cifuentes.jpg
cifuentes.jpg

El gran comienzo de temporada del equipo amarillo ha catapultado a los hombres de Álvaro Cervera a la zona noble de la tabla desde la primera jornada de la Liga 123.

Desde el regreso del Cádiz al fútbol profesional todo son alegrías en el seno de la entidad presidida por Manuel Vizcaíno, que ha logrado cumplir el objetivo marcado a principios de temporada en las dos últimas ocasiones, algo inaudito en los últimos años en un club instalado en Segunda División B.

Esta temporada, el cerrojo que ha impuesto Alberto Cifuentes, portero menos goleado de la categoría, ha servido para que el equipo gaditano se mueva por los puestos altos de la tabla clasificatoria desde el primer instante. Tras la disputa de seis jornadas, el Cádiz tan solo ha encajado dos goles, siendo el conjunto que menos tantos ha recibido hasta el momento. Le sigue el Numancia, al que le han marcado en tres ocasiones.

Con 38 años, el meta albaceteño está viviendo en Carranza una segunda juventud. Comprometido con el equipo y en un magnífico momento personal y colectivo, Cifuentes continúa afianzándose como uno de los mejores porteros de la categoría. En la zaga, Servando está logrando que no se note la marcha de Aridane, un pilar durante las dos últimas temporadas. Marcos Mauro corrige la posición con sobriedad, aunque parece que la titularidad le durará el tiempo de adaptación de Villanueva, brillante en Copa ante Osasuna. En los laterales, el empuje de Carpio y la intensidad de Brian y Bijker aseguran un derroche físico tremendamente molesto para los atacantes rivales. Cervera, además, dispone de Correa en la derecha, aunque el indiscutible continúa siendo el ex del Alavés.

La entidad cadista nunca había encajado tan poco en seis jornadas en toda su historia. Habría que remontarse a la temporada 2009/10, en la que descendió a Segunda B, para observar unos números parecidos. El Cádiz, por aquel entonces entrenado por Javi Gracia, marchaba en 12º posición con tres goles encajados. En la 1980/81 también había recibido tres goles tras la disputa de seis partidos, pero aquella vez sí logró el ascenso a la máxima categoría.

 Este año, hasta el momento, la solvencia atrás le ha servido para puntuar en todos los partidos, a excepción únicamente de la derrota por la mínima en el Carlos Tartiere de Oviedo

Y es que la forma de ver el fútbol de Álvaro Cervera se ha caracterizado, desde su llegada al banquillo amarillo, por asegurar la defensa para sumar puntos con regularidad. De esta forma, la temporada pasada fue el cuarto conjunto menos goleado de la categoría, habiendo recibido 40 goles en 42 partidos. Este año, hasta el momento, la solvencia atrás le ha servido para puntuar en todos los partidos, a excepción únicamente de la derrota por la mínima en el Carlos Tartiere de Oviedo.

Encajar muy pocos goles provoca, en la mayoría de los casos, que un equipo se mueva en la parte alta de la zona clasificatoria. El Cádiz también cumple esa premisa y los 11 puntos que acumula en su casillero sirven para firmar el mejor arranque liguero en Segunda de las últimas seis temporadas. En la 2003/04, recién ascendido tras nueve años en Segunda B, las 12 unidades cosechadas tras seis jornadas, colocaban al conjunto entrenado por José González en una inesperada segunda plaza.

A pesar de que la obsesión en la entidad gaditana sea amarrar cuanto antes la permanencia en el fútbol profesional, los hombres dirigidos por Álvaro Cervera están demostrando tener los argumentos necesarios para instalarse en la parte alta de la tabla y pelear por cotas mayores, algo que ya lograron la pasada temporada, cuando disputaron contra pronóstico la fase de ascenso a Primera División.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído