89o_al_pacino_y_keanu_reeves_en_the_devils_advocate.jpg
89o_al_pacino_y_keanu_reeves_en_the_devils_advocate.jpg

La música y la poesía nacieron juntas. Luego se fueron desligando, corriendo aventuras ajenas. Sabemos que la vida nos lleva por caminos raros y que nadie nos prometió un jardín de rosas.

Cuando tu día a día es tan magenta como The Devil's Advocate y estás más cerca de Al Pacino que de Keanu Reeves, Charlize Theron puede echarse a temblar. Nunca monté un fórmula uno pero imagino el temblor. Lo que no es tradición es plagio. O traición. En todos los ámbitos de la vida existen las traiciones. ¿Se llegan a olvidar? El rencor acaba apoderándose de uno mismo. Ya saben lo que nos enseñó el maestro Yoda: «Miedo, ira, agresividad, el Lado Oscuro ellos son. Si algún día rigen tu vida, para siempre tu destino dominarán.»

George Orwell amaba el Londres anterior a los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. Extrañas razones nos guían en la noche más oscura del alma. El horizonte color se afianza y esta tarde de domingo tan desesperadamente veraniega se torna gris. Por suerte, siempre un adolescente se perderá en los sonetos de amor de Salinas o en los poemas existencialistas de Gil de Biedma.

Todo es bello en el arte cuando la crueldad es un témpano de hielo derritiéndose. Hoy día, los trovadores no se conciben. Las canciones viajan más que los astronautas. La poesía está degradada. Todo un pleonasmo. La música y la poesía nacieron juntas. Luego se fueron desligando, corriendo aventuras ajenas. Sabemos que la vida nos lleva por caminos raros y que nadie nos prometió un jardín de rosas.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído