al lado más humano de la tragedia y cómo el pueblo de Cádiz se volcó con sus vecinos para salir adelante:

En la calle nadie vale
lo que no vale en su casa,
por mucho que se acicale.

Valía, la que vi yo... pueblo,
el agosto de Cádiz
cuando vino la explosión.

Era la calle cristales
con la noche ya esparcía,
arrebujándose males.

Tuve que esconder las herías
pa no asustar a mi mare.

Tos con velas por ahí,
parecíamos un sin fin
de andadoras estrellas.

Y en la playa yo te vi
llorando... Cai morena.

Y aquella mujer gritando,
Anita y Mari García,
se iba, venía, y volvía
rezando con toas sus fuerzas,
por la orilla que el día estrecha.

Y se corrieron las voces,
Anita y Mari García,
se gritaban to los hombres,
y cuando se amanecía
aparecieron las niñas.

Ese día y el siguiente
nadie comió ni bebió,
pero se hizo digestión,
se alimentaba la gente ayudando,
ayudando... ayudándose entre "tos".

En el cincuentenario de la tragedia también hubo letras alusivas, destacando un pasodoble de Joaquín Quiñones, de la comparsa ‘Dando Leña’, narrando la historia, aunque con una crítica al final del pasodoble:

Sentao en el sofá, aquella tarde 
con lágrimas en los ojos 
me lo contaba mi padre.

Su cara reflejaba el espanto 
le parecía mentira 
que haga ya cincuenta años.

Él jugueteaba con un trompo 
en la puerta de su casa 
cuando una explosión, sonó de pronto 
y se vio entre los escombros 
de cristales y chatarras.

Los llantos en aquella noche oscura 
de aquel Cai de la amargura 
ya jamás puede olvidarlo.

Partió, de cuajo, la casa cuna 
dejó maltrechos a los astilleros 
robó la vida a tantas criaturas 
que allí, servían de marinero.

Qué horror había en las calles 
entre gritos y confusiones 
y dando gracias a dios 
que un capitán con dos cojones 
que con un pelotón 
jugándose sus vidas 
entraron con agallas 
al polvorín que casi ardía.

Nunca perdonaré 
al que justificara 
que aunque aquello era un peligro 
todo sea por la patria.

Y así cincuenta años después 
aun no tenemos dos pelotas 
"pa" que quiten de una vez 
la base naval de Rota. 

Son muchas las referencias que se hacen en pasodobles y popurrís desde el 47, algunos como ‘La Trinchera’ en 1996, cuando en un pasodoble hace una referencia a una pesadilla de una mujer “en Cádiz hubo una explosión y los niños en el muelle cargaban carbón”. Incluso, se le dedicó una comparsa entera en el año 2007, con esta temática: ‘El Polvorín’. Comparsa escrita por Antonio Álvarez ‘Noso’:

Como siempre los gaditanos recrean en el Carnaval sus recuerdos y lo utilizan para seguir caminando en su día a día. En este caso fue un drama histórico que, a buen seguro, que tuvo numerosas coplas en los años posteriores de los autores gaditanos de posguerra.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído