"El ocio nocturno en Cádiz no se lo ha cargado Muñoz Arenillas, sino los precios y la falta de discotecas grandes"

paseo_maritimo_cadiz.jpg
paseo_maritimo_cadiz.jpg

Los vecinos de este barrio gaditano lamentan que se les haya estigmatizado y aseguran que lo único que solicitan es "que se cumplan las ordenanzas para poder dormir por la noches".

Desde la AVV Muñoz Arenillas-Reina Victoria pretenden desterrar el estigma creado en un sector de la ciudad sobre los vecinos de esta barriada. Se sienten dolidos con la actitud de algunos hosteleros, quienes les señalan directamente por sus quejas sobre el ruido y sus impedimentos para fomentar conciertos y actividades que contribuyan a animar una ciudad muy decaída en este aspecto en la última década. "Es una mentira que nosotros nos hayamos cargado la noche", asegura Juan Luis Bernal, portavoz de esta asociación de vecinos.

"Nos duele que nos digan eso. Nosotros también tenemos familia y vecinos que trabajan en la hostelería. La noche se la ha cargado dos cosas: la primera son los precios. La prueba es que hay un bar en el Paseo Marítimo que siempre está lleno de jóvenes porque una caña vale 40 centímos. Y la segunda es que aquí faltan pubs y discotecas grandes. Eso es lo que indudablemente se ha cargado la noche". En el mismo sentido, agrega que "en todo Cádiz ocurre lo mismo, no sólo en nuestra zona. ¿Qué pasa que nos la hemos cargado nosotros en todo Cádiz?", se pregunta Bernal.

Considera que el turismo que llega a la capital gaditana es familiar, lo que no ayuda a fomentar el ocio nocturno. "Cádiz no es una zona turística. Es una ciudad a la que históricamente viene turismo familiar. Dan una vuelta por el Paseo de noche, pero no entran en los pubs. Esa es la realidad. El que quiera engañarse, que se engañe". Además, indica que "también vienen muchos extranjeros que no salen, van por la mañana temprano a la playa y están todo el día ahí. Y luego por la noche, si pueden, se sientan en la terraza del hotel con sus bebidas", explica.

Chiringuitos sin música

Defiende que se cumplan las leyes y advierte que en el concurso para la consesión de los chiringuitos se dejaba claro que la licencia era sin música. En el informe de la resolución de la dirección general de prevención, calidad ambiental y cambio climático con relación a la solicitud de consesión realizada por el Ayuntamiento de Cádiz se refleja que "según la documentación presentada, cabe señalar que la actividad proyectada es Bar sin Música y por lo tanto se trata de un establecimiento encuadrado en el tipo 2 del art. 33 de dicho Decreto y por lo tanto se establece la prohibición del uso de equipos de reproducción/ampliación sonora o audiovisual".

En la AVV Muñoz Arenilla-Reina Victoria se deja claro que "no es la asociación la que dice que no quiere. Existen unas leyes y unas ordenanzas que hay que cumplir. Hoy en día la mayoría de los bares las están incumpliendo. Nosotros nunca hemos denunciado que casi todos los bares y chiringuitos del Paseo Martímo tienen música ambiental. Y no lo hemos denunciado porque entendemos que es una música normal". Y recuerda que "nosotros no somos los culpables de que no puedan poner música a partir de las 12 de la noche. Las leyes están ahí. En Navidad se llegó al acuerdo de conceder tres zambombas a cada bar y algunos hicieron nueve", lamenta.

Temor al regreso del botellón

Los vecinos de este barrio temen que si celebran conciertos y actuaciones de Carnaval en el Paseo Marítimo pueda regresar el temido botellón. "Es un problema que genera que se hagan esos actos. No entiendo cómo alguien puede pedir ese tipo de peticiones cuando normalmente tiene lleno el local. ¿Qué plantea? ¿Hacer una actuación para que la gente esté en la playa al final con su botella? Porque al final todos los bares tienen su espacio. Y el miedo es que retrocedamos en el tiempo y vuelva el botellón".

La calle de Muñoz Arenilla y la glorieta de Ingenerio La Cierva fueron las más afectadas hasta que se prohibió el botellón. Bernal recuerda que "se permitió hasta unos límites increíbles hasta que salió la ley de La Junta y cambió todo. Antes la gente venía a Cádiz por el botellón. Ahora los que son de fuera dirán para qué voy a ir. Muchos jóvenes son estudiantes o no tienen trabajo y no pueden gastarse 3 euros para una cerverza en un chiringuito o 7 ú 8 para un cubata en pub".

En resumen, no entienden tanta crítica hacia la asociación. "No sé por qué la gente se queja tanto de nosotros. Lo que defendemos es un derecho recogido en la Constitución. Estamos luchando por nuestra salud. Sólo queremos dormir por las noches. Hasta las doce aguantamos, pero más allá de esa hora el descanso es sagrado". Y a su favor cuentan con un informe del Tribunal Constitucional que asegura que "la alta densidad de ruidos va en contra de nuestra intregridad física y moral y de la intimidad de nuestros domicilios. Estamos amparados en los artículos 15, 18.1 y 18.2 de la Constitución", lamentando que su zona del Paseo Marítimo "esté saturada en el mapa de ruido de la cudad de Cádiz".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído