La empresa CCP instalará más de 500 metros de valla acristalada en el paseo marítimo de Cádiz

paseomaritimo.jpg
paseomaritimo.jpg

La obra pretende evitar situaciones de potencial peligro de caída en un lugar cada vez más frecuentado por deportistas y peatones.

La empresa CCP será la encargada de la instalación de la nueva barandilla en el Paseo Marítimo de la capital gaditana. Así lo ha aprobado el Consejo Rector del Instituto Municipal del Deporte (IMD). Los trabajos comenzarán en el mes de noviembre y la barandilla irá colocada en dos tramos: desde las calles Condesa Villafuente Bermeja a Padre Guillermo Chaminade, así como frente a la calle Granja San Ildefonso. En esta última vía reviste especial importancia debido a que la muralla cuenta con una fuerte pendiente y una caída de seis metros.

La intención de esta instalación es evitar los peligros que pueden entrañar la presencia del murete, que cuenta con 52 centímetros de altura y una profundidad de 60 centímetros. Por ello, la barandilla en estos tramos será acristalada, muy similar a la ya colocada en la plaza de Santa María del Mar. Entre Condesa Villafuente Bermeja y Padre Guillermo Chaminade se instalarán 430 metros de protección, más otros 80 que se colocarán en la zona de Granja San Ildefonso. En total, 510 metros de barandilla acristalada en dos zonas discontinuas. Para llevarlo a cabo, el murete actual será derribado con el cuidado suficiente como para recuperar la piedra ostionera que culmina el muro, de forma que las losas de piedra puedan ser instaladas en el suelo junto a la solería actual. Asimismo, se demolerá la parte proporcional del muro necesaria para la recolocación de esta piedra, que cuenta con un espesor de entre 12 y 20 centímetros.

La nueva valla, compuesta por postes de acero galvanizado colocados cada metro y medio, quedará a una altura total de 115 centímetros. Entre ellos se situarán entrepaños formados por tres láminas de vidrio de seis milímetros cada una, con los cantos pulidos en su parte superior a fin de evitar cortes. Una obra que tiene un coste superior a los 300.000 euros y que tendrán una duración de tres meses a partir de la firma del acta.

El proyecto de obra del equipo de gobierno pretende, además, favorecer la inclusión de personas con discapacidad, así como la contratación de personas en situación de desempleo con excepcionales dificultades de inserción laboral o de exclusión social, además de la promoción de la igualdad entre hombres y mujeres. La iniciativa contó con el respaldo del grupo municipal socialista y con la abstención del Partido Popular, mientras que Ciudadanos excusó su ausencia.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído