Enrique Fuentes: “Siento que los políticos nos han ganado la partida a los vecinos”

enrique_aavv-3
enrique_aavv-3

El líder vecinal deja su cargo de presidente de la asociación de vecinos El Pino, en San Fernando, con un mensaje claro: “Me siento derrotado porque no hemos conseguido lo que venimos reclamando desde hace veinte años”.

Cuando el presidente de la asociación de vecinos El Pino en San Fernando, Enrique Fuentes Holgado (Badajoz, 1965), anunció en Facebook que dejaba el cargo en la entidad vecinal, se sucedieron mensajes de apoyo. Y es que en la época de la posverdad, decir la verdad, a secas, simple, sincera resulta cuanto menos extraño. “Estoy cansado, me siento derrotado porque no hemos conseguido los objetivos que nos marcamos hace veinte años. Siento que los políticos nos han ganado la partida a los vecinos”.

Acostumbrado a la reivindicación, con una amplia trayectoria en CCOO de San Fernando, Enrique creó la asociación en 1997 en un barrio, el de la Casería, que nada más que por su situación geográfica ya estaba olvidado. En La Casería operan hasta tres asociaciones de vecinos: la de El Pino, en alusión al enorme árbol de la calle San Federico, atiende a los vecinos más próximos a la extinta estación de trenes, cuyo paso a nivel marcaba el inicio hasta el grupo Santa Rosa, unos 6.000 vecinos con el crecimiento de estos últimos años.

Pero cuando la asociación arrancó a finales de la década de los noventa, aún no se habían construido las viviendas paralelas a la vía del tren. Precisamente, el gobierno de entonces de Antonio Moreno (PA) llegó a un acuerdo con los propietarios de los números 10 al 16 para que cedieran esos terrenos. “Hace veinte años, la barriada estaba muy mal. No teníamos nada: sólo basura y ratas”, recuerda. Por eso, aceptaron ceder aquella zona a cambio de instalaciones y equipamientos: una pista deportiva, zonas verdes y un local social. Un compromiso que se aprobó por unanimidad en un pleno en el año 1999 y que casi veinte años después, no se ha hecho realidad. Sólo cuentan con el local social, que comparten además con otra de las asociaciones de la zona, El Cruce pero lo más importante para el barrio, sigue sin aparecer.

Sin embargo, la urbanización de la zona no ha sido pareja a la dotación de equipamientos que no ha acometido ninguno de los gobiernos que ha pasado por el ayuntamiento. “Antonio Moreno nos atendía pero no hacía nada; con Manuel María de Bernado, aún menos, porque con la excusa de que vivía en el barrio, no vimos nada; el PP ha sido el que más hecho por el barrio (la eliminación de las barreras arquitectónicas, el arreglo del Paseo Joly Velasco –“aunque no fue el que nosotros queríamos”- el parque infantil o el local social) y ahora con Patricia Cavada, en el Gobierno, lo que se ha hecho se reduce al pintado de paso de peatones o la reorganización de la calle Batalla del Ebro, con la que no estamos de acuerdo porque han estrangulado aún más el tráfico”.

A media hora de asistir a la reunión de la junta directiva que va establecer el calendario de las nuevas elecciones, Fuentes Holgado recuerda la lucha del barrio en todos estos años y de las dos presidentas que le sucedieron. Él estuvo años apartado del cargo y dos mujeres, Leonor primero y Carmen, después, tomaron el relevo. “Los presidentes y todos los compañeros que hemos pasado por aquí, hemos intentando cada uno a su estilo mejorar las condiciones de vida de los vecinos pero todos hemos trabajado por la mejora del barrio”. Cuando volvió en el año 2009, él y su equipo comenzaron a trabajar una campaña de que La Casería también era La Isla evidenciando el “olvido” de la zona por los distintos gobiernos locales. Hasta 1.500 firmas recogieron para que el barrio fuera dotado de una sala de estudio, unas instalaciones deportivas y zonas verdes. Lo mismo a lo que diez años antes se comprometió toda una corporación municipal. También un centro de salud y un instituto, “antes había mucho más chavales en la zona y niños de doce años tenían que ir andando hasta el instituto desde aquí”. El grueso de las reivindicaciones, sin embargo, seguían y siguen en el mismo punto. “A los políticos se les llena la boca con la participación ciudadana y nosotros tenemos unos presupuestos participativos pero no son reales, son consultivos; aún no se ha ejecutado ninguno”.

Una pista deportiva, una sala de estudio y zonas verdes, reclamaciones histórica del barrio

El presidente vecinal no deja de preguntarse cómo en estos años ninguno de los fondos, ni europeos, de la Junta o de Diputación hayan venido al barrio. Y no, no se corta ante la pregunta: “Sí me siento derrotado”. “Cabreado” con la clase política que, entiende, que no se ha preocupado por los vecinos de este barrio pero también “decepcionado” con la participación de los vecinos. Sabe que es un problema que padecen no sólo los entidades vecinales sino también, por ejemplo, los sindicatos o los partidos políticos. “Yo también hago autocrítica y a lo mejor yo no lo hecho bien, pero no sé hacerlo de otra manera: no he ido a actos políticos ni he tenido relaciones de amistad; cuando ha venido un representante político al barrio no le he dado más bombo que informar a mis vecinos. Creo que a lo mejor eso me ha jugado mala pasada pero es que no sé hacerlo de otra manera”. Por eso, también ha tomado la decisión de irse.

No todo ha sido amargo, ni mucho menos. “Estoy muy contento con la labor que ha hecho la asociación en materia de reivindicación y de solidaridad”. Y para ello, la asociación de vecinos El Pino ha sido pionera. “Mucha gente nos dicen que hacemos muchas cosas y estoy seguro que también hacen lo mismo o más pero a lo mejor no se ve tanto”. La asociación además, ha estado desde el principio enfocada a la mejora de la vida de los vecinos con iniciativas y actividades para mayores y niños. “Hemos puesto en marcha iniciativas para los más pequeños pero es difícil porque tienen muchas actividades extraescolares”. También es complicado para alguna de los adultos pero “lo que tenía claro desde el principio es que en la asociación no iba a ver ni una barra ni un bingo”.

Iniciado ya el proceso electoral para las elecciones de la nueva junta directiva, Enrique confirma que continuará en la junta directiva si sale elegida la lista que encabezará Francisco Calero. Él se ve un tiempo prudencial hasta que encuentre alguna actividad social que le llene. La política está totalmente descartada. Número 3 por Izquierda Unida en las últimas elecciones, “iba en la lista por apoyar” pero si volviera a hacerlo, “les pediré que me coloquen en los últimos puestos”. “Yo no puedo estar quieto pero será en una actividad social”.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído