natalia_viaga_1_0
natalia_viaga_1_0

La psicóloga Natalia Viaga ha presentado en El árbol de las Palabras su libro 'Olympia, viaje a Odnum'.

La psicóloga Natalia Viaga ha presentado en El árbol de las Palabras su libro Olympia, viaje a Odnum. Linense de nacimiento, Natalia vive y ejerce su profesión en Jerez desde su gabinete Baucis Psicología, actividad que compagina con una impresionante labor de voluntariado, ofreciendo acompañamiento emocional a diversos colectivos. Ha colaborado como educadora social en el Centro de Día de El Salvador en Jerez y actualmente trabaja como psicóloga en el proyecto ALMA, atendiendo a mujeres víctimas de exclusión social.

Tal y como ella describe su profesión: “Me dedico a acompañar a las personas en sus viajes interiores” y todo este bagaje profesional de valor incalculable se refleja ahora en su primer proyecto literario, que es, una vez más, una manera de acompañar y ayudar a las personas de un modo diferente: mediante el lenguaje de los cuentos y la fantasía.

“A través de la fantasía podemos sanar muchas emociones; el lenguaje simbólico te ayuda a conectar con zonas que a menudo pasan desapercibidas”

Con este libro, la autora nos invita a a acompañar a una niña llamada Olympia a realizar un viaje en el que diversos seres fantásticos y simbólicos se cruzarán en su camino y la harán descubrir y comprender muchas cosas sobre sí misma. Y la magia de este libro reside en que, mientras acompañamos a Olympia, sin darnos cuenta, nosotros también viajamos al interior de nuestra mente, enfrentamos nuestros miedos, nuestras cargas invisibles, nuestros sueños olvidados…

“A través de la fantasía podemos sanar muchas emociones”, explica Natalia. “El lenguaje simbólico te ayuda a conectar con zonas que a menudo pasan desapercibidas”.  Y es que, para ella, los libros siempre han sido muy importantes: “He utilizado mucho los libros para ayudar a las personas: Momo, La historia interminable, El Principito… fueron importantes para mí en mi infancia y de mayor he vuelto a ellos de nuevo. Los libros pueden ayudarnos a crecer personal y espiritualmente”. Este amor por la lectura se refleja en su obra, donde dedica dos capítulos enteros a esta especial relación con la literatura: Las maestras libreras y Libros, solo libros.

“Esta historia se articula a través del diálogo. Olympia establece diálogos con diferentes personajes y todos van a enseñarle algo diferente”, enseñanzas que a su vez son un regalo para nosotros. Así, en el capítulo La Cueva, Natalia nos da sin que nos demos cuenta algunas claves de la terapia cognitiva de la depresión, ayudándonos a transformar los pensamientos negativos en positivos. Por su parte, el capítulo de Castillos Invertidos es un alegoría sobre la ansiedad y la angustia, y en Neologandia, Olympia comprende que al nombrar y etiquetar las cosas las transformamos, cambiando su verdadera esencia: “Las cosas son tan pequeñas o tan grandes como uno cree que son”, le dice a Olympia su padre al comienzo de este viaje.

“Si me preguntaran qué es lo más importante que he aprendido de mis experiencias con las personas durante estos años, diría sin duda que he aprendido a mirar a los ojos, a escuchar. Son miradas desde dentro y hacia dentro. Desde dentro porque cuando alguien te abre sus emociones y miedos tienes que ser humilde para entender su visión de la vida, y hacia dentro porque siempre que acompañas a alguien aprendes a la vez cosas sobre ti misma. Y he querido transmitir todo esto en este cuento, es una invitación a buscarnos y a ayudar a los demás a buscarse” Y es que Natalia está absolutamente convencida de que “todo lo que nos hace falta para ser felices y crecer está dentro de nosotros”.

Por último, nos hace una recomendación para la lectura: “Este es un libro que puede leerse en un día, pero yo recomiendo que se lea despacito, capítulo a capítulo, dejando reposar el mensaje de cada uno, manteniendo un diálogo con el libro”.

Esta obra está especialmente orientada a adolescentes a partir de 13 años y también a adultos. ¿Dónde podemos conseguirlo? En El Árbol de las Palabras, por ejemplo.

Yo ya he comenzado mi viaje a Odnum… ¿y tú?

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído