Jerezano de Tarancón, nieto de un histórico de González Byass y aspirante a tres oros en Tokio: "Jerez es melancolía"

Luis Miguel García-Marquina es uno de los integrantes de la selección española de ciclismo adaptado. Doble subcampeón del mundo, vivió en Jerez hasta los 5 años y se quedó parapléjico a los 23 tras una caída en motocross

Luis Miguel García-Marquina, esta tarde, en su primer día de entrenamiento en Tokio.
Luis Miguel García-Marquina, esta tarde, en su primer día de entrenamiento en Tokio.

Además de los hermanos Zarzuela en baloncesto en silla de ruedas, Jerez tiene a otro representante en los Juegos Paralímpicos de Tokio. Se trata de Luis Miguel García-Marquina, un ciclista que nació en Jerez en 1979. Su nombre tal vez no sea muy conocido en los círculos deportivos de la ciudad, pero uno de sus abuelos sí que tuvo un papel destacado en la sociedad jerezana de los años 60 y 70. 

García-Marquina es nieto de Santos Cascallana Canóniga, el que fuera director general de González Byass, además de doctor en Derecho y profesor en la Universidad Laboral de Sevilla, en una época importante para el jerez. "Nací en Jerez de la Frontera y no por casualidad. Mi abuelo vivía en la ciudad y fue alguien bastante conocido en la zona en aquellos tiempos. Tengo fotos de pequeño con Ruiz Mateos y gente de allí", relata Luis Miguel a lavozdelsur.es desde Tokio.

El ciclista jerezano, en acción.
El ciclista jerezano, en acción.
A este miembro de la selección española de ciclismo adoptado que compite en la modalidad de handbike todo el mundo le situaba en Tarancón, localidad en la que reside desde que tenía cinco años. Pero una publicación suya en redes sociales, acordándose de su Jerez natal, despertó su pasado. "Estuve viviendo en Jerez de pequeño, pero mis padres se separaron y ya me vine a Tarancón, donde llevo toda la vida. Mi relación con Jerez es melancólica. Todos los años procuro ir allí porque la tierra de uno siempre acaba tirando", destaca.

Se quedó parapléjico a los 23 años

Abogado de profesión, la vida dio un duro revés a García-Marquina cuando tenía tan solo 23 años. Apasionado desde pequeño al mundo del motor, era mucho más que una promesa en el motocross hasta aquel fatídico 18 de agosto de 2002 en el que se fue al suelo nada más comenzar una carrera. En principio parecía un golpe de muchos otros que ni siquiera le había dejado un rasguño, pero la mala suerte hizo que aquella caída inocente le llevase para siempre a una silla de ruedas. Una vértebra se desplazó dejándole parapléjico debido a una lesión medular

"Sé que es muy difícil conseguir una medalla, pero es el objetivo que me he marcado y lo voy a intentar"

Tras su paso por el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, este jerezano de Tarancón empezó a practicar baloncesto en silla de ruedas, deporte en el que estuvo diez años llegando a ser incluso subcampeón de Europa, pero el mundo de la canasta no le terminaba de llenar lo suficiente. Únicamente lo practicaba por sentirse activo.

El subcampeón del mundo, en su handbike.
El subcampeón del mundo, en su handbike.
 

Un buen día, un amigo le animó a que participara en Madrid en una prueba ciclista. Y ahí llegó el flechazo. La pasión por la velocidad y la emoción por competir regresaban de aquel rincón en el que habían quedado ancladas tras aquel triste accidente. En su primer campeonato de España fue penúltimo, pero al año siguiente llegó a ser tercero. Desde entonces, Luis Miguel ha ganado de forma consecutiva nueve títulos nacionales en la categoría H3.

"La experiencia de los Juegos está siendo muy gratificante"

Y a nivel internacional, aunque le costó un poco más tomar el pulso, ya es también todo un referente. Hace un mes se proclamó subcampeón del mundo en la crono y la Team Relay —prueba de relevos—. A este doble éxito sumó el bronce en la prueba en línea. 

Ahora en Tokio, en su primera participación en unos Juegos Paralímpicos, espera repetir buenos resultados. "Y si puedo mejorar alguno de estos puestos, mucho mejor. Es el objetivo que me he marcado. Sé que es difícil porque a los Juegos la gente llega con un nivel extraordinario. Lo voy a intentar. Es mi baza, mi idea y veremos si soy capaz de convertirla en realidad. Y si no puede ser, disfrutaré al máximo de una experiencia que está siendo muy gratificante". 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído