Flamencos Amputados Sur o cómo jugar al fútbol con una sola pierna

El único club de Andalucía de fútbol para amputados acoge a jugadores que nacieron sin una de las dos extremidades inferiores o sufrieron accidentes de trabajo o tráfico. "Es muy similar al fútbol, pero adaptando el juego a las muletas"

Un partido del CD Flamencos Amputados Sur.
Un partido del CD Flamencos Amputados Sur.

Si pensamos en un flamenco, a la gran mayoría le vendrá la imagen de este ave zancuda reposando sobre una sola pata. Una posición que elige para descansar y ahorrar energía. Un flamenco con un balón son los símbolos del CD Flamencos Amputados Sur, un club en el que, precisamente, sus jugadores no pueden estar pasivos. La simple participación requiere un esfuerzo monumental de unos futbolistas que juegan, como el ave en cuestión, con una sola pierna

Algunos nacieron sin una de las dos extremidades inferiores, otros sufrieron accidentes de trabajo y se vieron, de la noche a la mañana, con una pierna menos. También en el equipo hay futbolistas a los que la vida golpeó en forma de accidente de moto o de coche. Todos tienen detrás historias tremendas que intentan olvidar con la superación en el deporte. 

Todos los jugadores tienen detrás historias tremendas que superan gracias al deporte

Para integrar en Andalucía a personas amputadas que quieren jugar al fútbol nació el Flamencos Amputados Sur, el primer club fundado en España que tomó el testigo de AEFA (Asociación Española de Futbolistas Amputados). La historia del fútbol de amputados en nuestro país es reciente. En 2014 se creó la asociación referida, que contaba con una base de jugadores de todo el país que jugaban como selección española. AEFA llegó a jugar partidos internacionales frente a selecciones como Polonia, Francia o Inglaterra.

Un espectacular lanzamiento.   JAVIER COCA
Un espectacular lanzamiento.   JAVIER COCA

El buen hacer de la asociación hizo que quedase integrada dentro de la Federación Española de Deportes de Personas con Discapacidad Física. Desde el ente federativo se animó, con la intención de crecer y apostar por esta disciplina, a que se creasen clubes para tratar de captar más jugadores y fomentar la competitividad. Siguiendo un modelo muy similar al del rugby o baloncesto en silla de ruedas, el fútbol para amputados sueña con ser reconocido como deporte Paralímpico y aspira a tener pronto una liga a doble vuelta.

Por el momento son cuatro los clubes que hay en España (al conjunto andaluz hay que sumar uno vasco y dos catalanes, con un proyecto futuro de equipo en Madrid) y ya se ha disputado el primer Campeonato de España, del que salió victorioso el Flamencos Amputados Sur. Un triunfo que puede permitirle jugar el próximo curso en una competición europea que se está creando.

Una ventana abierta a la inclusión

La idea de poner en marcha este peculiar club surgió de Manuel Pacheco, persona vinculada al fútbol desde hace muchos años y entrenador en diferentes categorías, que por razones laborales conoció al jerezano Marcos González, uno de los jugadores que pertenecía a AEFA. "Me pidió que le echara una mano y me sumé a un proyecto al que estoy encantado de pertenecer. Primero empecé colaborando con la asociación, luego con la selección y ahora soy el máximo responsable de Flamencos Amputados Sur", cuenta Pacheco a lavozdelsur.es.

Los jóvenes también tienen su sitio en el club.   JAVIER COCA
Los jóvenes también tienen su sitio en el club.   JAVIER COCA

Al ser Andalucía una comunidad autónoma tan extensa, el equipo no puede quedar para entrenar habitualmente. Las sesiones de trabajo se realizan durante un fin de semana en una concentración que se celebra de manera mensual, intentando que cada encuentro se realice en algunas de las localidades de donde son originarios los futbolistas.

En estos momentos, el club cuenta con 20 licencias, destacando también la presencia de cinco jóvenes jugadores entre los que se encuentra el jerezano Aitor Palomeque. "Las concentraciones —cuenta Manuel— siempre las completamos con charlas en colegios y escuelas de fútbol para transmitir lo que somos y el valor del deporte. Los jugadores tienen unas historias de superación enormes". 

"El público disfruta y aprecia el esfuerzo más allá del resultado"

Y lejos de lo que muchos puedan pensar, esta modalidad futbolística es de lo más atractiva. Aunque juegan con una sola pierna, los jugadores tienen muy interiorizados los movimientos que realizan. Las muletas no pueden tocar el balón, ya que son consideradas extensiones de los brazos. No hay fueras de juego y se enfrentan siete jugadores contra siete en una superficie de 60x40.

Una de las concentraciones del equipo.
Una de las concentraciones del equipo.

Los saques de banda se realizan con el pie y el portero no puede salir del área. "El mundo táctico y técnico es muy similar al del fútbol, adaptando el juego a las muletas. Es un deporte muy espectacular, ya que hay que realizar gestos brutales. El público disfruta y aprecia el esfuerzo más allá del resultado", destaca Pacheco.

Un deporte que es una ventana abierta a la inclusión y una oportunidad para aquellas empresas que quieran unir su imagen a un proyecto social y deportivo que está creciendo enormemente. Por ahora, las ayudas escasean y todo se mueve gracias al empeño de los que componen un equipo donde las piernas de menos se multiplican por ganas e ilusiones.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído