mikel_dibujante_dc_06
mikel_dibujante_dc_06

Mikel Janin es uno de los dibujantes con mayor talento y progresión del país, cuya labor le ha llevado a estar trabajando actualmente para DC Cómics. Reside en Jerez desde el año 2010, y vino como uno de los elementos esenciales en toda historia, el amor.

Con tan solo tres años ya tenía claro que su sueño era el de ser dibujante. Las primeras palabras que aprendió, llegaron de la mano de los cómics de Mortadelo y Filemón. A través de los tomos que su hermana le dejaba, las viñetas de los agentes secretos de la TIA, permitían al navarro aprender nuevas palabras, mientras que su mente se dedicaba a dibujar viñetas en las que dar vida a personajes.

En Navarra nació pero el sur le enamoró. Su tierra le permitió descubrir el mundo del cómic, en una etapa en la que internet era aún una desconocida. “Me sentía un poco aislado de todo lo relacionado con el dibujo. Parecía que estaba en el culo del mundo”. Mikel Janin es uno de los dibujantes con mayor talento y progresión del país, cuya labor le ha llevado a estar trabajando actualmente para DC Cómics. Reside en Jerez desde el año 2010, y vino como uno de los elementos esenciales en toda historia, el amor.

Lavozdelsur.es entra en el estudio de los sueños de este dibujante, en el que conviven miles de personajes de cómics, junto a las cientos de historias que han vivido las viñetas de su mente. Acogedor y cercano desde el primer momento, Mikel Janin relata los comienzos y el desarrollo de su propia historia, la cual está llena por la magia de aquel niño que nunca dejó de soñar.
¿Cómo decide introducirse en el mundo del cómic?

Me vi obligado por las circunstancias. Siempre me había gustado dibujar, lo tenía claro desde que tenía 3 años. Estudié arquitectura porque por aquella época era complicado introducirse en el mundo del cómic. Internet era aún una desconocida, y me sentía aislado, como en el culo del mundo. Decidí estudiar arquitectura porque era algo relacionado con el dibujo y pensé por aquella época que tendría más salidas. El dibujo seguía tomándomelo como hobby. Fue entonces cuando llegó esta crisis que tenemos actualmente. Estaba trabajando en Castellón y la burbuja inmobiliaria estalló. Empecé a darle vueltas al futuro y busqué las opciones que había. Una de las más claras era poder dar el salto profesional a los cómics. Preparé un portafolio donde recopilé todo el material de mi vida y me fui hasta Barcelona, al salón del cómic. Allí conocí a un representante de Marvel y a un chico muy majo de Planeta, el cual me orientó. A la gente de Marvel le gustó mi trabajo y empezaron a hacer un seguimiento de mis trabajos.

¿Fue llegar y besar el santo?

Bueno aquella experiencia me permitió decidir mi camino. Comencé a tocar puertas, de la que gente que empezaba a conocer y supe que mi oportunidad era la de dedicarme a dibujar. Me ponía en contacto con gente que quería llevar sus guiones a gente profesional y yo les hacía sus dibujos. Los guionistas americanos necesitaban un proyecto editorial completo y yo me dedicaba a hacer los dibujos de los aspirantes. Todo lo que hacía se lo mandaba al contacto que tenía en Marvel esperando que un día me diera trabajo. Entonces decidí ponerme en contacto con representantes como Pepe Caldelas de Nutopia Agency. Él fue quien me puso en contacto con la gente de DC Cómics porque viajaba a New York regularmente. Yo de todos modos seguía probando con todo lo que encontraba por internet. Una mañana, Pepe tuvo conmigo una conversación en la que me comentaba que quería llevarse todos mis proyectos a New York. Yo solo quería trabajar, no tenía obsesión por Marvel o DC. Muchas veces le decía que me buscara cualquier cosa porque necesitaba comer.

¿Y cuándo se produjo el milagro?

Él tenía mucho contacto con un editor de DC. Curiosamente iba al salón del cómic de Avilés, asi que decidí pedir prestado dinero para poder ir. Tuve la oportunidad de hablar con él más de media hora, fue demasiado porque las revisiones de proyectos son de cinco minutos. Estuvo conmigo reunido mucho tiempo, hablando de mis proyectos, el estilo, y a partir de entonces me dieron mi primer trabajo.

Que ilusionante…

Demasiado. Hice mis primeras siete páginas para La Liga de la Justicia de DC Cómics. Recuerdo que fue un experimento que suelen hacer de novelas gruesas. El primer personaje que dibujé fue Flecha Verde. Le tengo mucho cariño a aquel trabajo pero fue un proyecto de mucha presión porque era el momento en el que tenía que darlo todo. Lo planifiqué con mucho cuidado y a la gente le gustó mucho el resultado. Comenzaron a ofrecerme más trabajos y a partir de ahí con DC fue un no parar. Me abrieron las puertas de tal manera que llegué hasta el fondo.

Y llega La Liga de la Justicia Oscura, tu primera serie.

Ha sido la primera serie de la que he sido padre. Era todo un sueño, además tuve mucha suerte de poder hacer aquello. Era un momento crucial en DC. Lo más normal que me podía haber pasado era hacer números de relleno o sustituciones, pero me dieron la oportunidad de una serie al completo. Además este proyecto no tenía ningún antecedente, había una serie números por los años cincuenta y no había tenido ninguna revisión. Al no haber trabajos previos fue todo más sencillo porque los fans son muy metódicos. Si cambian un personaje lo notan, como cuando en una serie de televisión sustituyen el actor protagonista. Aquello fue un caramelo, encima poder trabajar con Peter Milligan, ha sido un gran oportunidad en mi carrera.

De aquella serie ¿Qué personaje es el que más tiene de Mikel Janin?

Eso es complicado de decir porque uno es esclavo de sus dibujos. Creo que el personaje que más evolucionó fue Constantine, era un personaje tremendamente complicado. No conocía demasiado al personaje pero poco a poco fui encontrándole los puntos necesarios para encauzarlo.

¿Le gusta dibujar previamente sobre el papel o directamente en el ordenador?

Todo tiene su complicación pero lo digital lo hace todo más sencillo. Ahora me pongo las páginas vacías en el ordenador. Primero mi cabeza va organizando la historia, acorde con lo que el guionista pide. A raíz de ahí ya meto todo en una sopera para que salga algo decente en el primer diseño y posteriormente ya voy usando programas de color, de fondo…

Antes comentaba que La Liga de la Justicia fue su primer hijo, ¿le gustaría ser padre de algún personaje de más relevancia en DC como Batman?

Batman tiene muchos padres. Cuando hay ocasión intento crear personajes nuevos. Esto es un trabajo muy diluido entre mucha gente. Como en toda casa hay personajes que tienen más relevancia que otros, son los más visibles. Tuve la oportunidad de hacer un par de números de Batman Eternal. El hombre murciélago o Superman son el escaparate, pero hay otros personajes interesantes como Grayson.  

Mencionando a Grayson ¿de quién fue la idea de convertir a Robin en un espía?

Fue de DC. Estábamos preparando en un principio una nueva historia de Nightwing. Yo acababa de terminar la Liga de la Justicia Oscura y me llamaron para dar un enfoque nuevo a Nightwing, pero no terminaban de darle luz verde. Decidieron entonces darle un cambio de concepto al asunto y convertir a Dick Greyson en espía, así que tiramos hacia delante con el proyecto. Es la serie en la que estoy trabajando actualmente aunque alguna vez, muy rara, hago alguna portada que me piden desde DC.

¿Qué tiene que tener un buen cómic?

La historia sobre todo. Yo me fijo principalmente en este aspecto. El lector no puede perderse y tiene que estar todo muy claro. Los personajes por ejemplo caen en manos del guionista, el que elabora la historia, yo le doy la expresión, aquello que me hace pensar en él. Si cuentas una historia que no se sabe contar, no tiene sentido el cómic. Hay que juntar todos los elementos para conseguir narrarla en condiciones.

Cambiando el cómic por el cine ¿Qué le parece que se quiera llevar a la gran pantalla La Liga de la Justicia Oscura y de la mano de Guillermo del Toro?

Es un proyecto ilusionante. Creo que de momento está dormido a la espera de que se temrine de concretar la luz verde. Me hizo mucha ilusión cuando se comentó la idea, sería genial que hicieran esa película sobre todo si se pareciera a lo que hice. Creo que hay posibilidades de que Grayson salga próximamente en una serie de televisión, aunque no sé si se parecerá más a Robin, Nightwing o el propio Grayson.

Hablando de expectación, ¿Qué se puede esperar de Batman Vs. Superman?

Hay muchísima expectación al respecto. Warner y DC están preparando algo espectacular. En febrero estuve en California, nos pusieron videos confidenciales y es simplemente grandioso. Hay un gran potencial visual en todo, no solo en las películas sino en videojuegos o series también. Están muy volcados en estas ideas porque se ha hecho una gran inversión. Hubo un golpe duro hace unos años con Linterna Verde y se ha tenido que rebobinar. Se está creando una legión de fans, y hay mucho interés en ver lo que ocurrirá. Hay que tener en cuenta que el Batman de Nolan funcionó muy bien, y El Hombre de Acero también fue un producto positivo. Lógicamente si estos dos productos han funcionado, pueden convivir perfectamente. La cosa promete.

Para terminar, ¿Jerez tiene tintes de Gotham City, la ciudad de Batman?

(Risas) Creo que Jerez se parece más a SmallVille, que es el pueblo de Kansas en el que Superman pasó su niñez y adolescencia. Es una ciudad soleada, no es tan oscura como Gotham y aunque había algún loco suelto, por ahí aquí también lo hay.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído